La abogada mexicana Susana Prieto sale en libertad después de tres semanas en prisión preventiva

Los letrados han llegado a un acuerdo con las partes que incluye una indemnización de 66.000 pesos a las “víctimas” y la obligación de abandonar el Estado de Tamaulipas

Un póster a favor de la liberación de Susana Prieto, en Ciudad Juárez.
Un póster a favor de la liberación de Susana Prieto, en Ciudad Juárez.JOSE LUIS GONZALEZ / Reuters

La abogada laboralista Susana Prieto Terrazas ya está en libertad y ha abandonado el Estado de Tamaulipas antes de la media noche de este miércoles como le ha ordenado la juez. La activista, que estaba en prisión preventiva desde el 8 de junio en Ciudad Victoria, ha llegado a un acuerdo entre las partes para salir, pero las condiciones incluyen el abandono del Estado, una indemnización de 66.000 pesos, casi 3.000 dólares, para las cinco “víctimas”, la prohibición de salir al extranjero y la obligación de situar su residencia en Ciudad Juárez, en el Estado de Chihuahua. Prieto Terrazas estaba acusada de amenazas, motín y delitos contra servidores públicos tras una concentración el 10 de marzo frente a la Junta de Conciliación y Arbitraje de Matamoros en defensa de los derechos laborales de trabajadores.

La juez le había negado la libertad para seguir el proceso en casa porque entendía que había peligro de que se fuera del Estado, pero ahora las condiciones recogen que lo abandone enseguida. La abogada llegará esta noche a Monterrey (Nuevo León) y una vez ahí decidirá de qué forma sigue hasta Ciudad Juárez, donde tiene posibilidad de alojamiento. Esta noche ha salido acompañada de su marido y su hija, con quienes está celebrando su liberación.

Los abogados han firmado el trato aunque no están de acuerdo con las condiciones impuestas y piensan apelar, según Alina Alvidrez, portavoz de la familia. Susana Prieto estaba esta noche, según la portavoz, “atónita con las medidas impuestas” en el acuerdo, un derecho de cancelación del proceso, en la jerga jurídica. Una de las medidas es el alejamiento de las “víctimas”, entre ellas el presidente y cuatro empleados más de la Junta de Conciliación y Arbitraje. “Ha sido un pronunciamiento muy duro” por parte de la juez, ha dicho Alvidrez. “Pero la hemos visto salir triunfante”.

El caso ha motivado la reacción de numerosas asociaciones de derechos humanos y del Gobierno federal que se ha pronunciado en estos días a favor de su libertad y reclamado las garantías procesales que le asisten. Prieto Terrazas había solicitado protección especial el año pasado de acuerdo con su condición de activista en favor de los derechos laborales, una actividad a la que ha dedicado su vida en el norte de México.

Allí laboran miles de obreros en las maquiladoras que ensamblan piezas industriales para las empresas estadounidenses y de otros países. Son empleados que desconocen casi por completo sus derechos y ese vacío sindical lo ha tratado de llenar en numerosas ocasiones la abogada. En los últimos tiempos, ha ejercido su labor con mucho ahínco debido a que durante la crisis del coronavirus algunas de las maquiladoras se negaban a cerrar a pesar de que sus trabajadores estaban muriendo de covid-19. Prieto Terrazas se había convertido en un personaje molesto para ciertos sectores.

El Gobierno federal se desmarcó de inmediato de esa detención y en varias ocasiones solicitó al Estado de Tamaulipas que aplicara con rigor los derechos procesales que asistían a la encarcelada, cuyos abogados han denunciado en este tiempos varias irregularidades en su detención e ingreso en prisión. El último comunicado llegaba de los congresistas demócratas estadounidenses, que reclamaban su liberación. Eso y el próximo viaje del presidente Andrés Manuel López Obrador a Estados Unidos con el nuevo tratado de libre comercio y los derechos laborales como objetivo prioritario de sus conversaciones ha podido empujar esta liberación, en opinión de Alvidrez.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50