Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Se puede vivir con poca agua?

En el noreste de Brasil, tres experiencias ayudan a la población rural a enfrentar el quinto año de sequía

Ceará, un pueblo al noreste de Brasil, enfrenta cinco años de sequía.

En 2030, casi la mitad de la población mundial vivirá en estrés hídrico - situación en la que la demanda de agua supera la oferta - si no se cambian los niveles actuales de contaminación y de consumo. El dato, presentado este año por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), alerta a la humanidad para que encuentre formas cada vez más inteligentes y sustentables de uso.

Mientras tanto, en Ceará, en el noreste de Brasil, que vive el quinto año consecutivo de sequía, tres experiencias ayudan a los campesinos a hacer frente al periodo de escasez y pueden convertirse en un modelo para el planeta. Una de ellas es la gestión colectiva de los sistemas de abastecimiento de agua, en un esquema que ahora beneficia a 531.000 personas en 1.344 comunidades rurales.

Otra, la adopción de un sistema de información en materia de saneamiento, que ya se utiliza en ocho países de América Latina. Por último, un proyecto piloto dio a 15 familias acceso a una tecnología de reutilización de las aguas grises (utilizadas en el baño y en la cocina). El plan es llevar tal tecnología a 80 familias adicionales.

Niédia Barbosa, una de las agricultoras que forman parte de estas iniciativas, recuerda la escasez de agua y abundancia de fango en sus tierras, producto de la falta de saneamiento. "Con la tecnología de reutilización se ha resuelto el problema y ahora tengo suficiente agua para cultivar verduras sin pesticidas", dice.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >