Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otras tragedias aéreas que han golpeado la política mexicana

Tras el fallecimiento de la gobernadora de Puebla, Martha Érika Alonso, y su esposo, el exgobernador y senador Rafael Moreno Valle, repasamos otros siniestros que trastocaron el país

Agentes trabajan en el lugar del siniestro, donde fallecieron Martha Erika Alonso y Rafael Moreno Valle.
Agentes trabajan en el lugar del siniestro, donde fallecieron Martha Erika Alonso y Rafael Moreno Valle. EFE

Las muertes este 24 de diciembre de la gobernadora de Puebla, Martha Érika Alonso, y de su esposo, el exgobernador y senador Rafael Moreno Valle, amplían la trágica cifra de políticos mexicanos fallecidos en siniestros aéreos. Al menos tres secretarios (ministros), un gobernador, un candidato a gobernador, diputados y colaboradores cercanos perdieron sus vidas en accidentes aéreos, que propiciaron duros golpes a la situación política del país. En la gran mayoría de los casos, fueron fallos humanos y técnicos las razones señaladas como causas de las tragedias.

Hace poco más de ocho años, el 5 de noviembre de 2008, falleció a los 37 años Juan Camilo Mouriño, secretario (ministro) de Gobernación durante la presidencia de Felipe Calderón. El político volvía de San Luis Potosí acompañado de sus más cercanos colaboradores cuando la avioneta en la que viajaban, una Laser Jet 45, se estrelló en el centro de la Ciudad de México. En el accidente, murió también José Luis Santiago Vasconcelos, entonces subprocurador de la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía) y uno de los principales baluartes de la lucha contra el narcotráfico durante el Gobierno de Calderón.

El que fuera secretario de Gobernación tres años más tarde, Francisco Blake Mora, murió en noviembre de 2012 al desplomarse el helicóptero en el que viajaba de camino a la ciudad de Cuernavaca. Con él, iban otras siete personas. No hubo supervivientes. Las muertes de Mouriño y Blake, como secretarios de Gobernación, crearon auténtica inquietud entre la clase política y la sociedad mexicana, azotada por la violencia.

En el rango de secretarios, también se encuentra Ramón Martín Huerta, responsable de la cartera de Seguridad Pública durante la presidencia de Vicente Fox. El político murió en septiembre de 2005 al precipitarse el helicóptero tipo Bell 412 en el que volaba en una zona montañosa en el municipio de Xonacantán, en el Estado de México.

En febrero de ese mismo año, falleció el entonces gobernador de Colima, el priista Gustavo Alberto Vázquez Montes, en un Westwind 1124, propiedad del Gobierno del Estado. Apenas hacía un año que había tomado posesión de su cargo. Como candidato al Gobierno de Guanajuato, murió Juan Ignacio Torres Landa García, hijo del exgobernador del Estado Juan Ignacio Torres Landa. En plena campaña, el helicóptero se desplomó cuando sobrevolaba un campo de golf en San Luis Potosí.

Entre las víctimas de accidentes aéreos en México se cuentan también diputados y miembros de equipos de campaña. En 2010, se registró la muerte de dos congresistas federales en un siniestro de la avioneta en que viajaban por el turístico puerto de Huatulco, en la costa del Pacífico. Ese mismo año, los colaboradores de campaña de Roberto Borge, exgobernador de Quintana Roo murieron al estrellarse la avioneta en que volaban, poco antes de las elecciones al Gobierno del Estado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >