_
_
_
_

La CRE libera más de 500 permisos para gasolineras en 2022, la cifra más alta de los últimos cinco años

El regulador energético mexicano acelera la emisión de licencias para operar estaciones de servicio. La paraestatal Pemex detenta más del 80% de las nuevas autorizaciones

trabajador sostiene una bomba de combustible en una gasolinera de Petróleos Mexicanos en Naucalpan, Estado de México, en agosto de 2022.
Un trabajador sostiene una bomba de combustible en una gasolinera de Petróleos Mexicanos en Naucalpan, Estado de México, en agosto de 2022.Luis Antonio Rojas (Bloomberg)
Karina Suárez

Tras un impasse de más de un año, el regulador energético mexicano reactivó la emisión de permisos para operar gasolineras en México y cerró este año con un total de 512 nuevas autorizaciones, la mayor cifra de los últimos cinco años. En la última sesión del año de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) se aprobaron 62 permisos para nuevas estaciones de servicio, superando la meta de 500 permisos para estaciones de servicio que se había fijado en meses previos. De estas nuevas licencias, más de un 80% corresponden a gasolineras a favor de la paraestatal Pemex, y el resto, menos de 100, se han avalado a favor de los privados como Repsol, Shell, Mobil, entre otras.

En su último día de sesiones del 2022, esta semana, la CRE avaló 62 permisos adicionales para operar estaciones de servicio de los 450 que llevaba a partir de septiembre pasado, cuando comenzó a pisar el acelerador y a liberar las resoluciones que habían estado rezagadas desde el comienzo de la crisis sanitaria por la covid-19. Por escrito, la Comisión defendió que no se ha detenido el proceso de emisión de permisos, solo se ha hecho una “evaluación exhaustiva” de cada trámite. “Ha sido un proceso de análisis exhaustivo por cada solicitud de permisos con la finalidad de que los permisionarios cumplan con la documentación y requisitos aplicables vigentes. Adicionalmente, se hace un análisis de la cobertura del mercado”, refirió la CRE. El organismo añadió que este proceso de mejora continua en la gestión de autorizaciones permanecerá durante 2023.

Fluvio Ruiz, exconsejero de Pemex y especialista del sector energético, confía en que una vez alcanzada esta cifra continúe el ritmo de desahogo de permisos rezagados. “Yo creo que se entendió que hay un límite para esta política de no respuesta a las solicitudes (de gasolinerías)”, menciona. Por otro lado, precisa que aunque Pemex se ha recuperado de manera muy significativa el mercado de combustibles, lo cierto es que la petrolera estatal está en una paradoja de producir más, pero también pierde más, debido a que no alcanza a recuperar en todas las zonas los costes asociados debido a la política de subsidios en los combustibles implementada en este Gobierno para atajar la inflación.

Hasta septiembre de este año, un total de 6.867 estaciones de servicio operaban bajo la franquicia de Pemex. Desde que se abrió el mercado de combustibles en 2016, las franquicias de Pemex pasaron de 11.632 en 2017 a 6.867 en 2022: una pérdida del 41% del mercado de estaciones de servicio. En el país, más de 11.500 estaciones de servicio son abastecidas por Pemex, aunque no sean franquicias o estaciones propias. De acuerdo con cifras de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) hasta el mes de octubre del 2022 había en el país 13.079 estaciones de servicio en México, es decir, que Pemex abastece al 88,6% de las gasolineras del país.

Ruiz detalla que la recuperación del porcentaje de participación de Pemex en el abasto de estaciones de servicio, se refleja en un mayor volumen de combustibles vendido. “A través de su propia producción e importaciones, de enero a septiembre de este año, Pemex satisfizo alrededor del 85% del consumo nacional de gasolinas y casi 80% del de diesel. Y, sin embargo, Pemex pierde dinero en este terreno, en lo que parece una redición de la persistente y contradictoria”, comenta. La petrolera estatal reportó una pérdida neta de 52.033 millones de pesos (unos 2.584 millones de dólares) de julio a septiembre de 2022.

La Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo) manifestó que la cifra de más de 500 permisos es una señal muy optimista tras dos años muy difíciles por la falta de permisos y la reducción brutal en la demanda de gasolina debido a la pandemia. “Hemos ido de menos a más y eso es justamente el motivo del optimismo. Se está trabajando, tomando en cuenta que se necesita reactivar la economía, la actividad productiva en general, la movilidad. Entonces ya viene en una correspondencia también la velocidad de la tramitología. Y eso es lo que estamos viendo. Básicamente que con una tendencia que esperemos continúe”, refiere la organización.

La Onexpo explica que aunque la mayoría de las estaciones de servicio son de la marca Pemex, estás son operadas a través del esquema de franquicia por privados. El organismo reconoce que Pemex está instrumentando una política comercial y están ofreciendo incentivos para atraer más franquiciatarios. “Eso es perfectamente válido en un mercado abierto y competitivo. Y con esta reconfiguración también hay empresas que van y cambian de marca y se vuelven marca o bandera blanca o pasan a ser parte de cadenas comerciales o como lo conocemos también más arriba, los grandes internacionales”, explica.

Las voces del sector advirtieron desde principios de este año su descontento por el impasse en el que se encontraba el sector en el que llegaron a acumularse, pero llegaron a acumularse más de 900 solicitudes pendientes de resolución desde 2020. Las quejas se empezaron acumular en las ventanillas del regulador energético mexicano, tanto de los jugadores nacionales, también a los extranjeros, principalmente de Estados Unidos.

Los resultados de 2022 solo han sido superados por los de 2016, cuando se otorgaron 679 licencias. Un año después, en 2017, la CRE otorgó apenas 351 permisos. En el primer año de este Gobierno, el regulador liberó 416 autorizaciones, cifra similar a 2019 con 407 permisos, para los dos años siguientes con una pandemia de telón de fondo, los resultados cayeron drásticamente con 175 y 115 permisos, en 2020 y 2021.

Bajo la Administración actual, la CRE se ha visto debilitada desde varios frentes. López Obrador ha atacado en reiteradamente a los órganos autónomos como el regulador energético. En varias conferencias en Palacio Nacional, el presidente ha cargado contra el regulador energético asegurando que la institución se creó para defender intereses privados. El siguiente año, el organismo contará con un presupuesto de 269,3 millones de pesos, unos 12,7 millones más de los que le fueron aprobados en 2022.

La paralización por la que estuvo durante meses el regulador energético en la liberación de permisos para gasolineras coincidió con el bloque de autorizaciones para operar nuevas plantas eléctricas. Desde el año pasado a la fecha, el organismo ha negado un puñado de permisos solicitados por generadores eléctricos privados. Los expertos y los empresarios ven en estos obstáculos a la operación de plantas particulares, evidencia de que el organismo, supuestamente autónomo, está alineado con el intento del presidente Andrés Manuel López Obrador de limitar la participación privada en el sector para fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Karina Suárez
Es corresponsal de EL PAÍS en América, principalmente en temas de economía y sociedad. Antes trabajó en Grupo Reforma. Es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_