La crisis del coronavirus

Ciudad de México suspende las clases por el regreso del semáforo amarillo

Educación permite algunas actividades en las escuelas de la capital, que solo ha durado 15 días en el nivel más bajo de riesgo epidemiológico

Un trabajador del Gobierno en el centro de Ciudad de México.
Un trabajador del Gobierno en el centro de Ciudad de México.seila montes

Ciudad de México suspende de nuevo las clases presenciales por el regreso del semáforo amarillo ante el riesgo sanitario por la covid-19. Este viernes la Secretaría de Salud informaba a través de un comunicado que la capital volvía a tomar precauciones por la pandemia y el sábado las autoridades educativas han concretado medidas como la cancelación de las actividades presenciales en las escuelas públicas y privadas de Educación Básica, Normal y Actualización del Magisterio a partir del lunes. Tras bajar drásticamente el número de muertes y hospitalizaciones por el virus, la capital pasó a semáforo verde el pasado 4 de junio, dos días antes de las elecciones federales, pero solo duró 15 días en el nivel más bajo de riesgo epidemiológico.

Más información

La Secretaría de Educación Pública (SEP) permite, no obstante, algunas actividades en las escuelas. Entre ellas, las que tengan que ver con asesorías pedagógicas, apoyo psicoemocional para alumnos, acciones de limpieza, trámites escolares, uso de auditorios o canchas deportivas, acciones de construcción y mantenimiento, así como sesiones de órganos colegiados del centro educativo. Estas excepciones deberán realizarse acatando las medidas de prevención como que las sesiones solo duren 45 minutos, que si se detecta un caso de Covid-19 se suspendan las labores, el uso de cubrebocas y la sana distancia, el límite de un 40% del aforo escolar y evitar asistencia en caso de algún síntoma sospechoso al virus.

El regreso al semáforo amarillo sorprendió a la capital el viernes. Las horas que precedieron al anuncio oficial estuvieron marcadas por la confusión. La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, no dio a conocer el cambio durante su conferencia de prensa diaria y cuando se hizo público el cambio de color por la Secretaría de Salud surgieron dudas sobre cuál era el nivel de riesgo sanitario que enfrentaba la megalópolis más poblada del país y si las autoridades locales se “rebelarían” ante la decisión del Gobierno federal, una situación que hubiera sido extraña porque tienen al mismo partido, Morena, en el poder. “Ciudad de México ha estado siempre, y continuará, en plena coordinación y concordancia con la definición del color del Semáforo Epidemiológico, que defina el Gobierno de México en términos de los lineamientos aplicables”, dijo el Gobierno de la capital en un boletín de prensa.

El Gobierno de Sheinbaum aclaró que las personas hospitalizadas y las defunciones, dos de las variables que se consideran en el índice para determinar del semáforo, permanecieron en el mismo nivel que cuando se decidió pasar a semáforo verde. Lo que aumentó fue la tasa reproductiva del virus: el número promedio de casos nuevos que genera cada persona infectada, que puede interpretarse como cuán contagiosa es una enfermedad. Ese incremento, dicen las autoridades locales, hizo que la capital sumara nueve puntos de 40 totales, lo que le hizo perder la categoría de menor vulnerabilidad frente al virus. Cuando pasó a verde registró ocho puntos.

“Aun con estas variaciones en el número de casos, Ciudad de México continúa cercana al mínimo histórico de casos con una reducción del 92%, una reducción del 91% en el número de ingresos hospitalarios y una reducción del 96% en las defunciones con respecto a su respectivos máximos”, se lee en el comunicado. El cambio de color en el semáforo estará vigente en las próximas dos semanas, del 21 de junio al 4 de julio. El Gobierno de Sheinbaum, sin embargo, ha descartado que se adopten nuevas restricciones para el proceso de reapertura económica.

La vuelta al semáforo verde, alcanzado por primera vez desde el inicio de la pandemia el año pasado, se había sentido como un respiro en medio de la epidemia y la población copó bares, restaurantes y plazas públicas. La capital, al ser la región más densamente poblada, ha sido la zona más afectada del país, al superar el umbral de los 670.000 contagios y los 44.000 decesos. También es donde más vacunas se han aplicado en México, con más de 4,5 millones de dosis administradas.

Ciudad de México no será la única en amarillo y compartirá color con Campeche, Chihuahua, Colima, Nuevo León, Sinaloa, Sonora y Veracruz. En naranja, con mayor riesgo, están Baja California Sur, Quintana Roo, Tabasco, Tamaulipas y Yucatán. Los 19 Estados restantes estarán en verde, mientras que ninguno está pintado de rojo. La Secretaría de Salud Federal reconoció que en la última semana los contagios aumentaron un 14% con respecto a la semana anterior y llamó a la población a no bajar la guardia ni dar la pandemia por terminada. El coronavirus ha dejado 2,4 millones de casos confirmados y 230.792 defunciones en todo el país, según los datos oficiales más actualizados.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50