Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Octubre rompe todos los récords de asesinatos en México

Hasta el 31 de octubre, el país registró 23.968 asesinatos. De mantenerse la tendencia, las cifras de 2017 superarían las de los peores años de guerra contra el narco

Escena de un crimen en Cuernavaca, el 19 de noviembre.

A mes y medio de que acabe el año, 2017 emerge como uno de los más violentos en la historia reciente de México. Se agotan los adjetivos para calificar la sangría. Los asesinatos se cuentan por decenas cada día. Regiones que no habían sido problemáticas, destacan ahora en los índices delictivos. Los resultados de octubre son de récord: nunca antes se había matado tanto en tan poco tiempo. Son 2.764 asesinatos en el peor mes desde que se tienen registros.

Ningún estado se salva a excepción de Yucatán. Alejandro Hope, analista en seguridad, recordaba este martes por ejemplo, que el estado de Baja California Sur, paraíso playero, santuario natural preferido por los turistas de Estados Unidos, registró hasta el 31 de octubre 536 asesinatos. "En todo 2014", decía en su cuenta de twitter, "fueron 84". En todo el país, son ya 23.968 asesinatos.

Además del caso concreto de Baja California, Hope comparaba los datos de octubre de 2014 con los del mismo mes de 2017. Si entonces se contaron 1.425, este año fueron casi el doble.

2014 fue el año del caso Iguala, la cacería y desaparición de los 43 estudiantes de magisterio en el Estado de Guerrero. La sociedad mexicana se levantó entonces como no lo había hecho en años. Era el culmen de la maldad, se dijo, peor que cualquier aberración cometida en los peores momentos de la guerra contra el narco, los últimos años de la presidencia de Felipe Calderón, 2011 y 2012. Ahora, tres años después, sin grandes referencias mediáticas, la sangre corre como nunca.

Aumentan o se mantienen las cifra de asesinatos en Guerrero, Puebla, Guanajuato o el Estado de México. En este último, este domingo, murió asesinado uno de los vicepresidentes del gigante Televisa, Adolfo Lagos. La fiscalía del estado ha explicado sin embargo que probablemente se trató de un accidente. Unos hombres trataron de asaltar a Lagos y sus escoltas, al impedirlo, balearon sin querer a su protegido.

Es el último asesinato de alto perfil de las últimas horas. Alto perfil porque el presidente, Enrique Peña Nieto, usó su cuenta de Twitter para dar el pésame a la familia. En el mensaje, publicado el domingo, Peña Nieto dijo además que la Procuraduría General de la República, PGR, acompañaría a la fiscalía estatal en las investigaciones. Fue un mensaje polémico: ¿Por qué tendría que intervenir la PGR en este asesinato y no en otros, porque es Televisa?

Además de Lagos, en las últimas horas se ha conocido el asesinato del ombudsman de Baja California Sur, Silvestre De la TobaEn Hidalgotitlán, Veracruz, mataron al alcalde electo, Santana Cruz.

Este último caso retrata si acaso la situación que vive el país, la violencia, pero también la sensación de impunidad con que se mueven los grupos criminales. Según informaba el diario local Blog Expediente, una banda de pistoleros tomó el pueblo el lunes a mediodía. Buscaban al alcalde. Este se refugió en su casa y aguantó, al parecer, a que las autoridades llegaran a apoyarle. Como no llegaban y los criminales amenazaban con matar a toda su familia, el alcalde cedió. Lo mataron en el patio de su casa. Los maleantes, decían algunos vecinos, se marcharon disparando al aire. Como celebrando.

 

Más información