Asesinado el comunicador Roberto Toledo en Michoacán, el cuarto crimen contra la prensa en un mes en México

El periodista del portal ‘Monitor Michoacán’ fue acribillado a la salida de su oficina por tres sujetos armados. El medio había denunciado amenazas en su contra

Periodistas mexicanos participan en una velada a las afueras de la Secretaria de Gobernación en Ciudad de México el día 25 de enero de 2022.Foto: HECTOR GUERRERO | Vídeo: EPV

El periodista Roberto Toledo fue asesinado el lunes en Zitácuaro, Michoacán. Así lo ha confirmado el director del portal digital Monitor Michoacán, Armando Linares, para el que trabajaba el comunicador. “Exhibir corrupciones de gobiernos corruptos, de funcionarios y políticos corruptos llevó hoy a la muerte de uno de nuestros compañeros”, ha condenado Linares a través de un comunicado difundido por redes sociales. Se trata del cuarto ataque contra la prensa en lo que va de año en México, el país más mortífero del mundo para los medios de comunicación, según el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), por sus siglas en inglés.

El vocero de la presidencia, Jesús Ramírez, ha condenado el asesinato y ha asegurado que el Gobierno no permitirá impunidad en el caso. Un mensaje de condolencias que sabe a poco, se repite una y otra vez con cada periodista asesinado y choca con la indignación de un gremio harto de ver morir a sus compañeros. Después de varias horas, en donde la prensa nacional e internacional se han hecho eco de la noticia, Ramírez ha publicado otro tuit en el que negaba que Toledo fuera periodista, a pesar de que el director del medio explicara que cubría información del Gobierno estatal y elaboraba videonotas para el portal de noticias. “Guardaba un perfil bajo para evitar alguna situación, dadas las amenazas que habíamos recibido”, ha contado Linares en una entrevista con Milenio. Mientras tanto, el Gobierno mexicano sigue en la mira por su tensa relación con la prensa y la ausencia de una estrategia específica para acabar con el asesinato de periodistas.

Toledo, de 55 años, fue acribillado en la cochera de su oficina, en la colonia Moctezuma Oriente, por tres sujetos armados que le atacaron a quemarropa y se dieron a la fuga. “Le dispararon de manera ruin”, ha dicho su jefe, claramente afectado y con la voz entrecortada. Pasada la una de la tarde, el hombre moría en un hospital de Zitácuaro como consecuencia de las heridas de bala. Ocho balazos acabaron con su vida.

La Fiscalía de Michoacán ha abierto una investigación para esclarecer el crimen siguiendo el protocolo de delitos en agravio de periodistas y se han incautado dos motocicletas en las que supuestamente viajaban los asesinos. Por el momento, no hay detenidos. Artículo 19, una organización mexicana defensora de la libertad de expresión, señala que Toledo era “un trabajador que ejercía labores editoriales en Monitor Michoacán” y que las autoridades deben investigar su muerte como un ataque contra la libertad de expresión.

Inmueble donde se encuentran las oficinas donde fue atacado Roberto Toledo.
Inmueble donde se encuentran las oficinas donde fue atacado Roberto Toledo. Fotógrafo Especial (CUARTOSCURO)

En una escena local tan pequeña e inestable, el periodismo en Estados como Michoacán se ejerce con pocos medios y a cambio de salarios muy bajos. A veces un celular y un tripié son las únicas herramientas y muchos son los colegas que tienen más de un trabajo para sobrevivir. Monitor Michoacán, un pequeño blog de noticias local, había señalado en varias ocasiones las corruptelas del poder en Zitácuaro, de unos 150.000 habitantes. Linares ha reiterado que él y sus compañeros son amenazados de muerte desde hace meses. “Hoy esas amenazas se cumplieron”, ha condenado. “El medio había denunciado agresiones, y las autoridades tienen que tomar la labor periodística como línea de investigación”, dice Juan Vázquez, oficial de comunicación de Artículo 19.

Igual que sucede en el caso de otros miembros de la prensa asesinados que formaban parte del mecanismo de protección de periodistas, los integrantes de Monitor Michoacán habían contactado a la secretaría de Gobernación para alertar del riesgo en el que se encontraban. “Nosotros no estamos armados, nuestra única defensa es una pluma”, ha expresado Linares.

El director de 'Monitor Michoacán', Armando Linares, confirma el asesinato de Roberto Toledo.

El Comité para la Protección de los Periodistas ha contabilizado desde 1992 y hasta 2021 el asesinato de 138 informadores en México. Artículo 19 computa cifras todavía más altas: 145 desde 2000. Jan-Albert Hootsen, representante del CPJ, señalaba a este diario que México es la única nación donde los niveles de violencia letales contra los comunicadores se han mantenido con los distintos gobiernos: “La violencia es una constante. Y la conclusión después de tres años de Gobierno de López Obrador es que no solo no ha podido resolver las decenas de asesinatos de periodistas, defensores y activistas, sino que ha hecho muy poco para prevenirlos”.

El asesinato de Roberto Toledo se produce una semana y media después de la conmoción que han dejado las muertes de Margarito Martínez, Lourdes Maldonado y José Luis Gamboa. Todos ellos periodistas asesinados. Los dos primeros en Tijuana y el tercero en Veracruz. La impunidad y la desprotección de los informadores en México lastran a una profesión marcada por la precariedad laboral y la violencia constante. “Vamos a seguir señalando corrupciones y políticos corruptos aunque la vida nos vaya en ello (...) Malditos aquellos [que] atentaron contra la vida de una persona inocente”, ha lamentado el director de Monitor Michoacán.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Almudena Barragán

Periodista de EL PAÍS en México. Escribe sobre temas sociales con perspectiva de género: desigualdad, violencia y feminismo. Ha trabajado en la sección Verne México y en diversos medios españoles y mexicanos, entre los que destacan El Economista.es y El Financiero Bloomberg. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS