Ciudad de México se declara en emergencia ante el aumento de casos de coronavirus

El vecino Estado de México adelanta los cierres de todos los comercios no esenciales por el auge de las hospitalizaciones

Personal médico, del Hospital General Rodolfo Antonio de Mucha Macías Venados, de Ciudad de México.Graciela López (Cuartoscuro)

La jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, ha declarado que la capital se encuentra en emergencia ante el aumento de casos de coronavirus. La alcaldesa ha presentado este viernes una situación de alerta porque los hospitales están ya al 74% de su capacidad. “Queda una semana para la saturación hospitalaria”, ha advertido. Sin embargo, la ciudad sigue sin pasar, de momento, a semáforo rojo, aunque hoy Sheinbaum ha rechazado definir a la capital en “naranja al límite” como había hecho las últimas semanas. “El color del semáforo epidemiológico lo define el Gobierno federal”, ha dicho. Mientras, ha insistido una y otra vez, ante las preguntas de los periodistas, que lo importante es el llamamiento a la población por alerta por covid-19. Por su parte, el gobernador del vecino Estado de México, Alfredo del Mazo Maza, ha anunciado que todos los negocios no esenciales cerrarán a las cinco de la tarde a partir del próximo lunes.

La capacidad hospitalaria de la capital está en los niveles que se alcanzaron en mayo, según datos del Gobierno de la ciudad, pero se ha ampliado el número de camas hasta las 6.959. En estos momentos hay 4.454 ocupadas. Después de esta semana en la que se han acelerado todavía más los contagios, la ocupación está al 78% en las camas generales y al 62% en las que cuentan con ventilación respiratoria. La capital acumula ya cuatro semanas de crecimiento sostenido de ingresos. Solo desde principios de diciembre, hay un 10% más de hospitalizados y se ha llegado a los 400 diarios (eran 227 en septiembre e incluso en junio eran menos que ahora, 363). Además, durante las últimas 10 jornadas la media ha sido de 100 contagios al día.

Con estos datos, la jefa de Gobierno casi ha suplicado a la población que se quede en casa. Sheinbaum ha reducido a cinco reglas el decálogo que presentó la semana pasada con el presidente Andrés Manuel López Obrador para bajar la curva de contagios. Estas son quédate en casa, si tienes que salir a trabajar o por motivos esenciales usa cubrebocas y mantén la sana distancia, no hacer fiestas ni posadas ni reuniones familiares (con excepción de los convivientes), que solo una persona del hogar salga a hacer la compra, y aislarse si alguien es positivo. La alcaldesa se ha enrocado en estas recomendaciones —que son las mismas desde el inicio de la pandemia, pero con el matiz agravado de las fiestas navideñas— para no explicar por qué la ciudad sigue sin pasar a semáforo rojo cuando ha alcanzado los requisitos para hacerlo.

Este jueves, el director general del Gobierno Digital de la Ciudad de México, Eduardo Clark, reconoció en una entrevista con Denise Maerker que era “imposible” llevar a la capital a un nuevo confinamiento. “Sería ideal, pero no tenemos las condiciones económicas y sociales para hacerlo”, dijo el funcionario.

Hoy la alcaldesa se ha mantenido firme en su propuesta para luchar contra la pandemia: seguir aumentando el número de pruebas (esta semana se ha alcanzado la meta de más de 20.000 test gratuitos al día, lo que supone, según Sheinabum, la mitad de todas las que se realizan en el país); una campaña intensa de información, a través de cadenas masivas de sms y visitas puerta a puerta; el uso de los códigos QR en comercios y transporte para localizar contactos con positivos, y, sobre todo, la jefa de Gobierno insiste en la confianza en la población. “Después del llamado de la semana pasada, ha habido una disminución de la movilidad en muchas alcaldías. Nosotros confiamos en los ciudadanos. Es un pueblo que ha demostrado que coopera en las circunstancias más difíciles. Confiamos en este llamado de emergencia. Si cumplimos estas cinco reglas fundamentales, vamos a bajar la curva de contagios”, ha dicho.

Además, Sheinbaum ha anunciado que van a tener lugar varias reuniones con las cámaras empresariales para pactar limitaciones en las zonas con mayor movilidad. Las restricciones se anunciarán mañana. Sin embargo, la funcionaria defiende que la apertura de los comercios no son el problema. “El mayor número de contagios se ha demostrado que se da en lugares cerrados, en fiestas y reuniones familiares, donde se pierde la sana distancia y el uso de cubrebocas. La mayor transmisión se da por los aerosoles, las gotitas emitidas al respirar. Hay ciudades que han tenido cerrados ciertos negocios y aun así se ha incrementado el número de contagios”, ha argumentado.

Por su parte, el gobernador Alfredo del Mazo Maza sí ha decidido aplicar restricciones comerciales en el vecino Estado de México, que acumula más de 120.000 casos y 16.500 fallecidos desde marzo. Así, tanto tiendas pequeñas como grandes, centros comerciales, gimnasios, museos, cines y teatros deberán cerrar a las cinco de la tarde a partir del próximo lunes. También los restaurante que a partir de esa hora solo podrán servir a domicilio. ”Si actuamos hoy, de forma responsables, tendremos un fin de año e inicio de año menos complicado”, ha dicho Del Mazo en su mensaje.

Ciudad de México ha registrado desde el inicio de la pandemia casi 250.000 contagios de covid-19 y 18.663 fallecidos. Actualmente, más de 30.000 de estos casos están ahora activos, es decir, detectados en los últimos 14 días. En todo el país se superan los 1,2 millones de diagnosticados y los 112.000 decesos. México se ha convertido es el cuarto país del mundo con mayor número de muertos por coronavirus.


Sobre la firma

Beatriz Guillén

Redactora de EL PAÍS en México. Trabaja en la mesa digital y suele cubrir temas sociales. Antes estaba en la sección de Materia, especializada en temas de Tecnología. Es graduada en Periodismo por la Universidad de Valencia y Máster de Periodismo en EL PAÍS. Vive en Ciudad de México.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS