_
_
_
_
_

Buendía, Demotecnia, Mercaei y Heliga: las firmas contratadas por Morena para levantar su encuesta presidencial

El partido en el Gobierno contrató cuatro empresas especializadas mediante un sorteo a fin de dar confiabilidad a su proceso interno de definición de la candidatura presidencial

Candidato presidencial Morena
Alfonso Durazo y Mario Delgado durante una rueda de prensa en la que explicaron el proceso de la encuesta, el pasado 28 de agosto.José Méndez (EFE)

Buendía y Asociados, De las Heras Demotecnia, Mercaei y Heliga Consultores son las cuatro empresas demoscópicas contratadas por Morena para que levanten la encuesta con la que el partido definirá a su candidato o candidata presidencial, según ha confirmado EL PAÍS a través de dos representantes de las corcholatas. El trabajo de las firmas es aplicar “encuestas espejo” con la metodología y reglas definidas por la Comisión de Encuestas de Morena, que hará levantamiento oficial. En total, las empresas y el partido aplicarán 12.000 cuestionarios en vivienda a nivel nacional, entre el 30 de agosto y el 4 de septiembre, para revelar el resultado —que será inapelable— el 6 de septiembre.

La selección de las firmas demoscópicas propició un conflicto en la mesa de representantes de las corcholatas, que es como se conoce a los aspirantes morenistas. La dirigencia eligió a las encuestadoras mediante un sorteo de entre las que propusieron los propios aspirantes, el pasado 17 de agosto. En esa primera reunión, Mercaei no había sido seleccionada. Allí, originalmente, mediante el sorteo, la representación de la exjefa de Gobierno de Ciudad de México Claudia Sheinbaum colocó a Buendía; el exsecretario de Gobernación Adán Augusto López puso a Heliga; el senador Manuel Velasco incluyó a Demotecnia y el senador Ricardo Monreal colocó a la agencia británica Reuters, según ha logrado confirmar este periódico.

La reunión se tornó tensa porque, por un lado, el exsecretario de Exteriores Marcelo Ebrard no logró incluir alguna de sus propuestas. Además, dos de las firmas que sí fueron seleccionadas —Buendía y Demotecnia— estaban incluidas en una lista negra que, a juicio de los representantes de Ebrard y Adán Augusto, no debían participar, por haber publicado estimaciones muy inexactas en procesos electorales pasados. Incluso, en la mesa misma de negociación, esos representantes acusaron que Velasco pactó con Sheinbaum y propuso una encuestadora que ha beneficiado a la exmandataria capitalina en sus mediciones de intención del voto, de modo que Sheinbaum, en los hechos, habría logrado colocar dos firmas en vez de solo una.

La representante de Ebrard, Malú Mícher, no suscribió el acuerdo de selección de las compañías que estarían encargadas de la “encuesta espejo”. En medio de la crisis, y para evitar una ruptura, el representante del senador Monreal, Alejandro Rojas, anunció que el legislador retiraría su propuesta, Reuters, para ceder su lugar a Ebrad. Así fue que el excanciller logró incluir a la empresa Mercaei, de acuerdo con las fuentes consultadas.

El levantamiento de la encuesta ha transitado en medio de dificultades. El excanciller Ebrard ha sido el más activo denunciante de irregularidades en el proceso, que incluyen errores en los traslados, falta de papeletas y de urnas, y ausencia de representantes. Ante las dificultades, la dirigencia morenista autorizó que el ejercicio se extendiera un día más, hasta el 4 de septiembre.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Zedryk Raziel
Reportero de EL PAÍS México, especialista en la cobertura de asuntos políticos y de corrupción. Licenciado por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Ha sido colaborador en el diario Reforma y el portal Animal Político. Es coautor de ‘El caso Viuda Negra’ (Grijalbo, 2022).
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_