_
_
_
_
_

López Obrador defiende su “plan B” de la reforma electoral: “La Corte decidirá si es inconstitucional”

La oposición ha anunciado que llevará las nuevas leyes ante el máximo tribunal mexicano. El presidente afirma que su reforma no viola la Constitución

López Obrador durante su conferencia de prensa matutina de este viernes.
López Obrador durante su conferencia de prensa matutina de este viernes.Presidencia de México (EFE/Presidencia de México)

El presidente Andrés Manuel López Obrador es consciente de que se verá en tribunales con la oposición luego de que el Congreso aprobó su “plan B” de la reforma electoral. “Se aprobó la ley, agradezco a los legisladores, y ahora pasa a la Suprema Corte de Justicia, ahí van a decidir si es inconstitucional o no, pero no hay absolutamente nada que altere los procedimientos legales”, ha dicho el mandatario en su conferencia de prensa diaria en Palacio Nacional. El Congreso federal aprobó el jueves las reformas mediante las que López Obrador busca reducir la estructura del Instituto Nacional Electoral (INE) y sus facultades de sanción. Los partidos de la oposición han advertido de que acudirán al máximo tribunal mexicano para controvertir las reformas, que califican de inconstitucionales.

La reforma electoral impulsada por Palacio Nacional tuvo un trayecto zigzagueante en el Congreso. López Obrador pretendía originalmente cambios a la Constitución en busca de una reforma de gran calado al sistema electoral mexicano. Su partido, Morena, no logró negociar con la oposición su voto a favor de ese proyecto, que era el “plan A” del Gobierno y para cuya aprobación se requería del voto calificado en el Congreso, es decir, que las tres cuartas partes de los legisladores dieran su aprobación. El mandatario federal envió entonces un “plan B” al Legislativo: un conjunto de reformas, ya no a la Constitución, sino a leyes secundarias, para las que se necesita solo el voto de la mayoría simple en las Cámaras, que Morena y sus aliados del Partido Verde y el Partido del Trabajo reúnen sin problema. El “plan B” fue aprobado este jueves, al filo del cierre del periodo ordinario de sesiones del Congreso.

La oposición ha señalado que algunas modificaciones legales trastocan el orden constitucional y ha anunciado que acudirá a la Suprema Corte de Justicia. Incluso un peso pesado dentro del propio partido del presidente, Ricardo Monreal, coordinador de Morena en el Senado de la República, votó en contra del “plan B” el miércoles, luego de señalar que en el paquete de reformas existían cambios que atentan contra la Constitución. López Obrador tomó nota del voto de Monreal, abierto aspirante a la candidatura presidencial, pero dijo que no habrá una purga dentro de su partido contra los militantes disidentes.

El mandatario celebró la aprobación de sus reformas, pero no perdió la oportunidad de criticar a la oposición por impedir el “plan A”. “Yo creo que fue un avance importante que se aprobara esta reforma en la Cámara de Diputados. Agradezco mucho a los diputados que votaron a favor de esta reforma, aun con las limitantes, porque no se logró una reforma constitucional, porque lo impidieron los conservadores, antidemocráticos y corruptos, de eso no tengo duda, fue un bloqueo sin ninguna justificación, no fue una actitud racional, fue una actitud politiquera”, dijo.

López Obrador criticó la consigna de la oposición de que “el INE no se toca”. “No podíamos dejar el precedente de que una institución al servicio de minorías, de una oligarquía que se sentían dueños de México, se mantuviese sin ningún cambio, y que quedara establecida la consigna de que ‘al INE no se le toca’. En una democracia nadie puede ser intocable. El autoritarismo sí plantea que no se puede tocar al intocable, pero en la democracia es la voluntad del pueblo, y el pueblo tiene en todo momento el derecho a cambiar la forma de su gobierno, el pueblo es el soberano, manda, decide. Por eso decidimos enviar la incitativa de reforma electoral”, justificó el mandatario.

El presidente sostuvo que el movimiento opositor distorsionó la información sobre los alcances de su reforma electoral. “Hubo gente de buena fe que se dejó manipular, les metieron en la cabeza que buscábamos apoderarnos del INE, que íbamos nosotros a manejar el padrón electoral y que el propósito era que yo me reeligiera o que no se permitiera la democracia. Puras mentiras, porque son muy calumniadores y falsarios los conservadores, e hipócritas, porque en apariencia son gentes de bien, con una moral, pero es en apariencia, fingen”, refirió.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Zedryk Raziel
Reportero de EL PAÍS México, especialista en la cobertura de asuntos políticos y de corrupción. Licenciado por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Ha sido colaborador en el diario Reforma y el portal Animal Político. Es coautor de ‘El caso Viuda Negra’ (Grijalbo, 2022).

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_