Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 2008 | Sondeo de Metroscopia

EL PSOE aventaja en 4,1 puntos al PP y se reduce el peso de los nacionalistas

El duelo Zapatero-Rajoy acentúa el bipartidismo - IU puede perder el grupo parlamentario y ERC es la minoría que más cae, según un sondeo de Metroscopia

José Luis Rodríguez Zapatero es el candidato preferido para gobernar España tras las elecciones generales del próximo domingo, pero el PSOE no se despega aún lo bastante del PP como para conseguir la mayoría holgada que los socialistas persiguen. Si las elecciones se celebraran hoy podrían cantar victoria -su ventaja es ahora de 4,1 puntos en estimación de voto-, si bien la distancia en escaños continúa siendo relativamente corta y ninguno parece en condiciones de alcanzar la mayoría absoluta (176 diputados).

El PSOE suma escaños en Zaragoza, Las Palmas, Toledo Baleares y Murcia

El PP gana diputados en la Comunidad Valenciana, Almería y Cataluña

El 53% prefiere la victoria socialista. Un tercio desea a Rajoy en el poder

La campaña no ha resultado útil al 77% de los ciudadanos

Estos son los principales datos de un sondeo realizado por Metroscopia entre el 8 y el 27 de febrero, que estima el voto del PSOE en un 42,9% y en un 38,8% el del PP. Los socialistas lograrían de uno a cinco diputados más que en marzo de 2004 (entre 165 y 169). La proyección de escaños para el PP se sitúa entre 148 y 154, hasta seis más de los que ha tenido en la pasada legislatura.

Pese a que los dos partidos principales ganan en porcentaje de votos y en escaños, la distancia entre los dos sigue siendo similar a la que marcaron las elecciones de 2004. La exhibición por los socialistas de su balance de Gobierno, la apelación al voto contra la derecha y la popularidad de su líder -Zapatero sigue siendo mejor valorado que Rajoy: 5,5 frente a 4,7- mantienen las expectativas de victoria del PSOE, que no se impone con rotundidad en el reñidero electoral.

La puntuación de Zapatero baja ligeramente respecto a la de hace un mes, mientras sube levemente la de Rajoy. Entre los que valoran positivamente al jefe del Gobierno hay muchos ciudadanos que no son votantes socialistas ni, por supuesto, del PP. Por lo que se refiere al electorado de cada cual, el líder popular consigue una puntuación de 7,4 entre los votantes del PP, mientras Zapatero se queda en 7,1 entre los que se declaran votantes socialistas.

Eso sí, el intenso combate electoral ha despertado a la ciudadanía. La participación esperada, sin llegar a cotas históricas, se sitúa en el 74-75%. La lucha entre las dos opciones principales está provocando también un intenso efecto bipartidista: PSOE y PP están en condiciones de sumar nueve de cada diez diputados del futuro Congreso, sin que eso le permita a uno de ellos dar el vuelco como para gobernar cómodamente. El hecho de que dos partidos puedan sumar el 91% del Congreso sin que ninguno tenga mayoría absoluta es una situación inédita en treinta años de democracia.

La cala efectuada por Metroscopia en el cuerpo electoral traduce así los efectos de la enorme polarización de esta campaña. El voto a los partidos minoritarios se contrae frente al protagonismo mediático del PSOE y del PP, consolidado en el debate televisado del lunes pasado entre José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, con segunda edición prevista para mañana. Una campaña legislativa organizada como si se tratara de unas presidenciales y escenificada al modo estadounidense ha podido contribuir a que la intención de voto hacia las fuerzas minoritarias se resienta. La elección emerge así como una encrucijada entre dos opciones.

La caída más importante corresponde a Esquerra Republicana de Catalunya, que pasaría de 8 escaños a 5 ó 6. Convergència i Unió pierde uno de los 10 diputados que tenía en la última legislatura. Los nacionalistas de Coalición Canaria arriesgan uno de sus tres. El PNV es la única fuerza nacionalista en condiciones de revalidar sus escaños (7 en la última legislatura).

Las variaciones de los tres partidos nacionales en cuanto a fuerza parlamentaria serían las siguientes:

- El PSOE gana un escaño en Las Palmas (a costa de Coalición Canaria), en Zaragoza (a costa de Chunta Aragonesista, ahora sin la carismática figura de José Antonio Labordeta), en Baleares (arrebatándoselo al PP), en Toledo y en Murcia (provincias en que se haría con el nuevo escaño atribuido a cada una de ellas en función de los cambios de población). Los socialistas también podrían ganar uno en Barcelona, con lo que pasarían de 21 a 22 en el conjunto de Cataluña, trece más que CiU, su inmediato seguidor.

- El PSOE pierde escaño en Madrid, A Coruña y Córdoba. Y se arriesga a perderlo en Teruel y Ciudad Real.

- El PP gana el nuevo escaño de Almería, dos o tres en Cataluña (uno en Barcelona, otro en Girona y se disputa con ERC uno más en Lleida), dos en la Comunidad Valenciana (uno en Alicante, otro en Valencia, este último a costa de EUPV-IR). Podría ganar otro en Teruel, Ciudad Real y Madrid. Este último en disputa con UPyD, el partido encabezado por Rosa Díez. Los analistas de Metroscopia no descartan que pueda lograr representación parlamentaria.

- El PP pierde escaño en Vizcaya y Baleares. Otros dudosos corresponden a Salamanca (tal vez por la controvertida gestión del alcalde de la capital de esta provincia) y Valladolid.

- Izquierda Unida, en coalición con Iniciativa, pasaría de 5 a 4 escaños por pérdida de un diputado en Valencia. De confirmarse se quedaría sin grupo propio en el Congreso.

A una semana de la cita electoral, seis de cada diez españoles siguen pensando que el PSOE tiene más probabilidades de ganar. Tan sólo un 16% cree que vencerá el PP. Incluso entre los que se declaran votantes populares, son tantos los que creen que ganará el PSOE (34%) como los que creen que lo hará el PP (36%). El porcentaje de ciudadanos que prefiere la victoria socialista sigue siendo mayoritario (53%) frente a un tercio que preferiría ver en el poder a Mariano Rajoy.

Los días de precampaña y campaña no han gustado a la ciudadanía, que se muestra muy crítica en este aspecto. Un 77% piensa que los mensajes emitidos por los principales partidos les han sido poco o nada útiles, opinión predominante tanto entre socialistas (74%) como en los populares (75%). El 36% considera que Zapatero ha hecho mejor campaña, frente a un 22% que piensa que ha sido Rajoy.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de marzo de 2008