Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 2008 | El segundo cara a cara

Los partidos ajustan el cronómetro

Los equipos técnicos del PP y del PSOE revisan el escenario del segundo cara a cara - Retoques a la posición de las cámaras y los marcadores de tiempo

Pío García Escudero y Jorge Rábago, por el PP, y Miguel Ángel Sacaluga, por el PSOE, examinaron ayer el escenario del segundo debate entre Rajoy y Zapatero, que repetirá el mismo esquema que el protagonizado el lunes pasado. Izquierda Unida, que se siente discriminada, anunció que recurrirá ante del Tribunal Supremo este nuevo duelo electoral.

Los candidatos repiten los cinco bloques temáticos del primer debate

Izquierda Unida anuncia que recurrirá ante el Tribunal Supremo

A instancias de los partidos, la Academia de Televisión -encargada de la producción- ha efectuado retoques en el plató instalado en el Palacio Municipal de Congresos del Campo de las Naciones. La principal preocupación de los partidos era la ubicación de los cronómetros que marcan el tiempo de los turnos. Quieren tenerlo todo medido al milímetro para evitar que alguno de los candidatos -como le ocurrió a Rajoy en el primer cara a cara- tenga que desviar la mirada para hacia los marcadores para conocer el tiempo consumido.

Ahora, los marcadores gigantes han sido situados en el mismo eje que las cámaras que enfocan directamente a los candidatos. Además, se han colocado otros dos relojes, del tamaño de un GPS, en la mesa ante la que se sentarán Rajoy y Zapatero.

El presidente y el aspirante cambiarán de posición respecto al debate del lunes. Rajoy se sentará a la derecha de la moderadora, Olga Viza, y Zapatero a su izquierda. El nombre de la periodista es fruto del consenso entre PP y PSOE. Fue propuesto a iniciativa de Rajoy y "ganó a Fernando Ónega en la foto-finish", según explican fuentes de la negociación.

Para este debate, el candidato socialista abrirá el debate (que comenzará a las 10 de la noche) mientras que Rajoy tendrá la última palabra. Ésta es una de las 50 condiciones pactadas en un protocolo que fija los tiempos de intervención, los bloques temáticos, la estética del decorado, los planos, el modelo de sillas o altura de la mesa. El realizador, Fernando Navarrete, podrá jugar con más planos. En el escenario se ha instalado una cámara cenital, que permitirá captar a los candidatos desde varios metros de altura.

Los dos partidos quedaron satisfechos del primer debate. "La realización fue ajustada a los criterios pactados. Había que igualar los planos de escucha y no hubo ningún problema. Los cambios solventan algunas dificultades y dan más flexibilidad a la mecánica", aseguró ayer Sacaluga. "Se cumplieron todas las condiciones escrupulosamente", apuntó Rábago. En su opinión, la intervención de Rajoy fue, desde el punto de vista de la telegenia, "impecable". Aunque admitió que en ocasiones el candidato del PP miraba de reojo al cronómetro.

El cambio de escenario ha obligado a un sorteo de los camerinos. El de Rajoy estará a la derecha, más próximo al escenario, y el de Zapatero, a la izquierda del plató. Los dos partidos se interesaron también por los espejos de la sala de maquillaje (cada uno de los candidatos lleva su propia maquilladora) y por la mesa auxiliar del plató, que no será redonda sino cuadrada.

Rábago y Rajoy fueron los designados por PP y PSOE para seguir el debate desde el control de realización, ubicado en una gigantesca unidad móvil llegada de Bruselas y dotada con la más moderna tecnología. Se trata de la misma que utiliza el grupo musical U2 para sus conciertos.

Los candidatos abordarán los mismos temas que hace una semana: economía y empleo, políticas sociales, política interior y seguridad, política exterior y retos del futuro. El reparto del tiempo será el mismo: 41 minutos por candidato.

La Junta Electoral Central ha solicitado que se adopten medidas para que las personas sordas tengan acceso a los contenidos del debate. Como novedad, la Academia suministrará una señal adicional, que sólo será visible a través de las páginas de teletexto, con la transcripción simultánea de las intervenciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de marzo de 2008