Un nuevo grupo de inversionistas rescatará a Aeroméxico con más de 1.700 millones de dólares

El plan de reestructura de la aerolínea prevé una ampliación de capital y una emisión de deuda

Flota aérea de Grupo Aeromexico en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.
Flota aérea de Grupo Aeromexico en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.Cesar Rodriguez (Bloomberg)

Aeroméxico está a semanas de recibir un nuevo balón de oxígeno para operar. La aerolínea mexicana ha presentado ante la Corte de Nueva York su plan de reestructura financiera que contempla la inyección de 1.725 millones de dólares entre capital y deuda. El plan consiste en la venta de 1.187 millones de dólares de nuevas acciones y una nueva emisión de deuda por 537.5 millones de dólares. Este nuevo financiamiento será aportado por inversionistas mexicanos y fondos que ya eran acreedores de Aeroméxico como los fondos estadounidenses The Baupost Group, Silver Point Capital, Oaktree Capital Management e Invictus Global Management, y por Delta Airlines.

Ante el desplome de sus operaciones por el inicio de la pandemia, en julio del año pasado la empresa se adhirió voluntariamente al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos, en ese entonces la aerolínea recibió un préstamo por 1.000 millones de dólares del fondo de inversión Apollo Global Management. Ahora, se prevé que esta nueva inyección de recursos sirva para reestructurar dicha deuda. Tras 15 meses de negociaciones y acuerdos con trabajadores, proveedores y acreedores, Aeroméxico está por entrar en la recta final de su reorganización financiera, la cual tendrá que ser aprobado por la mayoría de los acreedores los últimos días de noviembre próximo.

“Si bien Aeroméxico tiene elevados niveles de apalancamiento, actualmente ya tiene una operación mucho más sólida e incluso le ha ayudado la salida de Interjet. Aunque la empresa todavía tiene muchas obligaciones pendientes está mejor de como estaba hace un año y está la expectativa de que haya una recuperación”, explicó Brian Rodríguez, analista de Grupo Financiero Monex. Este plan valúa a Grupo Aeroméxico en 5.400 millones de dólares, una valuación que según Rodríguez es favorable y refleja la confianza que se está recuperando en la compañía tras el punto más álgido de la pandemia en el país.

A diferencia del año pasado, este nuevo plan para recibir inyección de capital no contempla el compromiso de una nueva reducción de personal. Al 30 de junio de 2021, Aeroméxico contaba con 12.868 empleados, esta cifra supone una disminución de 1.924 empleados desde que se acogieron al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras.

De acuerdo con el documento presentado en Nueva York, la aerolínea planea salir de la crisis derivada del coronavirus el siguiente año. Según sus proyecciones, en 2022 tendrá una ganancia neta de aproximadamente 26 millones de dólares y una afluencia de casi 26 millones de pasajeros. Para 2025, Aeroméxico planea generar ingresos netos por hasta 379 millones de dólares transportando más de 32 millones de personas al año. La compañía espera en los próximos cuatro años incrementar su flota aérea al pasar de 118 a 154 aviones.

Pese a las cifras de recuperación, la empresa también reconoce como amenazas la existencia de nuevas variantes de la covid-19, nuevas restricciones de movilidad entre países por la covid-19 y por la degradación en la evaluación de seguridad aérea de la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos. En mayo pasado, la FAA (por sus siglas en inglés) dio a conocer que México no cumplía con los estándares internacionales de seguridad aérea y por ello pasó a que, en consecuencia, pasa a ser uno de tan solo ocho países en el mundo con categoría 2, una decisión que impide que las aerolíneas mexicanas amplíen su negocio en EE UU, su principal mercado en el extranjero. “Aeroméxico depende del Gobierno mexicano para mantener la categoría 1 para que la compañía pueda establecer nuevas rutas a Estados Unidos, aumentar la frecuencia, de operaciones en esas rutas, o aumentar el número de aeronaves que sirven esas rutas, y compartir códigos con aerolíneas de EE. UU”, advierte la empresa en su plan de reestructura.

Aeroméxico vivirá momentos cruciales en las próximas semanas. El próximo 21 de octubre se realizaría la audiencia para escuchar objeciones a su proyecto de reestructura y si la Corte de Nueva York no modifica el calendario se espera la audiencia final de aprobación para el 29 de noviembre.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Karina Suárez

Es corresponsal de EL PAÍS en América, principalmente en temas de economía y sociedad. Antes trabajó en Grupo Reforma. Es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS