Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ya no hace falta esperar a que llueva en Panamá

Más de 150.000 personas en la segunda mayor ciudad del país tienen acceso continuo a agua potable por primera vez en décadas

Joven panameña ya puede lavar su ropa en casa.

Imagina que en vez de girar la canilla para lavarte las manos o llenar el vaso de agua, tienes que esperar a que llueva.

Miles de habitantes de Colón, la segunda mayor ciudad de Panamá, pasaban por ese predicamento diariamente. Tenían que recolectar agua de lluvia o de surtidores lejanos para satisfacer sus necesidades básicas de aseo o alimentación. En el mejor de los casos, el agua llegaba a casa a veces, y a chorros. En el peor, nunca habían tenido acceso al líquido elemento.

Ante esta realidad surge Metro Agua, una iniciativa del Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (IDAAN) y el Banco Mundial, para modernizar los servicios de agua potable y saneamiento de esta ciudad, donde muchas de las tuberías fueron construidas en los años 1900 y generaban pérdidas del 60 por ciento del suministro.

La ausencia de agua y saneamiento adecuados tiene efectos en múltiples ámbitos de la sociedad. Deriva en problemas relacionados a la salud pública, educación, oportunidad de generación de ingresos y medio ambiente. De ahí el énfasis en la optimización de estos servicios para promover una mayor calidad de vida en las personas.

Más 150 mil personas se beneficiaron de Metro Agua, un proyecto que, según los especialistas, podría replicarse en otras ciudades de Panamá.

Entregar agua diaria y con presión las 24 horas, colocar medidores de consumo y mejorar las instalaciones de cobro fueron puntos clave de este innovador proyecto que se realizó con base en un contrato basado en resultados, por el cual a las empresas se les pagó por metas e indicadores de desempeño cumplidos.

Jessica Belmont es productora online del Banco Mundial

Más información