Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Macri se defiende en la justicia de los Panamá Papers

Sus abogados presentan documentos para aclarar su participación en dos empresas opacas descubiertas en Bahamas

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, habla en el Salón Blanco de la Casa Rosada
El presidente de Argentina, Mauricio Macri, habla en el Salón Blanco de la Casa Rosada EFE

No hubo foto del presidente Mauricio Macri en los tribunales. Su anuncio, el jueves, de que se presentaría a la justicia para defender su posición tras el hallazgo de dos empresas en Bahamas que lo tuvieron como director se limitó a una entrega de papeles por medio de sus abogados. La conferencia en Casa Rosada, en la que anticipó su decisión, estuvo cerrada a las preguntas de los periodistas, sin que quedara claro hasta donde llegaría la estrategia de exposición pública del presidente en el escándalo. No hubo ninguna. Los documentos ingresaron por Mesa de Entradas de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, donde deberán ahora sortear el juzgado que los analizará.

Los papeles son los mismos que Macri ya entregó a la Oficina Anticorrupción (OA) y a la referente de la alianza oficialista Cambiemos, Elisa Carrió, cuando ésta pidió públicamente que su aliado aclarase si situación patrimonial en Bahamas. Macri insistió, desde la difusión de los papeles de Panamá que lo incriminan, que no ha cometido delito alguno. Reconoció su participación en el directorio de Fleg Trading Ltd. y Kamusha S. A, pero aclaró que las compañías pertenecían a su padre Franco Macri, uno de los empresarios argentinos más ricos, y nunca tuvo acciones ni recibió dividendos de ellas. De ser ciertas las explicaciones de Macri, es probable que la justicia no encuentre delito. El problema fue que el presidente no incluyó las empresas en su declaración jurada de bienes de 2007 y 2008, cuando ya era alcalde de Buenos Aires.

Esta omisión es lo que activó un pedido de investigación presentado por el procurador Federico Delgado, quien encontró motivos suficientes para que un juez investigue si hubo una actitud “maliciosa” por parte de Macri. Macri justificó la omisión porque las empresas eran del padre y no merecían estar entre sus bienes patrimoniales. “Estoy muy tranquilo porque he cumplido con la ley. He informado la verdad y no tengo nada que ocultar”, dijo en la Casa Rosada. Además de presentar documentación ante la Justicia, Macri anunció que pondría todos sus bienes en un fideicomiso ciego, desde el cual personas que él no conoce los administrarán mientras permanezca en la función pública. "Esta es la manera de que yo me desligue de todo lo que tiene que ver conmigo y otras personas lo administren", dijo.

La presentación espontánea ante la Justicia y el fideicomiso forman parte de una estrategia con raíces tanto políticas como judiciales. A nivel político, Macri fue claro en su intención de respetar sus promesas de “transparencia” institucional y lucha implacable contra la corrupción. En cuanto a los beneficios judiciales, podrían no estar a la altura de las expectativas presidenciales. El fiscal Delgado explicó que “la presentación (de Macri) en el ámbito civil no frena la investigación judicial".

“Si el juez civil dictara alguna sentencia, evidentemente alguna eficacia procesal puede tener, pero eso será parte de la investigación más adelante. Primero tiene que ocurrir, después aparecer en el expediente y luego vamos a discutirlo”, aclaró el procurador en radio Vorterix. Su pedido de investigación cayó, mediante sorteo, en el juez Sebastián Casanello, quién ya tomó las primeras medidas.

El magistrado convocó a su despacho a dos testigos: a Hugo Alconada Mon, uno de los periodistas que tuvo a su cargo el análisis de los papeles de Panamá para el diario La Nación, y a la abogada Silvia Martínez, cercana a la excandidata presidencial Margarita Stolbizer y experta en empresas offshore. Las citaciones tienen un objetivo meramente informativo, necesarias para que el juez decida si finalmente inicia o no un proceso contra el presidente. Macri, mientras tanto, decidió ocupar su viernes con una nutrida agenda de reuniones con ministros y colaboradores, lejos de las repercusiones mediáticas del tema.