Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Eliad Cohen: “Los gais no deberíamos estar enfrentados”

Polémico dentro del mundo gay, el modelo israelí habla de su paso de icono homosexual a famoso para el gran público, y de la vida en Madrid en vísperas del World Pride

El modelo Eliad Cohen, en una imagen de Instagram Ampliar foto
El modelo Eliad Cohen, en una imagen de Instagram

El día antes de volar a Honduras para participar en Supervivientes, Eliad Cohen está en su casa emocionado, pero al mismo tiempo triste. Su vídeo de presentación como concursante del reality ha sentado mal a parte del colectivo LGTB, porque en él el israelí decía que pretendía “normalizar la imagen de los gais porque en televisión suele ser extravagante”. No se puede creer el aluvión de comentarios hostiles en las redes sociales por parte de chicos jóvenes y homosexuales como él. “¡Cómo puede pensar alguien que soy homófobo en ningún sentido! Nadie se ha puesto en mi lugar, el idioma todavía me juega malas pasadas, no hablo español perfectamente…”.

Cohen lleva dos años viviendo en Madrid, y ha convertido a la capital de España en su centro de operaciones desde el que viaja a los cinco continentes con su fiesta, la Papa Party, una marca global referente del ocio gay en todo el mundo. Volvió de Honduras obligado por una lesión que le ha hecho pasar por el quirófano, y antes de culminar su recuperación se ha visto salpicado por una nueva polémica.

Happy Independence Day 🇮🇱

Una publicación compartida de Eliad Cohen (@eliad_cohen) el

La semana pasada subía a su Instagram un vídeo en el que un matón agredía a un chico gay de aspecto afeminado, mientras que se acobardaba ante el hercúleo Eliad paseando de la mano de otro varón de aspecto rudo. Su intención era la de denunciar lo gallinas que pueden ser los agresores homófobos al atacar al más débil, pero la reacción de muchos ha sido acusarle de nuevo de discriminar a un tipo concreto de gay. La respuesta de Eliad Cohen ha sido borrar el vídeo, y continuar con su vida con un mensaje positivo de unidad entre la comunidad homosexual. Más aún de cara al orgullo, del que volverá a ser una de las caras más reconocibles.

Eliad Cohen en una imagen de Instagram
Eliad Cohen en una imagen de Instagram

“Antes de venirme a vivir a Madrid lo visitaba frecuentemente. Me enamoré de la ciudad, de la gente, la energía… Ese fue el motivo principal por el que me mudé aquí”. Eliad Cohen confiesa que parte de su corazón pertenece a la capital de España, aunque también reconoce que este es un punto estratégico muy cómodo para viajar a cualquier parte del mundo. “Mi primer recuerdo de aquí es que iba paseando por la Gran Vía y de repente dejé de pensar en mis cosas. Me paré y empecé a contemplar a la gente y la energía de la ciudad. Lo más increíble es que desde el primer momento me sentí como en casa. Eso es algo raro porque cuando viajas mucho aunque estés en el mejor hotel porque extrañas tu casa. Pero en Madrid no, me sentí como en ningún otro lugar”.

Pool Party 💦💦 #papaworldtour#eliadcohen#papawear#papaparty

Una publicación compartida de @papaworldtour el

Sobre cómo es la vida de un homosexual extranjero en Madrid, el israelí no tiene dudas. “Madrid es el mejor lugar para vivir siendo gay. La gente es muy abierta de mente, y bueno, además vivo en Chueca. Creo sin duda que es una de las ciudades más abiertas del mundo”, asegura.

LOVE of my life 😍❤️

Una publicación compartida de Eliad Cohen (@eliad_cohen) el

Criado en una pequeña localidad del norte de Israel, Eliad Cohen tuvo novias hasta los 21 años. “Sabía que me atraían los chicos, pero en mi ciudad la gente no es demasiado abierta. No había tenido ninguna experiencia y un día fui a un bar gay en Tel Aviv. Sentí que tenía que volver y después de tres veces conocí a mi primer novio. Empecé a formarme como entrenador personal. Hasta ese momento no me había fijado en mi imagen. De repente unos tipos me fotografiaron en el bar y me pusieron de portada de la guía gay Espartacus. En menos de un año estaba en todas partes. Aquello explotó”. Una rapidez que ha intentado manejar con la máxima madurez posible. “A veces me pregunto si estoy haciendo lo correcto. Pero recibo muchos mensajes. De chicos a los que he animado a salir del armario, de otros que se han inspirado en mí para hacer deporte, entrenar y perder peso… Eso me hizo ver que puedo influir en la gente, que puedo ayudarles a cambiar sus vidas, eso me da mucha energía para seguir haciendo lo que veo”.

Su carácter de influencer del público gay, expandido a un público masivo por su participación en Supervivientes, ha multiplicado el efecto de sus palabras para bien y para mal. Con 29 años y en un país que no es el suyo y un idioma que aún tiene que perfeccionar, Eliad Cohen ha tenido que lidiar con polémicas que le afectan, pero que no le van a detener. Le gusta recalcar que “está Eliad Cohen, el de las fiestas, el que actúa. Pero luego está el que llega a casa, al que le gusta relajarse, trabajar en la oficina, estar con amigos, no salir de fiesta…”.

Insiste en que la clave es no perder de vista a familia y amigos de siempre para tener los pies en el suelo, “porque en la noche puedes perderte muy fácilmente”, y por último lanza un mensaje a los homosexuales que le critican. “Unidos somos más fuertes. Hay que apoyar al otro en lugar de fomentar nuestra división, porque eso solo ayuda a los que no nos quieren. Y por último, no olvidemos a aquellos que mueren o sufren por tener una condición sexual diferente. Debemos hacer algo por ellos”. Además, se aleja de la imagen de macho que le achacan reconociendo que le encantan las divas del pop como Madonna y que es un fan de Eurovisión.

Aunque en 20 años se imagina “enamorado y con uno o dos hijos”, a día de hoy Eliad es una estrella de la escena gay y uno de los grandes reclamos de las grandes fiestas del orgullo, entre ellas el próximo World Pride de Madrid. Estará en la más importante del programa, la WE Circus, el 2 de julio en la Ciudad del Rock de Arganda del Rey, en la que participará junto a artistas de todo el mundo. “El orgullo es maravilloso, divertido, una celebración. Pero también es una reivindicación y un recordatorio de que pese a todo lo conquistado aún queda mucho por hacer. España es un país increíblemente tolerante pero la situación en muchos lugares es muy diferente. Hay gente que sigue muriendo por ser gay. Hablando del evento en sí, el orgullo de Madrid es mi favorito del mundo”. Ante la que se avecina, lanza un último deseo: “Este año va a ser una locura, os lo aviso porque viajo por partes y allá donde voy todo el mundo me ha dicho que va a estar en el World Pride de Madrid. Pido un poco más de paciencia a todo el mundo, a la hora de hacer colas, pedir las bebidas, desplazarse, etc.”.

Más información