César Cravioto: “La ley de la consulta salió por consenso y ahora no quieren participar: es un contrasentido”

El senador de Morena promotor del revocatorio critica a la coalición opositora Va por México: “Estamos mejor organizados e irá mucha más gente”

El senador de Morena César Cravioto, durante una sesión parlamentaria.
El senador de Morena César Cravioto, durante una sesión parlamentaria.CORTESÍA

El 14 de septiembre el Diario Oficial de la Federación publicó la llamada Ley de Revocación de Mandato, la norma que regula la organización de una consulta impulsada por el presidente, Andrés Manuel López Obrador, para someterse a un escrutinio ciudadano y relanzar su Gobierno antes de las elecciones de 2024. La votación está prevista en principio para marzo de 2022, aunque ya ha empezado a profundizar las tensiones entre Morena y la oposición, especialmente las tres fuerzas agrupadas en la coalición Va por México (PRI, PAN y PRD). César Cravioto, senador del movimiento lopezobradorista y promotor de la ley, considera “un contrasentido” que en el Senado fuera avalada sin apenas objeciones -102 votos a favor y dos en contra- y que ahora estas formaciones parecen decantarse por no participar. El jueves la alianza opositora, que en la Cámara de Diputados sumó más votos en contra, presentó una acción de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

“Salió prácticamente por unanimidad. Fui uno de los proponentes de la iniciativa y me tocó la negociación con otros partidos para generar mejores condiciones que la consulta de juicio expresidentes”, afirma Cravioto en conversación con EL PAÍS. El propósito de legislar sobre una facultad contemplada por la Constitución, señala el senador, es evitar que la convocatoria no acabe en un fracaso de participación como el referéndum del 1 de agosto, que abría la puerta a abrir procesos a los exgobernantes y que no alcanzó el 8%. “Primero, que se ponga el mismo número de casillas que en una elección constitucional. Eso se dice claramente, porque en la anterior consulta se puso menos de un tercio de las casillas que en una elección constitucional. Me tocó ir a un evento en la sierra norte de Puebla y resulta que algunas personas de comunidades lejanas no me decían es que mi casilla quedó a dos horas. Imagínese quién iba a votar”, argumenta para explicar la desmovilización.

López Obrador se muestra confiado en un buen resultado y este viernes ha llegado a decir que si el referéndum no cosecha un 40% de participación, un umbral necesario para que el resultado sea vinculante, abandonará igualmente el cargo. Cravioto confía en que precisamente gracias al diseño de la ley “se va a incrementar el número de personas que van a participar”, pero también resalta que en esa ley queda regulada la difusión de la jornada. “Tendremos tres meses con una presencia importante en anuncios de radio y televisión para difundir la consulta. Ese es otro logro y eso también tiene que ayudar a que haya más participación. Un tercer logro fue o es el que permitamos que cualquiera participe: partidos políticos, legisladores, organizaciones de la sociedad civil y sociedad en general. Cualquiera. Podemos organizar un foro, podemos aceptar una entrevista sobre el tema, podemos poner una manta en nuestras casas, podemos imprimir volantes. Las únicas limitaciones para ello es la contratación de radio y televisión, eso es obligación solamente del INE”, continúa.

Este senador, que hasta el pasado verano trabajó en el Gobierno de Claudia Sheinbaum como coordinador de la reconstrucción de la Ciudad de México tras el terremoto de 2017, da casi por hecho que el PRI, el PAN y el PRD optarán por la desmovilización. “Le tiran a decir que haya una participación similar a la otra y decir que muy poca gente respalda al presidente, pero se van a llevar un chasco porque estamos mejor organizados que en la otra, va a participar mucha más gente y vamos a arrasar. Va a ser el noventa y tanto por ciento que diga que el presidente siga”, lanza. Pero, sobre todo, insiste en que “la votación de la ley salió por consenso, o sea, votaron a favor, pero ahora están tomando la decisión de no participar”. “Es un contrasentido. Es tu propia ley, tú votaste a favor y después decides no participar, pero ya sabemos que la oposición no toma las decisiones sola”, mantiene.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Francesco Manetto

Estudió Filosofía y Letras y en 2006 empezó a trabajar en EL PAÍS tras cursar el Máster de Periodismo del diario. En Madrid se ha ocupado principalmente de información política y, como corresponsal en la Región Andina, se ha centrado en el posconflicto colombiano y en la crisis venezolana. Actualmente trabaja en la redacción de Ciudad de México

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS