Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seis de cada 10 niños mexicanos no aprueban en matemáticas

El Gobierno mexicano es uno de los países que más presupuesto dedica a la educación, según la OCDE

Educación México
Aurelio Nuño, secretario de Educación en México.

México es un país que tiene más de 122 millones de habitantes, que presume de ser la segunda economía de América Latina después de Brasil pero que ocupa el último lugar de la OCDE en cuestiones de educación. La prueba del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación lo comprueba: seis de cada 10 niños mexicanos no consiguen aprobar en matemáticas.

El dato llama la atención puesto que México es uno de los países que más gasta en el mundo en su educación: dedica al menos un 5,8%. No queda claro hacia dónde han sido destinados los recursos puesto que el país latinoamericano no ha salido de los últimos escalones desde hace más de 20 años.

La educación en México ha sido una bandera para el Partido Revolucionario Institucional (PRI), al que pertenece el presidente Enrique Peña Nieto y que mantuvo el poder en México por más de 70 años, entre 1929 y 2000.

En el estudio no se incluyeron los estados que actualmente mantienen el mayor conflicto con el secretario de Educación de México, Aurelio Nuño: Oaxaca, Michoacán y Chiapas.

La educación, que es un derecho que la Constitución Mexicana marca como obligatorio en su artículo tres, ha resultado un indicador de desigualdad. La escuelas públicas consiguen las cifras más bajas, según el estudio de Planea. El 69% de las comunidades con menos de 500 habitantes en un país que tiene más de 1.900.000 kilómetros cuadrados de superficie (cuatro veces la de España) no consigue aprobar en lenguaje y comunicación.

En el estudio no se incluyeron los estados que actualmente mantienen el mayor conflicto con el secretario de Educación de México, Aurelio Nuño: Oaxaca, Michoacán y Chiapas.

Aurelio Nuño, que antes había ocupado la jefatura de la oficina de la presidencia y es uno de los funcionarios más cercanos al presidente Peña Nieto, fue nombrado secretario de la Educación Pública (SEP) tras las elecciones de junio de 2015. Desde entonces, ha copado las planas de los periódicos sobre sus planes para mejorar la calidad educativa en el país.

Eduardo Backhoff, consejero del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), afirmó en rueda de prensa que el “patrón no era esperado” y que se “profundizará en las causas del fenómeno”.

Sylvia Schmlekes, consejera presidenta del INEE, reconoció que “los resultados son preocupantes”. Añadió que la reforma del PRI es “una necesidad”. Aseguró que tan graves evaluaciones deben llevar al Gobierno de México “a un sistema educativo que apoye a las escuelas que tienen un aprendizaje más bajo”. En un país que, a diferencia del resto de América Latina, según datos del Banco Mundial, no ha conseguido reducir sus cifras de pobreza. El 46,2% de los mexicanos, según datos oficiales, vive con bajos recursos y reciben esta educación.