_
_
_
_
_

Venezuela sigue sin calendario electoral y el conflicto político se estanca

El chavismo presenta 27 propuestas de fechas pese a que el organismo encargado de anunciar la convocatoria es el Centro Nacional Electoral y las garantías todavía no están definidas

El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Jorge Rodríguez
El presidente de la Asamblea Nacional. Jorge Rodríguez, este miércoles en Caracas.Miguel Gutierrez (EFE)
Florantonia Singer

Venezuela sigue atascada en la ruta hacia las esperadas elecciones presidenciales de 2024. El chavismo ha presentado este miércoles 27 propuestas de fechas recopiladas entre distintos sectores políticos, empresariales, académicos y religiosos, que han decidido participar en la inusual consulta promovida por la Asamblea Nacional, que controla Nicolás Maduro. En realidad, con este movimiento no se cumple ningún paso concreto en el camino hacia unas elecciones, pues es el Consejo Nacional Electoral (CNE) el organismo que debe fijar el calendario de los comicios. Sin embargo, la decisión de este miércoles ayuda al Gobierno a controlar la agenda política.

El sector de la oposición que firmó en Barbados un compromiso electoral con el chavismo y que promueve como candidata a María Corina Machado, escogida en primarias e inhabilitada en el Tribunal Supremo, ha quedado por fuera. Sin embargo, para el presidente del Parlamento venezolano, Jorge Rodríguez, portavoz del Gobierno en las negociaciones auspiciadas por Noruega y la comunidad internacional, esta propuesta es más amplia que el acuerdo de Barbados e incluso está abocada a sustituirlo. “Aquí están las inmensas mayorías del país”, ha dicho en el acto en el que 150 personas firmaron un documento, con una tapa dura de color rojo, que entregarán esta semana a las autoridades electorales.

El Gobierno y sus adláteres han seguido adelante en su estrategia de confeccionar una oposición a su medida, según denuncian varios líderes opositores y voces críticas con el chavismo. Rodríguez destacó que lograron convocar al 85% de los partidos políticos del país que no solo propusieron una fecha para realizar los comicios sino que también hablaron de “garantías electorales” que suponen regulaciones a las redes sociales y a los medios para asegurar igualdad de exposición de publicidad a todos los candidatos. A la firma del documento fueron llamados representantes de organizaciones como Acción Democrática, Voluntad Popular, Tupamaro, Bandera Roja, MEP, Copei, y otros nombres de tradición en el espectro político, pero cuyas juntas directivas fueron intervenidas en los últimos años por el poder judicial poniendo al mando a representantes afines al Gobierno. Son parte de los que en la jerga política venezolana han terminado siendo llamados “alacranes”. “Desde mi punto de vista, este acuerdo es el desarrollo del acuerdo de Barbados y lo sustituye. Porque quien puede lo más, puede lo menos. O sea, el acuerdo de Barbados es un subconjunto de este conjunto de este acuerdo, que es mucho más amplio”, afirmó Rodríguez, aunque en la firma no estuvieron presentes miembros de la Plataforma Unitaria, la contraparte en esas negociaciones.

La semana pasada, la delegación opositora entregó un documento ante los mediadores y la delegación del Gobierno en la que denunciaban 33 violaciones a los compromisos firmados. En el acuerdo de Barbados quedó establecido, por ejemplo, que las presidenciales se realizarán en el segundo semestre de este 2024. En el documento se incluyen propuestas que van desde la última semana de marzo hasta diciembre. El oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), no obstante, no ha presentado públicamente su fecha. “Hemos decidido incorporar todas las fechas propuestas por todos los factores que participaron en esta ronda de diálogo”, dijo Rodríguez. Además, el dirigente oficialista ha afirmado que en los próximos 12 meses también se renovarán los cargos de representación regional y local, además del Parlamento.

Especialistas en el tema electoral sostienen que se necesitan al menos seis meses desde la convocatoria electoral para poder cumplir con todos los procesos de auditorías y producción del material. Otros aspectos como la actualización del registro de votantes deberían ocurrir antes y para este caso siguen quedando en el limbo los venezolanos migrantes que ya rozan los 8 millones y que pese a tener residencia permanente, en su mayoría no han podido inscribirse en el extranjero, en particular en los países de los que Venezuela ha retirado su representación diplomática. “¿Cómo vota un venezolano en Estados Unidos? No pueden, porque no se nos permite tener representación electoral. ¿Cómo vota un venezolano en Argentina? Si nosotros mandamos el material electoral y el loco ese se lo roba. No hay forma de garantizar que ese psicótico no haga algo así”, comentó Rodríguez en referencia al presidente Javier Milei para justificar los obstáculos al voto en el exterior.

En octubre pasado, en Barbados, también se acordó contar con misiones internacionales de observación, como la de la Unión Europea y el Centro Carter, cuya participación depende de con cuánta anticipación sean convocados los comicios. En el punto referente al respeto a los mecanismos de elección de los candidatos opositores y la autorización de aquellos inhabilitados, además, los acuerdos han naufragado. El chavismo ha bloqueado la participación de Machado y parece decidido a no ceder en ese aspecto. Una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia dejó sin efecto los resultados de unas primarias que sorprendieron por la amplia movilización de votantes (más de dos millones) en medio de una logística estrecha y llena de obstáculos y los organizadores del proceso están sometidos a investigación por la Fiscalía.

En el último mes, el escándalo que dejó la detención de la abogada y activista Rocío San Miguel y la posterior expulsión del país de los miembros de la oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU volvieron a encender las alarmas sobre el estancamiento de la crisis política venezolana. Las elecciones son cruciales para el chavismo para soltar el peso de ilegitimidad que arrastran desde 2018, cuando en una elecciones anticipadas y con gran parte de los candidatos opositores inhabilitados se reeligió. Lo son para la oposición y los venezolanos que aspiran que se abra una ventana al cambio político en el país. Maduro continúa en su papel de presidente-candidato aunque no logra levantar más del 20% de apoyos, según la mayoría de las encuestas, y Machado sigue recorriendo el país como si pudiera competir. En los próximos días, según Rodríguez, habrá noticias sobre la fecha de la elección.

Siga toda la información de El PAÍS América en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_