México declara su primer caso de viruela símica

El contagiado es un hombre que reside en Nueva York y está aislado y estable en un centro sanitario de Ciudad de México

Lesiones provocadas por la viruela símica en un paciente en la República Democrática del Congo durante la etapa de recuperación de la enfermedad.
Lesiones provocadas por la viruela símica en un paciente en la República Democrática del Congo durante la etapa de recuperación de la enfermedad.Smith Collection/Gado (Getty Images)

México ha declarado su primer caso en el país de la viruela símica. Se trata de un hombre de 50 años que reside habitualmente en Nueva York y quien probablemente se contagió en Holanda. Así lo ha comunicado el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, en un tuit. El afectado está siendo atendido en un hospital de Ciudad de México y se encuentra estable y en aislamiento preventivo. “Esperemos que se recupere sin complicaciones”, ha escrito Gatell. Y ha recordado que esta viruela solo se transmite por contagio directo entre personas, pero no se propaga por el aire, agua o los alimentos. “La eficiencia del contagio es baja, por lo que generalmente se dan casos aislados o pequeños brotes, no epidemias generalizadas”, ha querido tranquilizar el subsecretario.

La viruela símica mantiene en alerta al mundo, donde ya se han dado una docena de casos en países como Estados Unidos, Canadá, Australia y un puñado de naciones europeas. En total afecta por ahora a unas 250 personas. México puso sobre aviso a todos sus centros sanitarios hace un par de días, para que estuvieran vigilantes y pudieran informar de cualquier caso que se presentara. La enfermedad no es nueva, sin embargo: en África se definió hace más de cinco décadas.

Los síntomas, que permanecen entre dos o tres semanas, comienzan con fiebre, dolor de cabeza, inflamación de ganglios y malestar muscular. En una segunda etapa comienzan los sarpullidos en la piel, lo que eleva su efecto dramático, primero en la cara y después en el resto del cuerpo. Es, dicen los científicos, muy similar a la viruela común, pero de menor relevancia clínica.

Las medidas de prevención son ya viejas conocidas en todo el mundo debido a la pandemia. Se recomienda el lavado frecuente de manos, cubrirse nariz y boca con el codo al toser y estornudar y evitar compartir alimentos, bebidas, cubiertos y platos. Como el riesgo se incrementa en contacto directo con el enfermo, es muy útil usar mascarilla en estos casos y reforzar las medidas de higiene. No se deben tocar las erupciones cutáneas del paciente.

En la Unión Europea se ha recomendado además que se aleje a los animales de compañía de los contagiados para evitar que el virus se propague, una prevención que puede ser muy útil en México debido al elevado número de perros en el país. En 2003 se dio el primer contagio fuera de África, tras la importación de roedores de aquel continente que infectaron a perritos de la pradera domésticos en Estados Unidos. De ahí saltó a los humanos.

No hay vacunas contra esta enfermedad, pero los expertos confían en la contención mundial de este brote, que, por otro lado, tiene una tasa de letalidad baja respecto a otras enfermedades: el 10% de los contagiados mueren. En 50 años, ningún brote registró tasas mayores a esa.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS