Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Florentino huerga, poeta

Tras una breve enfermedad ha fallecido rodeado de los suyos en Barcelona el día 17 de mayo el poeta Florentino Huerga. Este importante poeta castellano (Zamora, 1935) practicante de una poesía de rotunda expresividad, comprometida con la vida y sufrimientos cotidianos de los trabajadores y de la humanidad sojuzgada en general decidió vivir en Barcelona a finales de los sesenta, no sólo por motivos profesionales y de economía doméstica sino también con el designio de desarrollar su creatividad poética en la ciudad que entonces ya significaba para muchos escritores ser una de las pocas islas de libertad y racionalidad de la España franquista.

Ya en Barcelona contacta con miembros de la oposición política al régimen dictatorial integrándose en la lucha por las libertades en general y las de Cataluña en particular. Este santo y seña junto con su categoría poética lo relaciona con los poetas Francisco Sitjà y Joaquim Horta Massanés. Seguidamente con ellos y con el dramaturgo Manuel Perez-Casaux, y con el novelista y poeta Juan Manuel (Juan Manuel Escudero) fundan y dirige la revista La mano en el cajón (diseño de Horta) y la editora alternativa del mismo nombre (responsabilidad de Juan Manuel). El talante de Florentino propició que fuera una publicación abierta, refugio de cualquier poética de calidad y alternativa y a la dominación del aparato cultural falangista y adlátares de la dictadura. Revista que cuidadosamente fue publicando en los idiomas catalán, gallego y vasco. Después de haber pasado como "hojas poéticas" subversivas sin pie de imprenta y domicilio, informaba a sus lectores y compañeros poetas, en su primer número ya oficial (¡año 1969!) en su editorial: "Nuestra revista no será una parcela exclusiva de una lengua; estará abierta todas los idiomas de la península con los que sentimos vinculados por nacimiento, por adopción o por amor".

Basta una sucinta lista de los nombres de algunos asiduos poetas, prosistas y dramaturgos que publicaban en la revista o en la editorial para comprender la importancia del trabajo cultural llevado a cabo: Félix Grande, Joaquín Buxó Montesinos, Enrique Badosa, Antonio Fernández Molina, Francisco Sitjà, Salvador Espriu, Leopoldo de Luis, Alberto Álvarez, Mari Carmen de Felis, Raimon, Toni (Antonio María) Batista, Rosa Morata, Josep Manel Palomero, Josep Solé, Francisco Candel, Xavier Vidal-Folch, Juan Quintana, José María Alfonso, Jean Michael Fossey, Manuel Pacheco, Agustí Salgado Calvo, Lorenzo Gomis, Manolo Vázquez Montalbán, Javier y Rosa Lentini, Carlos de la Rica, Quim Horta, José Corredor-Matheos, Cesáreo Rodríguez Aguilera, Daniel Nomen, Alfonso L. Gradolí, John Richardson, José Arias Velasco, Raúl Núñez, Anselmo Cid, Marcelo Covian, Jerónimo López Mozo, el lisboeta Barba, Manuel Martínez Mediero, Alberto Miralles, José María Sala, José Miguel Ullán, Manuel Betanzos, Carlos Edmundo de Ory, Carlos Oroza, Fernando Millán, Herminio Molero, Francesc Seguí, Josep Elías.

La obra de Florentino Huerga es de 10 títulos de los que podemos recordar Las rayas de la mano (1969), Poemas de la mala sombra, Apuntes para otra historia, Pasos en la arena, Nosotros las víctimas, Del amor y otros desengaños, el libro en prosa de bello título poético Ceremonial y nombre del hijo enorme y su poder irremediable y el último Laberintos del agua (Huerga y Fierro Editores, Madrid 1999).

El día 18 se celebró su funeral civil en el tanatorio de Sancho de Ávila. Ante sus restos mortales una quincena de poetas leyeron poemas del finado y propios como recuerdo homenaje a su obra y para consuelo de sus hijos, esposa, resto de familia y amigos. También como afirmación de la continuidad de la poesía por encima de las contingencias humanas.

El cadáver del poeta fue incinerado después en el crematorio de Montjuïc con asistencia en exclusiva de sus familiares.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de mayo de 2005