Selecciona Edición
Iniciar sesión

El financiero Antonio Sagnier ingresa en la cárcel, acusado de fraude fiscal

El titular del juzgado de instruccion numero 26 de Barcelona, Luis Pascual Estevill, decretó ayer prisión incondicional para el financiero Antonio Sagnier Bassas por su presunta relación con el fraude contra la Hacienda pública descubierto hace dos semanas en Barcelona que asciende a 1.500 millones de pesetas.Una de los principales implicados en este fraude era el empresario barcelonés José Felipe Bertrán de Caralt. Bertrán -miembro de una de las familias de industriales más importantes de Cataluña- compareció ante el juez hace diez días y quedó en libertad provisional sin fianza inmediatamente después.

Previamente, el juez había citado a declarar en el juzgado en calidad de imputados por los delitos de falsedad en documento y contra la Hacienda pública a Antonio Sagnier, Fernando Morego y Purificación Argelic Minguella. Esta última actuó como captadora de patrimonios para la sociedad Attos, afirman fuentes judiciales. Tras interrogarlos, el magistrado decretó prisión incondicional para Sagnier, que a última hora de la tarde de ayer permanecía en la prisión Modelo de Barcelona, y para Morego, según fuentes judiciales. Sin embargo, Morego no había ingresado en la cárcel al cierre de esta edición, según fuentes próximas al Departamento de Justicia de la Generalitat.

Purificación Argelic quedó en libertad provisional tras depositar una fianza de medio millón de pesetas. Argelic recibió en 1990 a un cliente que le solicitó que invirtiera en letras del tesoro, según medios judiciales. El juez sospecha que el propietario de ese capital era Miguel Morenés, yerno de José Felipe Bertrán de Caralt. Sin embargo, Argelic señaló que ignoraba el origen de ese dinero y añadió que negoció con otra persona.

Blanqueo de dinero

Sagnier ha sido director del Banco Santander y de la desaparecida Banca Más Sardá en Barcelona. En la actualidad es consejero delegado y vicepresidente de Privat Baink, un pequeño banco dedicado a la gestión de patrimonios. Sin embargo, su presunta relación con este fraude es anterior a la creación de Privat Bank -que data de 1990-, según fuentes conocedoras del caso. Estas fuentes apuntaron a que las supuestas irregularidades -fechadas en 1989- están relacionadas con la, firma Sagnier Asociados, una sociedad de intermediación financiera en la que trabajó antes de ingresar en la entidad bancaria.

De las siete personas detenidas por la policía hasta la fecha -en su mayoría profesionales liberales- sólo dos permanecen en prisión. Se trata de Manuel Tramullas y Timoteo Ramírez, a quienes se les imputa haber ofrecido su nombre para colocar dinero. Fuentes judiciales sostuvieron que la mayor parte del capital invertido ilegalmente pertenecía a Bertrán. Después de cuatro días de incomparecencia, Bertrán se entregó voluntariamente al juez Estevill el pasado 26 de marzo, siendo puesto en libertad.

El presunto delito tiene su origen en la falsificación de documentos de identidad para ocultar la verdadera personalidad de los supuestos defraudadores. A través de este sistema, los acusados conseguían poner en circulación dinero negro, cuyo origen no podían justificar, a través de sociedades financieras y entidades bancarias.

Estas entidades fueron La Caja de Ahorros y Pensiones de Barcelona (La Caixa), Banco Bilbao Vizcaya y Banc Catalá de Crédit. La investigación judicial comenzó con una querella presentada por la Fiscalía de Barcelona y que correspondió al juzgado de Luis Pascual Estevill. Este magistrado ha instruido en los últimos tiempos algunos de los casos más sonados del ámbito financiero catalán, entre ellos, el fraude de los pagarés falsos (caso Planasdemunt), y los que afectan a las empresas Macosa y Cor.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de abril de 1993

Más información

  • El juez Pascual Estevill dicta orden de prisión incondicional