_
_
_
_

Guillermo Del Toro gana el Oscar a mejor película de animación por su ‘Pinocho’

Esta es la tercera estatuilla para el director mexicano después de las dos obtenidas en 2017 con ‘La forma del agua’

Guillermo del Toro y Mark Gustafson reciben la estatuilla.Foto: AFP | Vídeo: Reuters
Luis Pablo Beauregard

Pinocho de Guillermo del Toro ganó este domingo el Oscar a mejor película de animación. El director mexicano obtuvo de esta forma la tercera estatuilla de su trayectoria. Lo hizo con lo que él mismo ha llamado una de sus obras más personales. Basada en un clásico literario, que traslada a Italia durante el fascismo, le ha permitido profundizar en algunos de los temas que ha tocado en sus películas, como la relación entre padres e hijos. Después de haberse hecho un nombre en Hollywood como el maestro de los monstruos, el cineasta se ha consagrado gracias a la marioneta de madera más famosa del cine.

El viaje de Del Toro (Guadalajara, México, 58 años) ha sido uno de vuelta al origen. La cinta, que codirige junto a Mark Gustafson, está realizada en stop motion, que permite simular el movimiento de las figuras gracias a una fotografía cuadro a cuadro. Es la misma técnica con la que el cineasta experimentó en sus primeros cortometrajes. De hecho, pensó hacer su primer largometraje de esta forma, con personajes de arcilla y plastilina. Pero alguien vandalizó el estudio de animación y destruyó los títeres que había construido junto a su socio mientras ambos veían Viridiana. “Hoy el stop motion está vivo y bien”, dijo Gustafson, quien agradeció a Del Toro ser la génesis del proyecto y también de “su problema con la bebida”, bromeó.

Este debut en stop motion llegó de la mejor forma posible. Fue con una producción de Netflix en la que el director tuvo a su disposición la mejor tecnología y los mejores artesanos de la animación en Portland (Estados Unidos), Manchester (Reino Unido) y Guadalajara, la ciudad natal del cineasta. “El stop motion está en extinción permanente porque toma mucho tiempo, toma mucho esfuerzo y es todo físico”, afirmó el director hace unos meses. El rodaje con las marionetas se prolongó durante 1.000 días. Este es el primer premio en la categoría de animación para Netflix. La película se estrenó en la plataforma en diciembre.

Guillermo del Toro sostiene y muestra la estatuilla del Oscar.
Guillermo del Toro sostiene y muestra la estatuilla del Oscar.MIKE BLAKE (REUTERS)

A lo largo de la campaña hacia los Oscar, el director mexicano abanderó una cruzada en defensa del gremio de quienes se dedican a la animación, un mensaje que repitió con la estatuilla en la mano. “La animación es cine, no es un género. Está para llegar al siguiente nivel, por favor, ayúdennos, manténganla presente en sus conversaciones. Animar es dar alma a algo que no la tiene. Es el vehículo perfecto para abordar las grandes cuestiones del universo”, señaló el cineasta en el teatro Dolby de Los Ángeles. Del Toro reiteró este mensaje durante toda la campaña hacia el Oscar: la animación no es un género para niños, es un medio para contar historias.

Del Toro ya tenía una larga experiencia en el campo, en el que había apostado por otras técnicas. Es productor y director de las series Trollhunters y Cuentos de Arcadia para el estudio Dreamworks. Sus palabras tuvieron mucho eco entre quienes se dedican a este género. A finales de febrero ganó el Annie, considerado el Oscar de la disciplina. “Puedo decir que deseaba mucho este maldito premio. ¡Es el más bello del mundo!”, dijo en la ceremonia organizada por la Asociación Internacional de Cine de Animación. “Pinocho fue hecha por artistas, y los animadores fueron tratados como el elenco y no como técnicos”, añadió después de llevarse el gran premio de la asociación, lo que aumentó las posibilidades de triunfo en los Oscar.

Momentos después de ganar el nuevo Oscar, Del Toro ha dicho que seguirá apoyando el talento creativo mexicano en el festival de animación de Annecy, en Francia, que dedicará este año su edición al país norteamericano. “La arena en la que puede competir México es la creatividad y el talento artístico”, ha señalado el cineasta, quien tiene un programa de becas para quienes se dedican a la animación.

Esta era la sexta nominación para Del Toro, uno de los llamados “tres amigos mexicanos” que han triunfado en Hollywood durante las dos últimas décadas. Su primera aparición en los reconocimientos más famosos del cine fue en 2006, cuando fue nominado por el guion de El laberinto del fauno, que inauguró una trilogía sobre la guerra que Pinocho clausura ahora. Junto a Alfonso Cuarón y Alejandro González Iñárritu, Del Toro protagonizó un lustro incomparable entre 2013 y 2018. Entre los tres compartieron cinco premios a la mejor dirección de seis nominaciones. También se llevaron en el mismo periodo dos estatuillas de mejor película. En 2017, Del Toro conquistó estos galardones con La forma del agua. En aquella ceremonia solo perdió en mejor guion. Su presencia ha sido constante en los premios de la Academia desde entonces. El año pasado estuvo presente en la gala gracias a El callejón de las almas perdidas, aunque se fue a casa con las manos vacías.


Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Luis Pablo Beauregard
Es uno de los corresponsales de EL PAÍS en EE UU, donde cubre migración, cambio climático, cultura y política. Antes se desempeñó como redactor jefe del diario en la redacción de Ciudad de México, de donde es originario. Estudió Comunicación en la Universidad Iberoamericana y el Máster de Periodismo de EL PAÍS. Vive en Los Ángeles, California.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_