Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las vacaciones más baratas son con un híbrido de gas. Bilbao-Málaga: 28 euros

Averigua cuánto cuesta cubrir, en transporte colectivo y en vehículo privado de diésel, gasolina o gas natural, algunos de los trayectos más habituales que los españoles realizarán este verano

Un Seat Arona en la muralla de Ávila.
Un Seat Arona en la muralla de Ávila.

Llega el viaje de las vacaciones de verano, el más deseado del año, y todo lo que se ahorre en los desplazamientos se puede dedicar a cuestiones lúdicas, más divertidas. Por tanto, para empezar bien lo mejor es elegir el medio de transporte más económico: el automóvil. Además, el ahorro puede ser aún mayor dependiendo de las plazas que se utilicen y del tipo de combustible: no hay ninguno que ayude a reducir más los costes que el gas natural comprimido o GNC. Este puede ahorrar hasta un 50% frente a la gasolina, un 30% frente al diésel y un 10% frente al gas licuado del petróleo (GLP), aunque este último a cambio de una cierta pérdida de prestaciones.

Para confirmar la competitividad económica del automóvil frente a otros medios de transporte hemos elegido varios trayectos tipo entre diferentes ciudades que muchas familias españolas realizan en estas fechas: Madrid-Alicante, Barcelona-Cádiz y Bilbao-Málaga. Además, en el siguiente mapa puedes comprobar los costes estimados según la distancia desde las principales capitales españolas si conduces un modelo híbrido de gas. 

Modelo: Seat Arona TGi

Autonomía con GNC:410 kilómetros

Capacidad depósito de gas: 13,8 kilos

Consumo medio:3,3 kilos / 100 km / 3,1€

Pinche sobre los iconos para desplegar los radios de autonomía y coste
Mapa de España
  • Madrid
  • Santiago de Compostela
  • Bilbao
  • Barcelona
  • Valencia
  • Sevilla
  • Málaga
  • Zaragoza

Madrid-Alicante

Ida y vuelta en autobús: 40 euros; en avión: 132 euros

Viajar de la capital de España a Alicante en autobús con salida el 29 de julio y vuelta el 19 de agosto (para evitar las fechas más saturadas y que no se disparen los precios) cuesta, en el mejor de los casos, 20 euros por persona y trayecto, es decir, 40 euros ida y vuelta.

En tren la cifra sube a 50 euros la ida y 60 la vuelta, unos 110 euros por persona. Y en avión, la tarifa más barata se sitúa en 132 euros, saltando la siguiente hasta los 215 por persona.

¿Y en coche?

El dato es claro: 26 euros por persona ida y vuelta si el coche es compartido por cinco ocupantes. Incluso el automóvil privado sigue siendo más barato si viaja solo el conductor.

Para comprobarlo hemos elegido un Seat Arona, que está disponible en versiones mecánicas equivalentes de gasolina (1.0 TSI de 95 CV), diésel (1.6 TDI de 95 CV) y gas natural o GNC (1.0 TGI de 90 CV). Con el primer tipo de combustible, los 420 kilómetros entre ambas ciudades costarían 29 euros la ida y 58 incluyendo la vuelta (cinco litros de consumo medio oficial a 1,37 euros el litro de gasolina). Con el Arona diésel serían 45 euros ida y vuelta (4,3 litros de consumo medio a 1,25 euros/litro), pero con el TGI de gas natural se quedarían en solo 26 euros, 13 por trayecto (3,3 kilos de consumo medio por 0,93 euros el kilo).

Estas cifras suponen 14 euros menos que con el billete de autobús más barato, 84 euros menos que si se hace en tren y 106 menos que si se utiliza el avión.

Y aunque los consumos oficiales se pueden incrementar entre un 10% y un 20% en condiciones reales según el estilo de conducción o el estado del tráfico, las diferencias subirían de forma exponencial si se ocuparan dos, tres, cuatro o las cinco plazas del coche, porque todas ellas viajarían prácticamente gratis sin sobrecoste, salvo un ligero aumento del consumo provocado por un mayor peso. En cambio, en autobús, tren o avión habría que multiplicar el gasto por el número de pasajeros.

El coche particular, además, permite elegir y cambiar el día de salida o la hora a la carta sin ninguna penalización, mientras estas tarifas económicas en transporte colectivo no suelen tener reembolso posible por anulación en la gran mayoría de los casos. Por último, el coche particular es un transporte puerta a puerta y ahorra también los trayectos suplementarios desde la estación o el aeropuerto correspondientes hasta el punto de destino final.

De Barcelona a Cádiz por 35 euros

Las diferencias son aún más abultadas según aumentan las distancias. Por ejemplo, un ida y vuelta entre Barcelona y Cádiz en tren en las mismas fechas –del 29 julio al 19 agosto– sale por 260 euros por persona. El precio sube a 295 en autobús hay que pasar por Sevilla y llega a 307 euros en avión hasta Jerez de la Frontera, el aeropuerto más cercano. En cambio, los 2.240 kilómetros ida y vuelta que hay entre Barcelona y Cádiz, 1.120 por trayecto, costarían 70 euros con el Arona TGI de gas, 120 euros con el diésel y 153 con el de gasolina. Y los restantes pasajeros del coche, aparte del conductor, saldrían prácticamente gratis.

Bilbao-Málaga por 28 euros

En el caso del trayecto Bilbao-Málaga las diferencias son igual de grandes. Los 1.840 kilómetros ida y vuelta que separan la capital vizcaína de la ciudad de la Costa del Sol (920 por trayecto) cuestan 150 euros en autobús, 205 en tren y 220 en avión con las mejores tarifas respectivas en las mismas fechas que los viajes anteriores. Pero se quedan en 56 euros con el Arona TGI de gas natural (GNC), en 99 con el diésel y en 126 euros con el de gasolina.

En este otro mapa interactivo se indican las direcciones de las gasineras de la red española y cómo llegar a ellas con Google Maps. Basta pulsar encima de la estación elegida y después, cuando se abre la pestaña informativa, volver a pulsar en Cómo llegar.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información