Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La investigación del asesinato del periodista mexicano Mario Gómez apunta a una red de narcomenudistas

La Fiscalía de Chiapas ha detenido a un traficante vinculado con el homicidio del reportero

El reportero Mario Gómez en su oficina en Chiapas.
El reportero Mario Gómez en su oficina en Chiapas.

El asesinato del reportero de El Heraldo de Chiapas, Mario Gómez, subraya el peligro que acecha a los periodistas en México. Este lunes, tres días del homicidio, se ha dado a conocer que los autores del ataque pertenecen a una banda de narcomenudistas del municipio de Yajalón, del Estado mexicano de Chiapas. “La primera línea de investigación es la labor periodística”, ha declarado Luis Alberto Sánchez, fiscal de Homicidios estatal. La venta de drogas en la zona era uno de los temas del que daba cuenta este corresponsal.

Las autoridades locales han detenido al presunto narcomenudista, Juan Pablo N. Este hombre, según la Fiscalía, se encargó de vigilar al reportero minutos antes de su asesinato, el pasado viernes. El detenido forma parte de una red de contrabando de drogas municipal que lidera, supuestamente, Juan David Martínez Trujillo, El Machaca y Óscar Leyver Acosta González, El Zapatudo. Las autoridades ofrecen 300.000 pesos de recompensa (unos 15,800 dólares) para las personas que ayuden a su captura. 

Una cámara de vigilancia captó el momento preciso del asesinato. El reportero, de 40 años, salía de su domicilio cuando fue atacado a tiros por dos personas a bordo de una motocicleta. Las balas lo hirieron en el brazo izquierdo, tórax, codo y glúteo. Además del narcomenudeo la víctima cubría temas electorales, de política, desapariciones, medioambiente e inseguridad. Gómez es el noveno periodista asesinado en lo que va del año, de acuerdo con los datos del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ). 

La Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha condenado el asesinato del reportero. "La investigación del presente homicidio debe ser ejemplar y producir resultados. No puede quedar impune este atroz crimen”, ha expresado Jan Jarab, representante de la ONU-DH del país.

A esta exigencia se han sumado las voces de otros colegas y activistas. Con pancartas con mensajes como “Justicia para Mario Gómez” y “No más periodistas muertos”, los reporteros del Chiapas demandaron este sábado al gobierno garantías para ejercer el periodismo. El periodista Isaín Mandujano, aseguró que la victima había presentado en años pasados una denuncia ante la Fiscalía del Estado por amenazas de muerte. Tras el crimen, las autoridades locales implementaron medidas de protección para los familiares de Gómez.

México es considerado como uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo al mismo nivel que Siria, según un informe de Reporteros Sin Fronteras (RSF), que cifra en 21 los periodistas desaparecidos. Las investigaciones que ha hecho Artículo 19, con oficinas en México, han detallado que el 96% de las desapariciones se ha identificado un antecedente de la cobertura informativa relacionada con temas de corrupción y de seguridad.

Más información