Crítica:

El mérito de ser testigo directo