_
_
_
_
_

Asesinado en León el activista Adolfo Enríquez Vanderkam

El abogado, que ya había advertido que recibía amenazas, denunciaba los crímenes y delitos que se cometían en Guanajuato. Fue atacado a balazos en una taquería

El activista Adolfo Enríquez Vanderkam
El activista Adolfo Enríquez Vanderkam, en una imagen de sus redes sociales.

El activista Adolfo Enríquez Vanderkam ha sido asesinado el martes en la noche en León, Guanajuato. El abogado, que ya había advertido en muchas ocasiones que estaba siendo amenazado, fue atacado a balazos mientras cenaba en una taquería. Un menor, de 17 años, que estaba con él también resultó herido y fue trasladado al hospital. Enríquez se dedicaba a denunciar los crímenes y delitos que se cometían en León. Uno de sus últimos casos más impactantes fue el feminicidio de Milagros Montserrat, quien fue apuñalada en plena calle. El activista fue quien difundió el 10 de agosto el video de su asesinato, que llevó a la captura de su agresor. Tanto abogados de derechos humanos como vecinos de León han lamentado en redes sociales el crimen contra el activista.

El martes a las 14.55 horas, Adolfo Enríquez escribió en Facebook: “En la colonia Las Margaritas, homicidio doloso número 55 en lo que va de noviembre en León”. El activista llevaba un conteo minucioso de los asesinatos en esta ciudad de 1,5 millones de habitantes. Horas más tarde, el abogado se convertiría en el número 56 de una lacra violenta que no cesa en México, donde se registran de media 82 asesinatos al día, más de 30.000 cada año.

Alrededor de las 10 de la noche, cuando Enríquez terminaba de cenar en la taquería América, cercana al Arco de la Calzada, en el centro de León, llegó un hombre que disparó varias veces contra el activista y después huyó a bordo de un vehículo. De momento, no se tiene información sobre su paradero. La Fiscalía de Guanajuato solo ha señalado que “se ha asignado un grupo operativo y forense especial para que esclarezca y detenga a los responsables”. La alcaldesa de León, Alejandra Gutiérrez, ha escrito en sus redes sociales: “Desde la Secretaría de Seguridad estamos trabajando de manera coordinada con la Fiscalía para facilitar las investigaciones y contribuir al pronto esclarecimiento de este trágico suceso”.

Hace solo cuatro días que el activista había advertido en su cuenta de Facebook, donde tenía más de 270.000 seguidores, que había sido amenazado por el grupo Dentalix, a raíz de una denuncia que había hecho en redes sociales de que la empresa “cobra de forma violenta y arbitraria por servicios que nunca se realizaron”. “Me mandó mensaje el apoderado legal de Dentalix, un tal licenciado Valdemar Eleazar, amenazándome y queriendo intimidarme por haber hecho público las transas de dicha empresa. Ni tengo miedo ni me retracto, reservándome el derecho de denunciar a ese supuesto abogado, que con su actitud violenta sólo me confirma las formas agresivas que emplea para los cobros. Hago responsable a la empresa Dentalix (Corporativo Dental Foka SC) de lo que pueda ocurrir a mi persona”, escribió el 17 de noviembre.

Procedente de una familia de políticos, su hermana Mayra Enríquez —quien falleció en 2017— fue legisladora del PAN, Enríquez se presentaba en sus redes sociales como “activista, exigiendo un país de leyes, donde el que la haga, la pague”: “Amo a los animales y creo firmemente que la verdad nos hará libres”. El abogado, ya en retiro, subía imágenes de delitos, desde robos hasta homicidios, y también de actos de corrupción como forma de presión para las autoridades.

Criticaba de forma frecuente la ineficiencia de la Fiscalía de Guanajuato porque no actuaba a pesar de que tener nombres, fotografías y domicilios de delincuentes. También cuestionó fuertemente al Gobierno del alcalde panista de León (2015-2021), Héctor López Santillana. En una entrevista con Página Central, explicó que recibía las comunicaciones por su canal de WhatsApp y Telegram, y que garantizaba el anonimato del denunciante: “Los videos se suben con la intención de si es un robo dar con el responsable, si es asesinato es dar con el responsable, esa es la finalidad”.

Así fue el caso de Milagros Montserrat, cuyo feminicidio conmocionó al país. El activista publicó el video y también los datos del agresor, que sí fue finalmente detenido. Sus seguidores aseguraban que muchos criminales fueron apresados gracias a la actividad de Enríquez en redes sociales. Además, el activista trabajaba en un centro de terapéutico de apoyo a jóvenes con problemas de adicción a las drogas, ubicado en la colonia San Juan de Dios, en el centro de León.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Beatriz Guillén
Redactora de EL PAÍS en México. Trabaja en la mesa digital y suele cubrir temas sociales. Antes estaba en la sección de Materia, especializada en temas de Tecnología. Es graduada en Periodismo por la Universidad de Valencia y Máster de Periodismo en EL PAÍS. Vive en Ciudad de México.
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_