Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unas 40.000 personas marchan en Lima contra la candidata Fujimori

Hubo manifestaciones similares en ciudades de Perú y en Bruselas, Buenos Aires, Helsinski, Madrid, París, Río de Janeiro y Sidney

Marcha contra Keiko Fujimori por las calles de Lima (Perú).

Los participantes en la llamada Gran Marcha Nacional ‘Keiko no va’ la noche del martes en Lima, ocuparon casi tres kilómetros de avenidas del centro de la ciudad durante tres horas, en una movilización de unas 40.000 personas que inició y terminó en la plaza San Martín, luego de recorrer unos cuatro kilómetros de manera festiva y pacífica. En las principales capitales de algunas regiones de Perú replicaron la iniciativa que buscaba “afirmar la democracia”, según los organizadores.

En el último mes, hubo tres marchas y plantones similares en la misma plaza del centro de Lima --coordinadas por colectivos juveniles, universitarios, culturales y gremios como la Federación Textil del Perú-- con una presencia de un 90% de jóvenes.

Sin embargo, en la movilización de la noche del martes el porcentaje de adultos y adultos mayores creció, aunque se mantuvo como una expresión predominantemente juvenil, con grupos de sikuris (músicos con instrumentos de vientos andinos) y de percusión, y representación de las universidades Mayor de San Marcos, Ricardo Palma, Universidad Nacional del Callao, Pontificia Universidad Católica de Lima, y Universidad de Lima, entre otras.

Damián Quispe, de 75 años, natural de Ayacucho, relató, mientras caminaba, que fue uno de los miles de trabajadores estatales despedidos por el Gobierno de Alberto Fujimori en los años 90. “Nos botaron sin justificación, yo trabajaba en la Beneficencia de Lima. Siempre participo en manifestaciones”, indicó.

La marcha se desarrolló sin incidentes, con el resguardo de 2.500 miembros de operaciones especiales de la Policía Nacional, la policía montada y el Escuadrón Verde, entre otras divisiones. La noche del lunes, un par de audios recorrieron las redes sociales de Lima diseminando rumores de violencia en la movilización y de colocación de coches bomba en centros comerciales. La experiencia de los peruanos con las operaciones psicosociales de fines de los años 90 no arredró a quienes salieron a las calles.

“¿Para qué gritan si quien llegue al gobierno será igual de corrupto?", comentaba un taxista en medio del tráfico generado por la manifestación. “El pueblo se ha estupidizado, disculpe la palabra”, respondió un pequeño empresario que llegó a la plaza San Martín a las 14.00 y participó hasta las 20.30. “La marcha ha sido excelente, me voy contento. Ningún candidato lleva esta cantidad de personas a las calles, nos regalaron este afiche”, refiere a EL PAÍS mostrando un cartel con el rostro de la candidata de Fuerza Popular en fondo naranja y la frase "Keiko no va".

“La marcha de mayo de 2011 (antes de la segunda vuelta electoral) no fue tan masiva como esta que tiene un espíritu de intoxicación de libertad”, dijo a EL PAÍS la profesora universitaria e investigadora Francesca Denegri.

“Esta movilización es más numerosa que en 2011 y ha logrado acoger a diversos colectivos, algunos organizados y otros que no lo son”, añadió la catedrática de Literatura de San Marcos, Yolanda Westphalen.

En la manifestación participó el periodista Gustavo Gorriti, quien fue secuestrado en 1992 por militares y llevado a los sótanos del Servicio de Inteligencia Nacional, pues denunció los delitos de Vladimiro Montesinos, el exasesor de Fujimori. También asistieron Morgana Vargas Llosa, hija del escritor Mario Vargas Llosa, y su madre Patricia Llosa.

Esterilizaciones forzadas y derechos humanos

Un grupo de 70 estudiantes de la Universidad Nacional del Callao portaba carteles con los nombres Kenneth y Martín, secuestrados por efectivos militares en 1992 y 1993, cuyos cuerpos no han sido encontrados hasta hoy. “La sangre derramada, jamás será olvidada”, coreaban. “Kenneth Anzualdo fue detenido cuando participaba en una manifestación por el medio pasaje universitario. Martín Roca fue testigo, y desapareció poco antes de que fuera a declarar al Ministerio Público”, recordó Leonardo Briceño, de 26 años, dirigente del colectivo ‘No a Keiko’ en la Universidad del Callao.

La mayoría de participantes preparó sus propios carteles y banderolas, entre las que destacaba la mención a las más de 200.000 mujeres esterilizadas durante 1993-2000, de las cuales por lo menos 2.074 denunciaron a la Fiscalía que fueron operadas a la fuerza o sin consentimiento informado.

Los comicios generales en Perú se realizan este domingo 10 de abril, y la favorita en los sondeos es la líder de Fuerza Popular.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información