Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Pamplona compra a Defensa las murallas de la ciudad y un palacio del siglo XII

El Ayuntamiento de Pamplona pagará al Ministerio de Defensa 300 millones de pesetas por la adquisición de las murallas de la ciudad, el palacio de los Reyes de Navarra (un edificio que data del siglo XII), y los terrenos de los jardines de la Taconera y Cuesta la Reina. Las concejales de Herri Batasuna se han opuesto a esta compra aprobada por los representantes del PSOE, Unión del Pueblo Navarro y Coalición Popular, en tanto que el del PNV, se abstenía. Finalizan así las negociaciones que a lo largo de los últimos 10 años se han venido manteniendo entre el municipio y el Ministerio de Defensa para la recuperación de estos inmuebles catalogados desde 1939, como monumento nacional.

En el documento que se suscribirá entre ambos organismos, se establece además que los 300 millones de pesetas que el Ayuntamiento de Pamplona pagará por todas estas propiedades del Ejército, se destinarán a la rehabilitación y acondicionamiento del edificio en que tiene su sede el Gobierno Militar de Navarra. El Ayuntamiento de Pamplona, por su parte, se compromete también a completar la urbanización de las zonas próximas a este inmueble y casas de los militares "conforme lo permitan las disponibilidades económicas". El pago de esta cantidad se realizará en tres anualidades: 90 millones de pesetas a la firma de la escritura pública y en dos plazos de 100 y 110 millones de pesetas.El palacio de los Reyes de Navarra, sin duda uno de los edificios más significativos de Pamplona, si bien es adquirido inicialmente por el Ayuntamiento éste ha manifestado su intención de cederlo al Gobierno de Navarra percibiendo por ello 150 millones de pesetas. Este inmueble, que en algún momento se pensó en utilizar como sede del Parlamento de esta comunidad, y que es utilizado actualmente por numerosos vagabundos, se destinará probablemente, a albergar el Archivo General de Navarra.

El resto de las edificaciones que se encontraban cedidas serán restauradas en el futuro por el Ayuntamiento, de igual manera que lo está haciendo actualmente con La Ciudadela de Pamplona, una fortificación del siglo XVI que permite disponer a la ciudad de una amplísima zona verde en pleno centro urbano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de noviembre de 1984