Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acusado de plagio un académico mexicano de la Universidad de Guadalajara

Mario Alberto Orozco utilizó al menos 84 fragmentos copiados en su tesis doctoral en la Universidad Politécnica de Cataluña

Mario Alberto Orozco, en un evento de la Universidad de Guadalajara en 2015.
Mario Alberto Orozco, en un evento de la Universidad de Guadalajara en 2015.

El académico mexicano Mario Alberto Orozco habría plagiado al menos 84 fragmentos de otros textos en su tesis de doctorado realizada en 2006 para la Universidad Politécnica de Cataluña. Hasta este sábado, Orozco era coordinador de Vinculación y Servicio social de la Universidad de Guadalajara, el centro de estudios más importante del Estado de Jalisco y una de las instituciones de educación pública más importantes de México.

Orozco, de 56 años, estudió Diseño industrial en la Universidad de Guadalajara. Egresó en 1986 y poco tiempo después comenzó a dar clases en esa institución. Ese fue el inicio de una trayectoria académica que ha durado 30 años. La maestría en Planeación de la educación superior le fue otorgada por ese mismo centro universitario en el año 2000. Dos años después viajó a España para iniciar los estudios de doctorado. Eligió Cataluña y en un giro inesperado dejó las humanidades para estudiar una disciplina más cercana a la ingeniería ambiental en la Universidad Politécnica.

El grado llegó con la tesis titulada Fomento de la agricultura sostenible mediante el establecimiento de un sistema de garantías de calidad en los procesos productivos y de comunicación a los consumidores. Fue dirigida por los doctores Margarita González Benítez y Santos Gracia Villar. En el texto, de 370 páginas, se habla de la importancia que la agricultura ecológica ha ganado en los últimos años y las oportunidades que el campo mexicano tiene para adoptarlas.

El doctor Jaime Morales Hernández, académico del ITESO, un centro de estudios de Jalisco de inspiración jesuita, recuerda haber conocido a Orozco cuando documentaba su tesis. “Un profesor diseñador me lo presentó y me dijo que quería hacer un trabajo sobre agricultura orgánica”, recuerda el académico vía telefónica. Morales, un especialista en el tema, le presentó algunos contactos, pequeños productores de Ixtlahuacán de los membrillos, una comunidad al sur de Guadalajara, la capital del Estado.

Morales es uno de los académicos plagiados en la tesis de Orozco. Un análisis anónimo enviado a la redacción de Barcelona de EL PAÍS muestra que el aspirante al doctorado copió, casi literalmente, diez párrafos de un trabajo publicado por Morales en 2004 llamado Sociedades rurales y naturaleza. El presunto plagiador agradece a Morales en su tesis las “aportaciones de gran valía para el desarrollo de esta tesis”. “Me sorprendió la dedicatoria”, dijo el profesor del ITESO.

Hubo párrafos mal citados por la premura del tiempo

Mario Alberto Orozco, académico de la UdeG

Orozco, que ganaba hasta el mes de abril 50.000 pesos mensuales (2.800 dólares), niega rotundamente haber plagiado en su tesis. “Creo que hubo párrafos mal citados por la premura del tiempo”, afirma en una entrevista vía telefónica. El académico dice no temer a que la Politécnica le quite el grado y se dice sorprendido por estas acusaciones, que llegan nueve años después de haberse titulado. “Fueron errores involuntarios”, concluye.

En la página 171 de la tesis, el doctor llega a una "conclusión personal" tras disertar sobre los beneficios y retos que ha traído el Tratado de libre comercio al campo mexicano. "Considero que este ha generado importantes oportunidades de negocios en la industria agroalimentaria que han permitido a México incrementar su participación en el mercado de sus socios de América del Norte. Sin embargo, los beneficios obtenidos a través de este tratado no son suficientes para resolver los problemas estructurales del sector. Es necesario unir esfuerzos y fortalecer los mecanismos para incrementar la competitividad de toda la cadena agroalimentaria", escribió Orozco. La reflexión, no obstante, apareció publicada como una conclusión en un boletín de prensa de la Secretaría de Economía fechado en marzo de 2006, ocho meses antes de que Orozco entregara su tesis. El fragmento es idéntico y no aparece citado en su trabajo académico. Este periódico ha podido corroborar más de 60 párrafos copiados contenidos en la denuncia de plagio.    

Además de la obra de Morales y el boletín del ministerio, Orozco también utilizó como propios otros 73 fragmentos tomados de dos tesis de licenciatura, boletines de prensa de la Secretaría de Economía, textos de la revista del Banco mexicano de Comercio Exterior y documentos fechados en 1999 de la Federación de institutos agrotécnicos privados de Argentina.

El 27 de abril, el rector de la Universidad de Guadalajara, Tonatiuh Bravo, tomó protesta a 150 nuevos funcionarios de la universidad. Ese día, Orozco, uno de sus hombres más cercanos, dejó su puesto. El rector le entregó un reconocimiento por sus tres años como coordinador de Vinculación. En su tesis cuestionada, Orozco le agradece al rector por ser “un buen guía y sobre todo un gran amigo”. “Soy de su equipo de trabajo”, mencionó Orozco por teléfono quien dijo desconocer si tendrá otro cargo pronto en la cúpula del centro de estudios.