Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El salario rosa: la ayuda para las mujeres del Estado de México llega con cuentagotas

Hasta mediados de febrero se han aprobado 38.000 apoyos, lo que no representa ni el 1% de la población en pobreza extrema de la entidad

Del Mazo y su esposa, Fernanda Castillo, durante el evento de entrega del Salario Rosa.
Del Mazo y su esposa, Fernanda Castillo, durante el evento de entrega del Salario Rosa. Cuartoscuro

El pasado jueves el Gobierno del Estado de México arrancó el programa salario rosa, un apoyo económico para mujeres en situación de pobreza, que realizan labores del hogar y no reciben un ingreso. El gobernador Alfredo del Mazo realizó la entrega de las primeras 3.000 tarjetas en un evento público en el que él y centenares de mujeres se vistieron de rosa pastel. “El salario rosa no es un programa más”, afirmó Del Mazo durante su discurso en el municipio de Villa Victoria, en el que el 69% de su población vive en pobreza. “[El beneficio] les va a cambiar la vida todos los días a ellas, a ustedes, a sus familias”.

El banderazo del programa se da a un mes del inicio de la campaña para la elección presidencial en México, en la que el Estado de México, es clave para la victoria, especialmente para el PRI, partido que gobierna la entidad.

El salario rosa, una de las grandes banderas del priista Del Mazo durante su campaña para la gubernatura, consiste en apoyos de 2.400 pesos (129 dólares) cada dos meses. Las mujeres que pueden solicitar el beneficio deben tener entre 18 y 59 años, dedicarse solamente a las labores del hogar y vivir en condiciones de pobreza extrema o vulnerabilidad, a partir de las mediciones de pobreza del Gobierno mexicano. La convocatoria indica que estos pagos se podrían realizar “de una hasta 12ocasiones de acuerdo a la disponibilidad presupuestaria”.

Hasta mediados de febrero, el Gobierno estatal había aprobado 38.695 solicitudes para recibir el apoyo. Esto no representa ni el 0.3% de la población en situación de pobreza extrema en el Estado, según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social. El Gobierno ha destinado 6,4 millones de pesos (324.000 dólares) para la entrega de las primeras tarjetas. La administración de Del Mazo ha prometido que más solicitudes se aprobarán por etapas. La cifra total de solicitudes del Salario Rosa aún no está disponible en la oficina de prensa del Gobierno del Estado. Varios medios nacionales han reportado fallas en el sistema de registro por Internet para solicitar el apoyo debido a la alta demanda.

El salario rosa ha sido fuertemente criticado desde su concepción en la campaña de Del Mazo. “En vez de promover la participación de las mujeres en los espacios públicos, las restringen, pues las mantienen en un espacio privado”, comentó a EL PAÍS Christian Mendoza, investigadora del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir, en junio pasado. “Una retribución por realizar labores domésticas las mantiene dentro de su hogar. Tampoco permite que el trabajo se reparta entre las parejas o entre el resto de los miembros de la familia”. El Gobierno ha prometido, como parte del programa, capacitar a las mujeres "para el autoempleo". 

Las quejas por la naturaleza de estos apoyos también provienen de las mismas mujeres del Estado de México. “Sabemos que es puro cuento”, dice Noemí Romero, habitante de Chimalhuacán, de 33 años. “Quizá a algunas sí les dieron el apoyo pero te aseguro que no será por mucho, solo era un gancho para que votaran por el primazo”, añade refiriéndose a Del Mazo, a quien sus críticos le apodan así, por ser primo lejano de Enrique Peña Nieto. Romero y otras miembros de su familia rechazan el Salario, no solo por cuestiones políticas, sino porque además de realizar labores domésticas, también tienen empleos u otras fuentes de ingresos, algo que les impide acceder al programa. Hacer ambas actividades, argumentan las mujeres, es una necesidad para mantener a sus familias. 

Más información