Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Temer cambia de ministro de Justicia en plena crisis política

El presidente brasileño sustituye a Osmar Serraglio por el hasta ahora titular de Transparencia

Michel Temer
El presidente de Brasil, Michel Temer, el viernes pasado en Brasilia. AP

El presidente brasileño, Michel Temer, sigue buscando desesperadamente balones de oxígeno con los que capear la crisis política en la que lleva instalado las últimas semanas. Hoy ha anunciado que sustituye al ministro de Justicia, Osmar Serraglio, un político profesional sin ninguna influencia en el mundo judicial, por Torquato Jardim, quien ocupaba el cargo en Transparencia. En un comunicado el Gobierno se limita solamente a agradecer a Serraglio por su servicio y anuncia que seguirá dedicándose a hacer otras cosas “por el bien de Brasil”.

Torquato Jardim no solo tiene mejores contactos en el mundo jurídico, sino que fue juez precisamente en el Tribunal que más daño puede causarle al presidente de forma inmediata: el Constitucional, que el 6 de junio decidirá si fue válida o no la candidatura de Dilma Rousseff y su entonces vicepresidente, Temer, en las elecciones de 2014. Desde aquellos comicios, Temer se ha convertido en presidente, pero solo porque Rousseff fue apartada del poder por vía del impeachment el agosto pasado. También desde entonces se han venido conociendo una multitud de acusaciones de financiación ilegal en los partidos de ambos. Si el Tribunal acepta esos cargos y decide que la candidatura no fue válida, Temer, que ya es un animal herido y debilitado en Brasilia, puede viviendo su su propio impeachment.

No hay en Brasilia pocos observadores que estén imaginando si habrá o no una relación entre estos dos hechos, el juicio inminente y el hecho de Jardim fuera en su día parte del Tribunal. Mientras, según fuentes de Brasilia, nel Gobierno está buscando un premio de consolación que darle a Serraglio, incluso el que vaya a parar a la cartera de Transparencia que acaba de quedar disponible. De momento, Serraglio, diputado por el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), volverá al Congreso a recuperar su plaza (ésta se encontraba desierta porque su sustituto, un exasesor del presidente Temer, había sido acusado de aceptar sobornos).

Si se tratase solamente de un gesto sin mayor simbólico, también tendría sentido en lo que se ha convertido el mundo Temer. El presidente está aprovechando esos diez días que le separan de ese juicio con todos los titulares posibles: el jueves compareció para anunciar sus últimos logros gestionando la crisis económica que vive el país. Hoy, el diario Folha de S.Paulo publica una columna escrita por el mandatario en la que repasa su agenda para los próximos días, recordando que él está intentando trabajar por el país.

Más información