Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Intoxicación masiva : sumario todavía abierto

La presencia de anilina es achacable a fallos en el refinado

La prresencia de anilina en el aceite de colza desnaturalizado que desvió Raelca al consumo humano pudo deberse a fallos en el proceso de refino, realizado por Itehache y Danesa Bau en sus instalaciones de Sevilla y Madrid, respectivamente. Esta es la conclusión de químicos expertos en tratamiento y análisis de aceites que han seguido el caso desde sus comienzos.La anilina, elemento añadido al aceite destinado a la industria para modificar sus características de color, sabor y olor, y diferenciarlo de las grasas aptas para el consumo humano, aparece en el aceite refinado por cuenta de Raelca, pero ha desaparecido por completo en el que también se refirió desde el circuito catalán. La circunstancia de que el consumo del primero esté relacionado estadísticamente con la intoxicación masiva, mientras el segundo no ha provocado un solo caso de enfermedad, ha hecho considerar a la anilina como marcador de toxicidad, pese a que no ha podido demostrarse, y más bien parece descartado, que sea esta sustancia la causa del envenenamiento.

La diferencia entre el tratamiento del aceite en ambos circuitos de distribución, según la fuente citada, podría ser de índole práctica. En los dos casos se habría refinado el aceite normalmente, con la intención de que en la fase de desodorización, que consiste en elevar la temperatura de la grasa hasta 180 o 200 grados centígrados, en una torre de vacío, desapareciera la anilina, que tiene un punto de volatilización inferior al del aceite y situado en tomo a esas temperaturas. El circuito catalán habría efectuado el refino en instalaciones de mejor calidad, mientras en Itehache y Danesa Bau, donde se trató el aceite de Raelca, holguras en la torre de vacío, debidas a la antigüedad de las instalaciones, motivaron que no se alcanzase el punto de evaporación de la anilina, por lo que ésta no fue completamente eliminada.

Esta hipótesis, una vez descartado que el circuito catalán aplicara un tratamiento diferente o previo al refino, hace aún más difícil explicar la relación causal entre el aceite de colza desnaturalizado y la intoxicación, aunque siga en pie lapoincidencia estadística entre el consumo de grasas distribuidas por Raelca, que pudieron servir de vehículo a otro agente, y la enfermedad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de diciembre de 1981