Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El polémico Humberto Moreira peleará por un sillón en el congreso de su estado en México

Acusado de lavado de dinero y vínculos con Los Zetas, el exgobernador de Coahuila buscará un escaño en la cámara local de diputados

Humberto Moreira, al salir de la cárcel de Soto del Real, el 22 de enero.
Humberto Moreira, al salir de la cárcel de Soto del Real, el 22 de enero. REUTERS

Después de un año complicado, Humberto Moreira prepara su vuelta a la política en México. El expresidente del PRI, el partido más importante del país, ha anunciado este viernes que quiere presentarse a las elecciones a la cámara de diputados de Coahuila, que se celebrarán en 2017.

Moreira, que gobernó el estado norteño entre 2005 y 2011, fue noticia en enero de este año cuando la policía española lo detuvo en el aeropuerto de Madrid. La fiscalía anticorrupción le acusaba de blanqueo de capitales e integración en la banda criminal de los Zetas. Estuvo en la cárcel apenas una semana y luego le dejaron libre. EL PAÍS contó entonces que la embajada de México en España se volcó con el político norteño. La procuradora general de México llegó a llamar a su homólogo en España para interesarse por su situación.

En mayo el tribunal archivó definitivamente la causa en su contra, al entender que no había “entidad suficiente” para acusarle. El exmandatario dice ahora que no tiene problemas con la justicia y que tiene derecho a disputar la elección. De hecho, ha anunciado que ya se ha reunido con la presidenta local del partido, Verónica Martínez: “Le externé mi deseo de participar como candidato para una diputación local y formar parte del poder legislativo, me tomó la llamada y estuvo muy atenta a los comentarios que expresé”.

Al margen del episodio con la justicia española, Humberto Moreira es un personaje envuelto en polémica. Cuando llegó a la gubernatura de Coahuila, la deuda estatal ascendía a 25 millones de dólares. Seis años más tarde alcanza los 2.500.

En marzo de 2011, Moreira accedió a la presidencia del PRI. El partido le elegía para capitanear la campaña presidencial de 2012. Moreira sobrevoló la elección de Enrique Peña Nieto como candidato, pero antes de que acabara el año, el 2 de diciembre, dejó el puesto. El ruido por el escándalo de la deuda de Coahuila se hizo demasiado audible.

Humberto Moreira pasó 2012 en México. En octubre sufrió el asesinato de su hijo a manos de unos sicarios de Los Zetas. Al año siguiente se matriculó en la Universidad de Barcelona para cursar una maestría y ahí anduvo hasta su detención en enero de este año.

La cúpula del PRI mantiene el silencio ante las declaraciones de Moreira. Al menos de momento. El partido que ha gobernado México la mayor parte del siglo XX se juega el poder en el Estado de México el año que viene. Y luego, en 2018, su continuidad al frente del Gobierno federal.

 

 

Más información