Ómicron duplica el ausentismo laboral en México: bancos cerrados, hoteles sin personal y oficinas a medio trabajar

El IMSS ha otorgado más de 600.000 incapacidades a trabajadores por la covid-19 durante las tres primeras semanas de enero, el doble respecto al mismo periodo del 2021

Personas aguardan a aplicarse una prueba covid, en Ciudad de México.
Personas aguardan a aplicarse una prueba covid, en Ciudad de México.Alejandro Cegarra (Bloomberg)

Ocho días después de las fiestas de Año Nuevo, Luis Alejandro Filio Briseño, comenzó a sentir los primeros síntomas de la covid-19 en su cuerpo. El especialista en aplicaciones y soporte técnico para el sector clínico percibió el avance del malestar a medida que avanzaba su jornada laboral por lo que a la mañana siguiente acudió a realizarse una prueba covid en una farmacia. El resultado del test de antígenos fue positivo y con ello inició un segundo desafío: tramitar su incapacidad laboral ante el IMSS. Su prueba no era de un laboratorio de referencia así que tuvo que someterse a una prueba avalada por el IMSS para tramitar su baja temporal por enfermedad. “Al final de cuentas estuve 10 horas en ese lugar para que me hicieran la prueba y me otorgaron la incapacidad por 10 días”, relata.

Transcurrido ese plazo, y ya sin síntomas evidentes, el joven de 34 años volvió a su trabajo tras dar negativo en una prueba de antígenos. “Los que siguen laborando absorben el trabajo de los demás temporalmente. Después de mí se enfermaron otros dos compañeros, entonces se quedó el área desprotegida, por eso ya tenía la urgencia de recibir el alta médica”, admite. Como especialista en dar soporte técnico a empresas de sanidad, Filio Briseño advierte de que sus clientes también están haciendo malabares ante la falta de personal por la pandemia.

La escala de contagios de coronavirus de las últimas semanas ha provocado un problema colateral: el ausentismo laboral. Durante las tres primeras semanas del año, el IMSS ha otorgado más de 600.000 incapacidades a trabajadores enfermos de la variante ómicron, lo que supone el doble de los registros que se emitieron en enero del año pasado, según los datos de la dirección de Prestaciones Económicas y Sociales del IMSS. En entrevista con medios locales, el director de esta jefatura, Mauricio Hernández Ávila, detalló que el 52% de las incapacidades han sido para hombres y 48% para mujeres. El grupo de edad en el que ha habido más contagios es el de 20 a 29 años y los sectores económicos más afectados por el ausentismo laboral derivado de la pandemia han sido el turismo, servicios y salud.

En Los Cabos, uno de los enclaves turísticos del país, esta nueva ola de contagios ha generado el mayor pico de ausencias laborales desde que comenzó la crisis sanitaria. La Asociación de Hoteles de Los Cabos calcula que un 10% de sus empleados están enfermos, lo que supone unos 3.500 trabajadores. Lilzi Orcí, presidenta ejecutiva de la Asociación reconoce que con niveles de ocupación de más del 70% el personal activo ha doblado turnos o se ha recurrido a la contratación temporal. “Esto es un reto para la operación hotelera porque nos encontrábamos ante la necesidad de mano de obra, independientemente de los contagios, y si le sumamos ese 10% de colaboradores con incapacidad se vuelve un verdadero reto para poder seguir manteniendo la calidad en el servicio”, refiere.

Las líneas aéreas también han padecido los estragos de su personal contagiado. A inicios de enero, Aeroméxico reportó la cancelación de decenas de vuelos por el diagnóstico positivo de 140 sobrecargos y 75 pilotos. Y si bien el sector turístico es uno de los más afectados por la cuarta ola de la pandemia no es el único, restaurantes, centros de entretenimiento y servicios financieros también han tenido que tomar medidas por la falta de personal para operar. Esta semana, 62 sucursales del banco HSBC —13 de ellas en Ciudad de México— se vieron obligadas a cerrar temporalmente.

El presidente de la Confederación Patronal Mexicana (Coparmex), José Medina Mora, calcula que entre un 10 a un 15% del ausentismo laboral actual ha sido provocado por la covid-19. El representante del sector empresarial hace la salvedad de que estas ausencias, respecto a las otras olas de contagio, son por menos días. “Ante la realidad de los riesgos de contagio es importante que las empresas permitan el trabajo remoto, que se adapten a cambiar horas de trabajo hacia resultados de cada uno de los colaboradores, que se apliquen las pruebas a costo de la empresa y que puedan tramitar las incapacidades de manera remota para evitar más contagios”, señala.

Pese a las recomendaciones hechas desde la patronal algunas compañías mantienen su esquema presencial en uno de los puntos más álgidos de la crisis sanitaria en México. Ricardo Lara, asesor telefónico en un call center en Ciudad de México, recibió la confirmación de su contagio el lunes pasado y fue uno de los más de 600.000 trabajadores que tramitó su incapacidad en los primeros días del año. Aunque no tiene síntomas graves, reconoce que la necesidad de ir a la oficina todos los días elevó el riesgo de que resultara enfermo. “En otras campañas sí han permitido el home office, pero en la campaña que yo estoy nunca han optado por esa opción por la seguridad de los datos que manejamos por la de los trabajadores que ahí estamos”, señala.

El empleado, de 24 años, atribuye la levedad de sus síntomas —apenas un poco de tos y resequedad de garganta — a las dos dosis que se le habían aplicado de la vacuna. Sin embargo, el biológico no lo libró del periplo burocrático de tener que acudir dos días consecutivos, desde la madrugada, a su clínica del IMSS, en el municipio de Nezahualcóyotl (Estado de México) para poder conseguir una prueba y obtener su incapacidad. “Tenía la preocupación de si me iban a respetar en el trabajo la prueba covid porque también en el trabajo no están aceptando las pruebas de laboratorios privados o el permiso covid porque muchos otros empleados no tienen síntomas y están sacando el permiso covid para poder faltar”, confiesa.

Tanto los especialistas en sanidad y laborales observan el alza de cifras de contagios día a día, mientras que las filas de trabajadores aguardando horas para conseguir una prueba o una incapacidad también siguen en ascenso. Con niveles récord de casos diarios, México suma ya más de 4,5 millones de enfermos y más de 302.000 defunciones a causa del virus.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Karina Suárez

Es corresponsal de EL PAÍS en América, principalmente en temas de economía y sociedad. Antes trabajó en Grupo Reforma. Es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS