Ainara Suárez, tras la detención de YosStop: “No había recibido tanto ‘hate’ en toda mi vida”

La joven que denunció a Yoseline Hoffman por pornografía infantil asegura que tras el arresto de la ‘influencer’ ha recibido un aluvión de ataques de parte de simpatizantes de la ‘youtuber’

Ainara Suárez, la joven que presentó la denuncia contra Yoseline Hoffman por pornografía infantil, en marzo pasado.
Ainara Suárez, la joven que presentó la denuncia contra Yoseline Hoffman por pornografía infantil, en marzo pasado.Teresa de Miguel

Después de tres años de escuchar insultos de “puta” o de que “se vendió por unos cigarros”, finalmente, el pasado 29 de junio, Ainara Suárez tuvo un motivo para respirar aliviada. La noticia de la detención de la youtuber Yoseline Hoffman por pornografía infantil es el primer paso para cerrar una pesadilla que comenzó el 25 de mayo de 2018. Esa noche, cuatro chicos la violaron con una botella de champán y grabaron y difundieron el video entre sus conocidos. El caso escaló niveles meses después, cuando Hoffman, conocida como YosStop se hizo eco de la agresión y la insultó ante sus más de 10 millones de seguidores en un video titulado Patética Generación. La detención de la influencer ha desatado una ola de rechazo contra la víctima en redes. Suárez se queja en esta entrevista de haber recibido mucho odio en estos días, pero también mensajes de apoyo que agradece.

En la grabación la youtuber habla sobre una pelea en la que estuvo implicada Suárez, pero también hace alusión al momento de la agresión sexual contra la joven en esa fiesta, cuando tenía 16 años. A partir de ese momento y hasta la fecha, no han cesado los insultos, ataques y amenazas. “Antes de que saliera ya había ciertas personas que sabían de su existencia, pero eran muy poquitas y a partir de que sale el vídeo de Patética Generación pues muchísimas personas más lo empiezan a buscar, a ver, empiezan a mandarme mensajes atacándome, diciéndome que si era una puta, que si lo había hecho por cigarros, básicamente repitiendo todo lo que ella dijo de mí”, relata Suárez a este periódico.

La grabación de poco más de 16 minutos bastó para que su nombre apareciera junto a la palabra “botella” en los buscadores de Internet. Los insultos también alcanzaron a su círculo más cercano. “Me llegaron amenazas a mí, a mis hermanos, a mis papás, a mis perros. Estuvo difícil, recibí muchísimas amenazas, una cosa horrible la verdad”, relata. Tras casi tres años de ataques, la joven decidió hablar en sus redes sociales sobre cómo le había afectado el video de Patética Generación. Ese fue el punto de partida para que un colectivo feminista le ofreciera apoyo y asistencia legal. Meses más tarde, logró presentar la denuncia en contra de los jóvenes que la atacaron sexualmente, pero también contra la influencer por exponerla a través de sus redes sociales. Derivado de esta acción legal, el pasado 29 de junio Hoffman fue arrestada y vinculada a proceso por el delito de pornografía infantil. “Me siento bien, estoy contenta de que se empiece a hacer algo. Todavía falta mucho, pero sí me siento muy bien de que se empiece a hacer algo”, señala Suárez.

No obstante, llegar a este punto supuso para ella superar el miedo de hablar sobre uno de los momentos más dolorosos de su vida y de acusar a una persona que tiene millones de seguidores en las redes sociales. “Sí me da cosa el hecho de que yo soy una persona equis, antes de esto nadie me conocía y si me conocen es por esto. Ella sí tiene millones de seguidores, es una influencer, sí es imponente todo esto. Creo que no había recibido tanto hate [mensajes de odio en las redes] en toda mi vida como entre el 29 de junio y el 1 de julio [fecha de la detención de Hoffman]. Me llegó una cantidad impresionante de mensajes atacándome. Han pasado tantos años diciéndome lo mismo que ya me acostumbré a que me lo digan, realmente no les doy importancia, también he recibido muchísimos mensajes de personas que me apoyan, que me creen y prefiero fijarme en los mensajes buenos que en el hate”, menciona.

Tras el arresto, la defensa de Hoffman asegura que ella no incurrió en pornografía infantil porque no describe un acto sexual y que tampoco conocía que la implicada era menor de edad ni que se trataba de una violación. Sin embargo, el abogado de Suárez, Javier Schütte, afirma que la imputada describe lo que sucede en un video de 11 segundos durante más de 30 segundos. “Ella [Yoseline] hace público ante sus millones de seguidores tanto el contenido, porque lo describe, como la existencia, porque la menciona, del vídeo de una agresión sexual a una persona menor de edad. No lo hizo con fines informativos, educativos o de prevención. Ella lo hizo con absoluto dolo, en ese sentido publicitó y generó que un montón de personas fueran a buscar el video de la agresión sexual de una persona menor de edad”, refiere.

El litigante rechaza el argumento de la contraparte sobre el desconocimiento de la influencer sobre la minoría de edad de Ainara en el momento en que emitió su programa en YouTube. “Es falso y me remito al propio video de Patética Generación donde Yoseline muchas veces habla de ‘grupo de niños’, ‘chavos’, les llama ‘prepos’ y ‘personas de secundaria’. Ella tenía conciencia de que estábamos ante personas menores de edad e incluso, en el caso particular de Ainara, textualmente dice, ‘realmente está chiquita’. Que ahora digan que ella creía que era mayor de edad nos parece completamente absurdo”, refiere Schütte.

En paralelo a la detención de Hoffamn, avanzan los procesos contra los cinco acusados de la agresión sexual. “Llevan tiempos diferentes, porque a ella la hayan agarrado primero no significa que es más importante o que lo que hizo es más grave, ni nada, solamente ella está siendo juzgada como mayor de edad, ellos como menores, son delitos diferentes y llevan procesos y tiempos diferentes, no creo que uno le quite importancia a lo otro. Yo voy a seguir hasta que se haga justicia con todos mis agresores, no solamente con ella”, señala Suárez. De acreditarse el delito de pornografía infantil, las penas van de siete a 12 años de prisión.

Suárez, ahora de 19 años, desea seguir estudiando y ayudar a más mujeres que han vivido situaciones similares. “No es algo que esté superado al 100%, ese es un proceso que va a llevar muchos años más. Sí tuve muchos problemas emocionales cuando sucedió esto, estuve muy mal alrededor de un año más o menos, no podía hablar de esto. Creo que ya está un poco superado, pero todavía me falta trabajar muchísimas más cosas emocionalmente”, confiesa.

A la distancia, la joven afirma que a pesar de todas las críticas de los simpatizantes de YosStop que sigue recibiendo no se arrepiente de haber alzado la voz contra sus agresores, entre ellos la influencer. “Sé que soy un ejemplo para muchas niñas y mujeres y que mi caso puede ayudar a otras personas y eso me ayuda muchísimo, saber que puedo apoyar a más personas. El sistema en este país no es lo ideal, pero creo que sí se puede llegar a hacer justicia, confío en que se va a hacer justicia en este caso”.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Karina Suárez

Es corresponsal de EL PAÍS en América, principalmente en temas de economía y sociedad. Antes trabajó en Grupo Reforma. Es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS