_
_
_
_

Un gran apagón deja sin luz durante horas a buena parte de Brasil

El corte del suministro afectó al 25% de la red eléctrica y se notó en prácticamente todo el país, aunque de forma desigual

Usuarios del metro de Sao Paulo se vieron afectados por el apagón en Brasil, el 15 de agosto de 2023.
Usuarios del metro de Sao Paulo se vieron afectados por el apagón en Brasil, el 15 de agosto de 2023.CORTESÍA

Millones de brasileños desayunaron este martes a oscuras. Un apagón afectó a buena parte del país a lo largo de la mañana. El parón en el suministro eléctrico empezó a las ocho y media de la mañana, y en diez minutos el sistema nacional perdió 16.000 megavatios de carga, el 25% de la energía habitual. Pasado el mediodía la situación se había restablecido en buena parte del territorio, aunque el norte y el nordeste seguían afectados. No fue un apagón total, su intensidad fue variable.

En São Paulo y Salvador de Bahía los trenes del metro circularon más lento de lo habitual, en el Estado de Piauí el corte de electricidad obligó a suspender también el abastecimiento de agua. En ciudades como Fortaleza o Belo Horizonte se registró algo de caos en el tráfico porque los semáforos dejaron de funcionar. Más allá de este tipo de eventos no se registraron incidentes de gravedad. El corte se notó en mayor o menor medida en casi todos los estados, a excepción del de Roraima, en el norte, que es el único que no está conectado a la red nacional. Durante mucho tiempo importaba energía de la vecina Venezuela, pero ahora se mantiene con sus propias centrales térmicas.

El ministro de Minas y Energía, Alexandre Silveira, que estaba en Paraguay para acompañar al presidente Luiz Inácio Lula da Silva en la toma de posesión del presidente Santiago Peña, anunció que volvía a Brasil a toda prisa para seguir de cerca la situación. Prometió el “rápido restablecimiento de los servicios” y “la debida investigación de los motivos que llevaron a la caída de la energía”, según dijo en X, antes Twitter.

Las causas del apagón se desconocen, pero de momento todo apunta a un fallo técnico. Según técnicos citados por la prensa local, la caída del suministro se originó en una subestación cercana a la enorme presa de Belo Monte, en la Amazonía, que abastece de energía a todo Brasil. La principal fuente energética de la potencia sudamericana es la hidroeléctrica, por lo que cuando el nivel del agua en las presas está bajo saltan todas las alarmas. Pero esta no es la causa esta vez, según explicó el coordinador del Centro Nacional de Monitoreo y Alertas de Desastres Naturales, José Marengo: “A pesar del bajo nivel de lluvia, no estamos en una situación de sequía extrema, principalmente en la región nordeste, que es donde empezó el apagón”, explicó.

La última vez que Brasil vivió un apagón de estas características, a escala nacional, fue en marzo de 2018, aunque el episodio más traumático se dio en 2020, en plena pandemia, cuando una subestación del recóndito Estado amazónico de Amapá se incendió, dejando toda la región a oscuras. La solución tardó en llegar: casi 800.000 personas tuvieron que vivir sin luz durante diez días.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_