_
_
_
_
_

Brugada mantiene 15 puntos de ventaja sobre Taboada tras el primer debate electoral de Ciudad de México

La candidata de Morena conserva sin apenas cambios la distancia frente al exalcalde de Benito Juárez, mientras Chertorivski, de MC, sigue al fondo de las preferencias, según la última encuesta de Enkoll para EL PAÍS y W Radio

Cabecera Jefatura de Gobierno CDMX 2024
Cabecera Jefatura de Gobierno CDMX 2024
Zedryk Raziel

Las preferencias electorales en la contienda por la jefatura de Gobierno de Ciudad de México han variado poco y se desplazan con lentitud. Dos semanas después del inicio oficial de las campañas (el 1 de marzo), la candidata de Morena, el Partido Verde y el Partido del Trabajo, Clara Brugada, tiene el 55% de las preferencias efectivas y saca 15 puntos de ventaja a su rival más cercano, Santiago Taboada, candidato de la alianza del PAN, PRI y PRD, que tiene el 40%, mientras que Salomón Chertorivski, de Movimiento Ciudadano, sigue al fondo de las opciones, con el 5% de las preferencias, de acuerdo con la más reciente encuesta de Enkoll para EL PAÍS y W Radio. La medición consistió en 814 entrevistas efectivas a adultos de Ciudad de México, tanto telefónicas como presenciales, levantadas entre el 17 y el 18 de marzo.

El primer debate entre los tres candidatos, celebrado el pasado domingo —y en el que se intercambiaron más críticas que propuestas de frente a la ciudadanía—, movió muy poco las intenciones de voto de los capitalinos. La encuesta de febrero daba a Brugada, exalcaldesa de Iztapalapa, 16 puntos de ventaja sobre Taboada en las preferencias efectivas. Significa que, en un mes, la abanderada del oficialismo cayó un punto, aunque ese descenso no benefició al exalcalde de Benito Juárez, Taboada, que entre una y otra medición se mantuvo en 40%. La preferencia efectiva toma en cuenta solamente a los ciudadanos que mencionaron una de las tres opciones que aparecerán en la boleta el próximo 2 de junio. Heidi Osuna, directora de Enkoll, explica que se trata de una inclinación al voto que se mantendrá más o menos estable hasta el día de la jornada electoral, principalmente la preferencia de quienes apoyan a alguno de los dos punteros de la contienda. De hecho, tres de cada cuatro encuestados afirmaron que están seguros de que votarán como lo declararon en la encuesta; el mínimo restante dijo que podría cambiar el sentido de su sufragio.

Si se toma en cuenta la preferencia bruta —la que incluye a los indecisos y a quienes no respondieron—, la encuesta da a Brugada el 50% de ventaja, a Taboada el 36%, y a Chertorivski el 5%; aquí, los indecisos suman el 9%. Estas cifras, donde la diferencia entre primer y segundo lugar (14 puntos) es muy semejante a la que arroja la medición de la preferencia efectiva (15 puntos), muestra que el voto de los indecisos, a esta altura del proceso electoral, no hará alguna diferencia sustancial. La cifra de indecisos, sin embargo, se ha reducido entre febrero y marzo, al pasar de 13% a 9%, un efecto natural que acompaña la intensidad gradual de las campañas y la cercanía del día de la elección. Esos cuatro puntos de indecisos que señalaron por fin una opción se repartieron casi equitativamente entre los tres contendientes, según la encuesta.

Osuna explica que la preferencia bruta es un criterio más útil cuando la franja de los indecisos es muy grande —lo que, sin embargo, aclara, no se está observando en la elección de Ciudad de México—. “Es importante publicar la preferencia bruta porque hay momentos en donde los indecisos son muchos, o la gente que no declara preferencia es muy amplia, entonces puede deberse a una elección de miedo o a que ningún candidato les esté convenciendo”, afirma en entrevista. “Si nada más presentas la efectiva, pues tienes una parte de la fotografía. Es interesante ver a esa gente que no está dando una preferencia porque eso, al final del día, es una decisión, es una preferencia, te está contando una historia de la elección”, agrega.

La encuesta señala que, mientras Brugada y Taboada han mantenido un porcentaje de rechazo más o menos estable entre enero y marzo —la pregunta que se plantea es: “¿Por qué candidato nunca votaría?”—, en el caso de Chertorivski ha aumentado pronunciadamente. El rechazo al candidato de MC creció siete puntos, de 29% a 36%; el de Taboada aumentó uno, de 27% a 28%; y el de Brugada disminuyó uno, de 19% a 18%. El porcentaje de rechazo a Chertorivski puede no deberse tanto a su campaña o su trayectoria —colaboró en el Gobierno de Felipe Calderón y en el de Miguel Ángel Mancera en la capital—, sino al hecho de que han comenzado a perfilarse los indecisos y el voto útil en torno a alguna de las opciones que puntean la contienda.

Encuestados sobre cuál es el problema más urgente de la ciudad, los capitalinos refirieron, como en la medición anterior, el de la inseguridad, con un 58% de las menciones. Le siguió la falta de agua potable, un problema cada vez más acuciante ante el vaciamiento de los sistemas de agua que abastecen a la capital (11%). Luego se enlista el problema de la corrupción (8%), seguido de la economía y falta de empleos (4%) y el “mal gobierno” (4%). Los candidatos punteros tuvieron la oportunidad de presentar, en el debate del domingo, sus soluciones a los conflictos que afectan la vida de los ciudadanos, pero las propuestas fueron más bien pocas, en un encuentro que estuvo dominado por el cruce de ataques y acusaciones entre Brugada y Taboada.

Osuna considera que, más allá de las oportunidades que se dejaron pasar en el debate para convencer a los votantes, las preferencias a favor de la candidata oficialista y del abanderado opositor se han mantenido estables a lo largo del tiempo debido a que Ciudad de México está polarizada políticamente entre quienes simpatizan con Andrés Manuel López Obrador y quienes lo critican. La encuesta recoge, por ejemplo, que la aprobación a la gestión de López Obrador cayó ligeramente de febrero a marzo, tras las críticas del mandatario a la clase media de la ciudad. “Este fenómeno lo vimos en 2018 y en 2021. Son números muy estables. Lo que vimos en el debate es reflejo de cómo está la encuesta: Taboada le habla a su público, Brugada le habla al de ella. Muy poco de esos públicos se cruza. Seguramente hay un voto que se cruza, es decir, que en elecciones pasadas votó por la alianza PAN-PRI-PRD y ahora votará por Morena, o viceversa, pero creo que son los menos. Creo que esta elección va a ser más del nivel de la participación”, afirma la especialista.

La puntera y el segundo lugar están en plena lucha por ampliar o cerrar la brecha. La candidata presidencial de Morena, Claudia Sheinbaum, ha apostado por reforzar su presencia en la capital, en actos de campaña a los que invita invariablemente a Brugada, para darle impulso y visibilidad. Taboada ha integrado a su equipo estratégico a excolaboradores de Felipe Calderón —Javier Lozano, Ernesto Cordero y Roberto Gil— y ha reforzado su presencia en bastiones morenistas, al oriente de la ciudad. Los capitalinos han visto cómo se han tapizado sus calles de publicidad con los rostros de ambos candidatos; las cuadrillas de un equipo destrozan la propaganda del otro, y viceversa, y regresan las acusaciones mutuas. Quedan poco más de dos meses de campaña.

Suscríbase a la newsletter de EL PAÍS México y al canal de WhatsApp electoral y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país.

Sobre la firma

Zedryk Raziel
Reportero de EL PAÍS México, especialista en la cobertura de asuntos políticos y de corrupción. Licenciado por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Ha sido colaborador en el diario Reforma y el portal Animal Político. Es coautor de ‘El caso Viuda Negra’ (Grijalbo, 2022).
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_