_
_
_
_
_

Calma o remontada: hablan las estrategas de las tres candidaturas presidenciales

Las estrategas de las tres candidaturas explican sus apuestas en la planificación del principio de la carrera electoral. El equipo de Sheinbaum habla de “alegría”, mientras los de Gálvez y Álvarez Máynez enfocan sus mensajes en la inseguridad en el país

Kenia López Rabadán, Tatiana Clouthier y Laura Ballesteros
Kenia López Rabadán, Tatiana Clouthier y Laura Ballesteros.

Los planes de cada candidatura en el inicio de la campaña presidencial mexicana son un juego de contrastes. Algo casi inevitable dado que, al menos por ahora, hay una primera aspirante como clara favorita, una segunda que aún confía en la remontada y un tercero con apenas oportunidades reales de disputar el partido. Ante el pistoletazo de salida, los estrategas de las tres campañas se enfocan ahora en apuntar con una precisión quirúrgica en las fortalezas de sus candidatos y las debilidades de sus competidores. Claudia Sheinbaum, Xóchitl Gálvez y Jorge Álvarez Máynez se encuentran ya recorriendo México de punta a punta con la meta de captar el voto a su favor. Sus estrategas explican a EL PAÍS cómo planean conseguirlo en las primeras semanas de la campaña.

Tatiana Clouthier, vocera de la campaña de Claudia Sheinbaum, afirma que la estrategia electoral consiste en visitar en los próximos tres meses los 32 Estados del país, las principales ciudades y los municipios más poblados. “En precampañas, Sheinbaum le dio tres vueltas al país y ahora otra vez va a cubrir con mucho compromiso todo el territorio”. Clouthier comparte que la candidata presidencial atenderá, al menos, tres mítines al día, incluidos los fines de semana, una estrategia electoral extraída del manual de campaña de Andrés Manuel López Obrador, que en sus tiempos de candidato solía tener hasta seis eventos diarios, fiel a su creencia en la movilización popular directa y en el territorio. “El mensaje será esperanzador, alegre, un mensaje de cómo fortalecer lo que ya está construido y cómo hacer la segunda parte de esta Cuarta Transformación que se ha planteado al país”, afirma la portavoz.

Frente a la calma en la campaña de Morena, en el cuartel general de Xóchitl Gálvez se percibe el pulso de la remontada, aunque evitan dar importancia a las encuestas que no la favorecen. “Sabemos que no vamos contra Claudia Sheinbaum, vamos contra el aparato del Estado”, afirma en entrevista la senadora Kenia López Rabadán, jefa de la oficina de campaña de Gálvez. En la oposición se multiplican las voces que ven una “elección de Estado” y que denuncian la intromisión del presidente López Obrador, para impulsar la candidatura de Sheinbaum. “Estamos ante un Gobierno abrasivo y que utiliza recursos públicos para favorecer a su candidata”, señala López Rabadán. “Con todo eso, vamos a luchar y sabemos que vamos a ganar”.

Para las primeras dos semanas de la campaña, Gálvez se ha decantado por empezar por los bastiones panistas, con actividades en Yucatán y Querétaro, y alternar visitas a las ciudades más pobladas del país, donde se pondrá a prueba el alcance de su estrategia y su apuesta contra el miedo, la inseguridad y la violencia. “Se acabaron los abrazos a los criminales”, dijo la aspirante en Zacatecas, Aguascalientes y Guanajuato, donde dio el banderazo de salida de su campaña. “Vamos a devolver la paz y la tranquilidad al país”, prometió.

Sheinbaum, por su parte, hará mítines en las 16 alcaldías de Ciudad de México, no solo para dar impulso a la candidatura de Clara Brugada, que busca retener el Gobierno de la capital para el oficialismo, sino también para asegurar el triunfo en los 22 distritos electorales que constituyen la capital. Ciudad de México es el segundo padrón en importancia a nivel nacional —después del Estado de México— y es una plaza estratégica para conquistar la mayoría cualificada del Congreso en las elecciones legislativas que convergerán con la presidencial.

La jefa de la campaña oficialista afirma que el equipo de Sheinbaum toma con cautela las proyecciones de las encuestas y se pone como reto “salir a convencer todavía al 17% de indecisos”. Clouthier agrega que Morena no dedicará esfuerzos a intentar convencer al voto duro de la oposición. “Los que están claramente puestos con Xóchitl Gálvez, ahí se van a quedar. Y en su mayoría son quienes no están dispuestos ni siquiera a escuchar”, afirma.

La jefa de oficina de Gálvez explica que la candidata opositora escogió Fresnillo, la ciudad con la mayor percepción de inseguridad del país, como punto de partida de su campaña para empujar el eslogan “Por un México sin miedo”, su nuevo lema de campaña y su apuesta para recortar distancias con Sheinbaum. “Estamos viviendo un país ensangrentado, en el que lamentablemente se decidió abrazar a los delincuentes”, señala López Rabadán sobre la estrategia de seguridad del actual Gobierno, antes de que su candidata presentara sus propuestas de seguridad y se posicionara como la “candidata valiente” y que va a “tomar el toro por los cuernos”.

“Vamos a mandar un mensaje claro: que sí se puede vivir sin miedo, que sí se puede vivir con seguridad en México y que para eso necesitamos que Xóchitl Gálvez esté en la presidencia de la República”, plantea López Rabadán. El combate a la inseguridad, las críticas contra López Obrador y los dardos contra Sheinbaum han sido los grandes protagonistas en los primeros días de la campaña de la oposición. Primero, en un mitin con alta carga simbólica en Fresnillo. Después, en actos masivos en Guanajuato y Ciudad de México de este fin de semana. El mensaje ha detonado las críticas de sus rivales, pero ha resonado en su base de votantes y en el público que asistió a los actos en los Estados de Zacatecas, Aguascalientes y Guanajuato, donde el voto opositor ha sido históricamente fuerte.

La seguridad también será uno de los ejes de la campaña de Jorge Álvarez Máynez. Algo que quedó claro desde el lugar elegido para su primer mitin. Con la elección de Lagos de Moreno, uno de los más inseguros del país, buscó enviar dos mensajes: que el combate a la inseguridad es prioritario en su propuesta política y su rechazo a la militarización del país. “Verán una campaña disruptiva, fuerte que entrará a la escena electoral”, defiende Laura Ballesteros, recién nombrada coordinadora de campaña del candidato de Movimiento Ciudadano. En el equipo de Álvarez Máynez son conscientes de la distancia con la que parten, pero apuestan su destino a un supuesto desgaste de las dos coaliciones. En cuanto a la oposición, Ballesteros dice que “la gente no les compra la alianza, tienen 75% de rechazo. Esto le representa a Xóchitl [Gálvez] nadar con ropa mojada”. Y en cuanto a la coalición oficialista opina que “parece que el potencial de Sheinbaum está en la coalición que la representa pero a ella casi no la hemos escuchado”.

Clouthier, por su parte, insiste en marcar los tiempos sin prisas y urgencias. Explica que los 100 compromisos leídos por Sheinbaum en su evento de arranque de campaña, el viernes, delinean “el plan de hacia dónde caminamos” y avanza que, más adelante, “Sheinbaum irá presentando algunos temas del plan ya de una manera más explícita”.

López Rabadán anticipaba, minutos antes de dar el banderazo de salida de Xóchitl Gálvez en Fresnillo, una elección “ardua, de mucho trabajo” y atravesada por la violencia, que ya se ha saldado con la muerte de 14 políticos, incluso antes del inicio formal de la campaña. “Estaremos ante un gran reto: no sólo que los mexicanos salgan a votar con libertad, sino que los candidatos no pierdan la vida en el proceso electoral”, asegura la legisladora por el Partido Acción Nacional (PAN).

Denuncias de guerra sucia

La vocera de Sheinbaum reconoce la fuerza de la última marcha opositora que llenó el Zócalo y afirma que existen campañas de guerra sucia, y pone de ejemplo las filtraciones de la DEA sobre presuntos financiamientos del crimen organizado al movimiento de López Obrador y la campaña en redes con la etiqueta de “narcopresidente”. “Hay una realidad que estuvo en la marcha y hay una realidad que está en los bots. Son dos cosas distintas, para no confundir y no negar una ni negar la otra. Hay una campaña desde el exterior de alguna manera y pagada, no sabemos si aquí o allá, de casi un millón de dólares semanales y donde España y Argentina son los grandes proveedores de esto, aparte de cincuenta países más de los cuales salen estas cuentas; ese es un ejercicio y ya se ha denunciado, y hay que atenderlo y atacarlo. Y hay las personas reales que estuvieron en la marcha y que fortalecen el voto de Gálvez, que es muy válido y es valioso y es parte de las libertades y la democracia con la que contamos en este país”, explica.

Suscríbase a la newsletter de EL PAÍS México y al canal de WhatsApp y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país.


Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_