Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El SOS de los comerciantes del Centro Histórico de México DF

Dueños de tiendas en el corazón de la capital denuncian extorsiones e incluso asesinatos

Violencia en México DF
Una calle del Centro Histórico de México DF.

La entrevista por teléfono con el presidente de los comerciantes del Centro Histórico empieza como una trama de espionaje.

–Que sigan grabando –dice Guillermo Gazal.

La denuncia de la asociación de empresarios de la zona vieja de México DF –afirman que son objeto de extorsiones y que incluso han sufrido asesinatos– ha suscitado tensión en la capital y Gazal, muy soliviantado, cree que sus conversaciones son espiadas. Pero relata cosas aún más graves; que le competen a él y según dice ejemplifican la exposición de su gremio: "A mí me metieron 68 balazos contra mi casa y no pasó nada. Me asaltaron mis tiendas y no pasó nada. Me secuestraron a mi hijo y no pasó nada. Pero yo no me escondo. Cueste lo que cueste, tengo que defender a los comerciantes".

Este jueves la asociación (Procentrhico) y la Autoridad del Centro Histórico, un órgano del Gobierno del DF, dieron un dato que muestra los problemas urbanos, económicos y de seguridad del corazón turístico y simbólico del país, una zona en proceso de modernización y mejora pero aún lastrada por décadas de deterioro y ausencia de planificación. En un año 487 tiendas han denunciado que han sido extorsionadas. Les piden cuotas que llegan a 20.000 pesos al mes, 1.200 dólares. Y dicen que algunas de esas extorsiones se han hecho en nombre de cárteles criminales como Los Zetas o La Familia Michoacana, aunque es habitual en todo México que extorsionadores comunes usen esas firmas para amedrentar.

"Cuando asaltan las tiendas la policía está afuera, a cinco metros, y no hace nada"

Gazal explicita que el alcalde, Miguel Ángel Mancera, y los responsables de seguridad de la ciudad están poniendo voluntad en proteger a los comerciantes. Este mes se ha desplegado por el Centro a 200 policías. Gazal asegura que es un asunto urgente. Que la situación se ha agravado tanto en los últimos dos años que tres empleados de tiendas han sido asesinados por extorsionadores.

También sostiene que estas mafias que ahogan a los comerciantes están apadrinadas por policías hampones: "Cuando asaltan las tiendas la policía está afuera, a cinco metros, y no hace nada". El presidente añade que la red delictiva está engranada en el mundo del comercio ambulante. "Los vendedores callejeros son los espías que dan la información de cómo y cuánto vendemos".

Los comerciantes estiman que sus pérdidas por culpa de la delincuencia han sido de más de 60 millones de dólares desde 2014.

El Centro Histórico, sucesivo asiento de la antigua ciudad azteca, de la ciudad novohispana y de la capital del México moderno, se deterioró durante el siglo pasado hasta tocar fondo con un infortunio de la naturaleza, el terremoto de 1985. De ahí en adelante fue objeto de más atención institucional, y en los 2000 ha venido rehaciéndose de su deriva con planes públicos e inversión privada, en especial del magnate Carlos Slim. Hoy el centro se está repoblando, pero lejos aún de lo que fue: ahora tiene 150.000 vecinos; a mediados del XX eran 400.000. Pero, con todo, sigue siendo el lugar más concurrido de México: en un sólo día llegan a circular por el centro hasta dos millones de personas.