_
_
_
_

‘Alito’ Moreno extiende su mandato en el PRI hasta que concluyan las elecciones de 2024

El polémico dirigente impone una reforma a los estatutos del partido que le garantizan permanecer más tiempo en el cargo y definir las candidaturas hacia el proceso electoral más grande de la historia mexicana

Alejandro Moreno Cárdenas durante el Consejo Político Nacional del PRI.
Alejandro Moreno Cárdenas durante el Consejo Político Nacional del PRI.Cuartoscuro/Cortesía
Zedryk Raziel

El presidente del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, impuso una reforma a los estatutos del partido para extender su dirigencia hasta que concluya el proceso electoral de 2024, en el que se renovarán la Presidencia de la República, las dos Cámaras del Congreso y cientos de cargos en todos los Estados del país. El polémico dirigente aprobó las reformas mediante una aplanadora del Consejo Político Nacional que es fiel a su dirigencia y del que se ausentaron prominentes priistas que han sido críticos suyos, como los senadores Miguel Ángel Osorio Chong y Claudia Ruiz Massieu, y quienes también son aspirantes a candidatos presidenciales. Con las modificaciones estatutarias, Alito Moreno se abroga el enorme poder de formar alianzas con otros partidos y definir las candidaturas que contenderán en el proceso electoral más grande en la historia de México.

Moreno Cárdenas fue electo presidente del partido para un periodo que concluye el 18 de agosto de 2023. No obstante, este lunes, el Consejo Político Nacional reformó el artículo 83 de los estatutos, fracción 37, que hasta ayer establecía que un dirigente puede prorrogar su periodo cuando la etapa para renovar su mandato concurra con un proceso electoral”. El consejo aprobó añadir una línea: “o dentro de los 90 días hábiles previos a este”. El proceso electoral dura desde su inicio –actualmente comienza en septiembre del año previo a la votación– y hasta que el Tribunal Electoral federal califique los resultados, algo que normalmente ocurre meses después de la emisión de los sufragios.

La modificación al estatuto del PRI aprovecha un nuevo elemento de la ley que deriva del recién aprobado “plan B” de la reforma electoral del presidente Andrés Manuel López Obrador (que está pendiente de promulgación por el Ejecutivo federal). Como parte de ese paquete de reformas, en el artículo 225 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales se estableció que el inicio del proceso electoral se pase de septiembre a la tercera semana de noviembre del año previo al de los comicios. La reforma del “plan B” implica que el inicio de la elección federal de 2024 se retrase dos meses. Para salvar ese desfase, Alito Moreno se cubrió las espaldas con la línea de los 90 días previos al inicio del proceso electoral. En los hechos, podrá permanecer en la dirigencia del PRI hasta finales de 2024.

La reforma para Alito fue aprobada con 458 votos a favor y cero en contra, una evocación al pasado del PRI, a la unanimidad de la mano alzada, a los tiempos del partido único. Cuadros priistas lo criticaron por haber impulsado la reforma estatutaria en el seno del Consejo Político Nacional y no en la Asamblea Nacional, el máximo órgano de decisión del partido. El senador Osorio Chong, que fue secretario de Gobernación de Enrique Peña Nieto, consideró que se trata de una “reforma a la medida” y anunció que la impugnará ante el Tribunal Electoral federal. “Hace unos meses Alejandro Moreno aseguró a expresidentes y a la militancia que no buscaría prorrogar su dirigencia; hoy convoca al Consejo Político Nacional para hacer lo contrario. Ahora que el inicio del proceso electoral pasará de septiembre a noviembre, pretende ampliar su periodo más allá del 18 de agosto de 2023. Morena tuvo su reforma electoral a modo y Alito quiere la suya”, escribió a través de Twitter. La senadora Claudia Ruiz Massieu, que también fue funcionaria en el sexenio de Peña Nieto, calificó la reforma estatutaria de “capricho”. “Nos dijiste, Alito Moreno, que no te quedabas en la dirigencia del PRI más allá del 19 de agosto de 2023. ¿Vas a cumplir?”, cuestionó a través de la red social.

Alito Moreno, que ha sido investigado por enriquecimiento ilícito y ha puesto la alianza del PRI con el PAN y el PRD al borde de la ruptura por sus negociaciones secretas con Morena, cargó contra sus críticos al interior del partido, a los que acusó de dividir, calumniar y minar su dirigencia. También lanzó una piedra a los que, además, fueron presidentes del PRI –como Ruiz Massieu­– y que dejaron al partido en un deterioro financiero, según dijo. “Entiendo, pero no comparto, que haya quienes gusten de minarnos desde adentro, quienes hacen trabajo de zapa sin saberlo, aun sabiéndolo. Muchos de ellos pretenden una sustitución que los favorezca a pesar de que han regateado o evadido su contribución plena a nuestro instituto político. En el PRI todos nos conocemos, sabemos quiénes son los que pretenden dividir, los que pretenden calumniar, los que salen a declarar públicamente para dañar al partido”, ha dicho Moreno Cárdenas.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Zedryk Raziel
Reportero de EL PAÍS México, especialista en la cobertura de asuntos políticos y de corrupción. Licenciado por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Ha sido colaborador en el diario Reforma y el portal Animal Político. Es coautor de ‘El caso Viuda Negra’ (Grijalbo, 2022).

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_