Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Tres meses sin noticias de Yeremi

El caso de la niña británica Madeleine McCann eclipsa el del menor grancanario de 7 años desaparecido el 10 de marzo

Las Palmas de Gran Canaria

Los padres de Madeleine McCann, la niña británica que desapareció hace casi un mes en el sur de Portugal, han recordado hoy en Madrid a Yeremi Vargas, el menor grancanario de 7 años del que no se tiene ni rastro desde el pasado 10 de marzo, cuando jugaba con unos primos en un solar próximo a las viviendas de su abuela y de su tía, en la zona de Vecindario. En su búsqueda, que no ha adquirido la dimensión global de la de Maddie, se desplegó en las primeras semanas un dispositivo sin precedentes en la historia de Gran Canaria con cientos de voluntarios.

Miles de personas participaron, además, en concentraciones de apoyo a la familia y para pedir que se resolviera el caso, después del cual se conoció que ocho meses antes de la desaparición de Yeremi otra niña de Vecindario fue raptada por un hombre que abusó de ella antes de que pudiera escapar.

El alcalde de Santa Lucía, Silverio Matos, ha expresado hoy una vez más su "solidaridad" con "los padres, familiares y amigos" de Yeremi y ha afirmado que continúan "las actuaciones policiales y el proceso de búsqueda selectiva del menor".

La desaparición de Yeremi Vargas se suma a la de la joven de 14 años Sara Morales Hernández, ocurrida el 30 de julio de 2006 tras salir de su casa en Las Palmas de Gran Canaria para acudir a una cita a la que no llegó. Sara Morales Hernández abandonó su domicilio, en la ciudad alta de Las Palmas de Gran Canaria, rumbo al centro comercial de La Ballena, donde había quedado con un amigo, quien ha declarado que nunca llegó a verla.

En numerosos puntos de Gran Canaria y en el resto de las islas todavía pueden verse numerosos carteles con las fotografías de los dos desaparecidos.