Polémica por la entrega de medallas a las campeonas de la Supercopa

La Federación Española de Fútbol justifica en una cuestión de “protocolo” que las jugadoras del Barcelona se tuvieran que poner a sí mismas el premio tras ganar a la Real Sociedad

A las jugadoras del Barcelona y de la Real Sociedad, tras la final de la Supercopa femenina disputada en Mérida, nadie les entregó las medallas de campeonas y subcampeonas respectivamente. Los premios individuales se colocaron en una mesa que estaba ubicada en el césped del Estadio Romano José Fouto para que cada una de las futbolistas recogiera su souvenir. La imagen no tardó en hacerse viral. La carga simbólica de las futbolistas tomando cada una su medalla con la mano sin que nadie se la colgara del cuello era potente, sobre todo cuando se comparó en redes con lo sucedido al término de la Supercopa masculina. Entonces, en Riad, el presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, entregó los premios a los jugadores del Barcelona y del Real Madrid.

A la izquierda, las jugadoras del Barcelona femenino recogen sus medallas tras ganar la Supercopa. A la derecha, Rubiales entrega los premios tras la Supercopa masculina en Riad.
A la izquierda, las jugadoras del Barcelona femenino recogen sus medallas tras ganar la Supercopa. A la derecha, Rubiales entrega los premios tras la Supercopa masculina en Riad.reuters

“De acuerdo con los protocolos de premiación de la RFEF, y teniendo en cuenta tanto el elevado número de representación institucional, así como las infraestructuras para el acceso al palco desde el césped del estadio, el departamento de Protocolo decidió activar la ceremonia de entrega en el palco de la misma manera que se lleva cabo en la Copa del Rey: entrega de la Copa a la capitana del equipo campeón y entrega de medallas al equipo vencedor en césped/vestuario”, justificó la federación en un comunicado, tras la polémica. En el Barcelona, tampoco le dieron demasiada importancia al asunto. El técnico azulgrana, Jonatan Giráldez, expuso su versión en Catalunya Ràdio: “Lo vi después, en diferentes vídeos. En directo no me había dado cuenta. Después vi el comunicado que decía que era una cuestión de protocolo”. Al preparador azulgrana, en cualquier caso, le hubiese gustado otro tipo de ceremonia: “Se podría haber buscado una manera para dar las medallas como toca”.

Antes de los dos partidos de semifinales (Real Sociedad-Huelva y Real Madrid-Barcelona), se hicieron reuniones presenciales en el estadio para explicarles a los responsables de los cuatro equipos la logística y el protocolo a seguir en cada uno de los encuentros. En el caso de la final, la reunión fue telemática. “Entendemos que se hizo de esa manera porque ya habíamos realizado una para la semifinal. Y no cambiaba demasiado respecto de cómo entrar al estadio, qué calles cortaba la policía y cuáles eran los horarios de entrada y demás…”, explica un empleado de la Real Sociedad. La federación informó a ambos clubes de cómo iba a ser la entrega de premios, les explicó cómo se organizaría la ceremonia y la entrega de la copa y el plato. “Nadie dijo nada de las medallas y tampoco nadie preguntó”, añaden las mismas fuentes. Una versión que coincide con la del Barcelona: “Sabíamos que habría una recogida, pero nadie nos había dicho nada de las mesas”.

La organización de la entrega de premios, según la federación, no sigue un protocolo único. “Hay diferentes tipos y se elige uno a partir de las instalaciones y las personalidades que haya en el campo. En este caso, la representación era muy amplia. Era difícil que bajaran todos al campo y, además, tampoco podían subir todas las jugadoras al palco porque el campo es antiguo y pequeño”, explican desde el máximo organismo del fútbol español. Y, cuando se les cuestionó por la posibilidad de haber colocado un pódium en el césped, resolvieron: “Por cuestiones de infraestructura se debería haber armado en el mismo césped. Se hubiese demorado cerca de 20 minutos la entrega de premios”.

La AFE (Asociación de Futbolistas Españoles) se mostró muy contundente con la ceremonia de entrega de premios de la RFEF en Mérida. “Las futbolistas del Barcelona y de la Real Sociedad fueron menospreciadas durante el momento de recoger las medallas de campeonas y subcampeonas”, subrayó el sindicato en un comunicado. En el vestuario azulgrana minimizan la polémica: “No pasó nada diferente de lo que había pasado antes. ¿Es cutre? Puede ser, pero nosotras no nos dimos cuenta porque era a lo que estábamos acostumbradas”, explican. La versión de las jugadoras del Barça coincide con la opinión de sus directivos. “No creo que haya habido desprecio. Además, es lo que se ha vivido en otras Copas del Rey. Lo están equiparando con el tema de Arabia y no tiene nada que ver”, aseguran en los despachos del Camp Nou.

“En Arabia”, afirman desde la Federación; “no se podía subir al palco. Era al revés”. Y añaden: “En la final de la Copa del Rey del año pasado, subió solo Joaquín al palco a buscar la copa y los delegados de cada club entregaron las medallas. Y nadie dijo nada”.

El foco, en cualquier caso, estaba puesto en la relación entre Luis Rubiales y las futbolistas del Barcelona después de que la mayoría de las azulgrana hayan renunciado a jugar en la selección española. “Se hablaba de que Rubiales quería evitar algún desplante de las jugadoras del Barça. Es una interpretación que no chirría”, entienden en la Real. En el cuerpo técnico del Barcelona, sin embargo, analizan: “No creo que haya sido por eso. Todas las personas que estuvimos ahí vivimos un ambiente de normalidad”. Y Giráldez remata: “El problema es que lo que debería haber sido noticia es que el Barcelona ha ganado una Supercopa frente a un gran equipo como la Real y no la entrega de premios. Ese es el problema”.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Juan I. Irigoyen

Redactor especializado en el FC Barcelona y fútbol sudamericano. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS. Ha cubierto Mundial de fútbol, Copa América y Champions Femenina. Es licenciado en ADE, MBA en la Universidad Católica Argentina y Máster de Periodismo BCN-NY en la Universitat de Barcelona, en la que es profesor de Periodismo Deportivo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS