Nadine Gasman | Directora de Inmujeres

“El recorte no es un golpe al Inmujeres, es una reducción del presupuesto de todo el Gobierno”

El organismo para la equidad negocia la liberación de la partida de 20 millones de dólares retenida por Hacienda, vital para la supervivencia del instituto y que representa más de la mitad de su presupuesto

Nadine Gasman titular del Instituto Nacional de las Mujeres, en una entrevista en marzo de 2019
Nadine Gasman titular del Instituto Nacional de las Mujeres, en una entrevista en marzo de 2019Gladys Serrano / El País

Nadine Gasman (Ciudad de México, 1958), directora del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), habla del recorte presupuestario que enfrenta la institución enfocada a diseñar políticas para la igualdad y la erradicación de la violencia contra las mujeres. Por orden presidencial, los organismos públicos recortaron para este año el 75% del presupuesto para gastos operativos, lo que para Inmujeres representa un tijeretazo de 151 millones de pesos (casi 7 millones de dólares). Además, el Instituto tiene más de la mitad de su presupuesto (463 millones de pesos, unos 20 millones de dólares) retenido por la Secretaría de Hacienda, un ingreso del que dependen los programas de muchos institutos locales y estatales, ya que son los únicos recursos con los que cuentan para luchar contra la violencia de género. Con las manos prácticamente atadas, la dependencia hace malabares para “hacer más con menos”, como indicó la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, en una reunión.

En un momento de crisis sanitaria y económica, México se enfrenta también a una crisis por violencia de género que se ha visto agudizada por la pandemia. Desde que inició el confinamiento, las llamadas a los teléfonos de auxilio se dispararon un 80%, según la Red Nacional de Refugios y de enero a mayo, se registraron 1.233 homicidios contra mujeres de los que 375 fueron clasificados como feminicidios, según datos oficiales. Ante una situación tan difícil, organizaciones feministas protestan en contra de los recortes al exiguo presupuesto que reciben las instituciones para proteger los derechos de las mujeres, menos del 2% de Presupuesto de Egresos para 2020, en un país donde son asesinadas 11 mujeres al día.

Pregunta: ¿Cómo enfrenta Inmujeres los recortes?

Respuesta: Hay que entender la razón de estos recortes, el contexto en el que estamos y lo que ha significado la pandemia para el mundo. Nosotros seguimos adelante, seguimos trabajando porque la partida de personal no ha sido tocada, el equipo del Inmujeres que es el capital más importante que tenemos, está ahí, no hemos perdido gente. La segunda parte es que los recursos para los programas transferibles a las instancias estatales y municipios están siendo desembolsados y eso nos permite tener una gran parte del programa de trabajo funcionando.

P. ¿Los sueldos se van a mantener hasta final de año para todos los trabajadores?

R. Así es.

P. La Secretaría de Hacienda les ha retenido 463 millones de pesos para sus programas, lo que representa más de la mitad de su presupuesto, ¿cómo están encajando esto?

R. Esos son los [recursos] que se están liberando de una manera paulatina y de acuerdo a un programa que hemos desarrollado para que nos den los recursos de aquí a septiembre y que seguimos dialogando con la Secretaría de Hacienda.

P. ¿Y de aquí a septiembre les llegarían completos los 463 millones de pesos o sería una cantidad menor?

R. Probablemente sería menos.

P. ¿Tiene un estimado de cuánto será el recorte de Hacienda?

R. Lo estamos negociando y esperamos que no haya una reducción importante.

P. Si después de las negociaciones, no alcanzan el presupuesto suficiente para realizar su labor este año, ¿se plantean pedir ayuda a las embajadas y las agencias de ayuda internacional de Naciones Unidas o la Unión Europea?

R. Ya lo estamos haciendo. Tenemos un vínculo muy cercano con la ONU y hemos estado trabajando mucho de la mano con la mesa de cooperación de ONU Mujeres. Ahora estamos todavía más cerca, acudiendo a la cooperación internacional y hemos tenido una muy buena respuesta, apoyo e interés tanto de las embajadas como de la ONU.

P. ¿Podemos decir que es el salvavidas para las mujeres en estos momentos tan difíciles?

R. No es un salvavidas, es una estrategia de colaboración que tiene una parte financiera. México ha tenido un papel muy importante [en el ámbito internacional] para defender la agenda de género y de derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, evidentemente vamos a fortalecer nuestras acciones para la movilización de recursos.

P. Llama la atención el peso que México le da a su política de género internacionalmente, pero los recursos destinados a combatir la violencia y la discriminación contra las mujeres no son ni el 2% del presupuesto del Gobierno, menos ahora con el golpe de los recortes...

R. Sí, pero no es un golpe al presupuesto del Inmujeres, es una reducción del presupuesto de toda la Administración Pública Federal. Estaría muy preocupada si solo nos recortaran a nosotras. Hay que ponerlo en perspectiva. Somos la excepción de que los recursos para lo programático están ahí. Cuando revisas el Anexo 13 [el presupuesto para la igualdad de género] dónde está el 2% del presupuesto global para Igualdad, el 90% del Anexo 13 está en los programas prioritarios del Gobierno y el otro 10% está ligado a los programas de derechos humanos y ahí se ha preservado el tema de violencia y los temas sustantivos nuestros. La lógica de la respuesta del Gobierno mexicano es una lógica de garantizar los programas prioritarios que atienden principalmente a mujeres pobres indígenas del área rural, adultas mayores y mujeres trabajadoras.

P. La estrategia nacional para la igualdad de género para este sexenio no se ha presentado aún, ¿por qué lleva un retraso de dos años?

R. Siempre sale más o menos un año, o un año y medio después de que empiece el sexenio. Esperamos que se publique en las próximas semanas.

P. En un contexto en el que han subido las llamadas de auxilio y que ha aumentado la violencia de género, ¿no cree que los recortes dan un mensaje contradictorio sobre la importancia que da el Gobierno a prevenir la violencia y la desigualdad contra las mujeres?

R. Honestamente, no lo creo. Se están haciendo ajustes porque tenemos una crisis económica. Ha habido una decisión política de preservar los programas prioritarios, de darle una respuesta a la base al 70% de la población y eso ha requerido de austeridad en la administración pública.

P. ¿Y no cree que la crisis de Seguridad Pública en la que se enmarca la violencia contra las mujeres debería de estar a la misma altura que la crisis sanitaria o la crisis económica?

R. Está, porque las cuestiones que tienen que ver con darle respuesta a la violencia contra las mujeres no se han tocado. Desde el principio se definieron como servicios esenciales y no han parado.

P. ¿Está de acuerdo con que los mensajes que se han mandado no van en línea de lo que usted me dice y por eso vemos a la sociedad exigiendo que no haya más recortes a la alerta de género y a los refugios para víctimas de violencia?

R. Por supuesto, y nosotras nos sentimos acompañadas, sentimos que estamos trabajando con los mismos objetivos. Yo lo entiendo y de hecho me parece que es muy claro que antes de la pandemia, la sociedad y el movimiento feminista, del que sigo siendo parte, ha salido a las calles claramente porque esto son necesidades y desde el Gobierno estamos actuando en consecuencia con la rapidez que se necesita. Hacemos lo más posible, pero obviamente yo lo entiendo. Si tú me dices: ‘Oye, ¿te parece suficiente?’, te diría que siempre va a ser insuficiente. Lo que sí creo es que es justo decir que se está invirtiendo, se está haciendo y que el compromiso del Gobierno de México es con los derechos de las mujeres.

Más información

Lo más visto en...

Top 50