Dos aviones rusos llegan a Venezuela con un centenar de militares

El aterrizaje de las aeronaves se produce después de que Maduro dijese que había reforzado su seguridad

Un avión con la bandera rusa, en el aeropuerto de Caracas.
Un avión con la bandera rusa, en el aeropuerto de Caracas.CARLOS JASSO (REUTERS)

La llegada de dos aviones militares rusos al aeropuerto de Maiquetía, en Caracas, la tarde del sábado ha desatado todo tipo de suspicacias sobre las funciones que van a desempeñar el centenar de militares que viajaban en ellos. Según explicaron fuentes de la Embajada de Rusia en Venezuela a la agencia de noticias oficial Sputnik, las aeronaves portaban material y funcionarios para cumplir con varios acuerdos militares entre ambos países. "No tienen nada de misteriosos", dijeron las fuentes en referencia a los vuelos, que llegaron al país latinoamericano pocas horas después de que Nicolás Maduro asegurase que había tenido que reforzar su seguridad.

"Rusia tiene varios contratos que ya están en proceso de cumplimiento, contratos de carácter técnico militar y hacen varios vuelos y traen varias cosas", apuntaba la misma fuente. En cualquier caso, no se ha concretado en qué consiste el material con el que viajaban ni a qué se van a dedicar los militares que viajaban en las aeronaves. "Intercambio de consultas", es lo único que se ha informado desde la embajada a la agencia Sputnik.

Más información
La policía venezolana detiene de madrugada al jefe de Gabinete de Guaidó
Análisis | 'Regreso a Caracas'
La crisis eléctrica evidencia la ingobernabilidad de Venezuela

Se trata de dos aviones de la Fuerza Aérea de Rusia, un Antonov An-124 y una aeronave de pasajeros Ilyushin Il-62, que llegaron el sábado a la rampa presidencial del Aeropuerto Internacional Simón Bolívar, en Maiquetía, a las afueras de Caracas. Según medios y analistas locales, al mando de la operación estaba el jefe del Comando Principal de las Fuerzas Terrestres de Rusia, Vasili Tonkoshkurov.

La llegada de las aeronaves se produjo apenas unas horas después de que Nicolás Maduro dijese que había tenido que reforzar su seguridad, porque había un plan liderado por Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, para matarlo. "Al títere diabólico le acabamos de desmantelar un plan que dirigía él personalmente para matarme", dijo Maduro en referencia al presidente encargado. "En los próximos días seguramente habrá nuevas capturas, de nuevos terroristas, llámense como se llamen", agregó en un acto público plagado de advertencias y ataques contra sus opositores que se llamó, paradójicamente "contra el terrorismo y el odio".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Unas horas antes, el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, mostró pruebas de los supuestos planes de "terrorismo", que vincularían a Guaidó, a Roberto Marrero, su jefe de despacho, y a Leopoldo López, actualmente en arresto domiciliario, así como otros dirigentes de Voluntad Popular. Según Rodríguez, Marrero, detenido el jueves de madrugada, es "el principal enlace" para la realización de actos violentos en el territorio venezolano a cargo de centroamericanos llegados en los últimos días al país.

Rusia es, junto a China y Turquía, uno de los grandes aliados estratégicos de Maduro, tanto en materia política, económica, energética o militar, una herencia del fallecido Hugo Chávez, que durante su presidencia (1999-2013) impulsó esta alianza. El Gobierno de Vladimir Putin ha respaldado a Maduro ante el desafío de Juan Guaidó, a quien más de 50 Gobiernos de todo el mundo, entre ellos Estados Unidos, reconocen como presidente interino del país.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Jacobo García

Antes de llegar a la redacción de EL PAÍS en Madrid fue corresponsal en México, Centroamérica y Caribe durante más de 20 años. Ha trabajado en El Mundo y la agencia Associated Press en Colombia. Editor Premio Gabo’17 en Innovación y Premio Gabo’21 a la mejor cobertura. Ganador True Story Award 20/21.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS