CASO DE LOS PORKYS DE COSTA DE ORO

El juez envía a prisión al Porky detenido en España mientras se resuelve su extradición

El joven, acusado violar a una menor en Veracruz, no quiere ser enviado a México

Diego Cruz, uno de los Porkys de Veracruz.
Diego Cruz, uno de los Porkys de Veracruz. Youtube

Diego Cruz, uno de los jóvenes acusados de violar a una menor en Veracruz (México), ha sido detenido y encarcelado en España. Un juez de la Audiencia Nacional ha ordenado la prisión del joven que forma parte del conocido grupo de amigos apodados Los Porkys, acusados en México de "violación tumultuaria" de una menor en enero de 2015. El juez ha decretado su ingreso en prisión incondicional, mientras se tramita su extradición a México. El detenido se ha negado a ser entregado, según fuentes de la Audiencia Nacional.

El caso ha sacudido a la sociedad mexicana los últimos meses ante la posibilidad de que pudiera evitar fácilmente la justicia por su cercanía con las clases altas e influyentes de Veracruz. El joven huyó a Madrid en abril sin que ninguna autoridad lo impidiera. Este viernes fue detenido por la Interpol y acto seguido México pidió su extradición. 

El joven se encontraba con un grupo de amigos en Madrid cuando lo detuvieron. En ese momento intentó sin éxito mentir sobre su identidad, según la fiscalía de Veracruz. 

Vemos que va avanzando, más lento de lo que quisiéramos, pero vamos consiguiendo cosas. No quiero que esto afecte más a mi hija

Javier Fernández, padre de la víctima

Jorge Winckler, el abogado de la víctima, Daphne Fernández, sospecha que el detenido tiene la doble nacionalidad, mexicana y española. "Creemos que hará todo lo posible para retrasar su traslado a México", señaló vía telefónica. 

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Los Porkys son un grupo de cuatro hijos de familias adineradas e influyentes del Puerto de Veracruz. Enrique Capitaine, líder de la pandilla, fue el primer detenido el pasado 12 de mayo en el norte de México. Tras la captura de Cruz en Madrid sólo queda uno prófugo: Jorge Cotaita, implicado además en el homicidio de un corredor hace tres años. El cuarto de ellos, Gerardo Rodríguez Acosta, que conducía el lujoso coche en el que abusaron de la joven, ha quedado fuera del caso. La familia de la víctima denuncia que se libró de las consecuencias penales por sus vínculos familiares con algún político veracruzano.

A Diego Cruz le espera en México un juicio por pederastia agravada. La fiscalía señala que él junto con Jorge Cotaita abusaron de la joven "en grupo", por lo que podría enfrentarse a una pena que va de los 12 a los 40 años de prisión. El joven dispone de 45 días para negociar su extradición a México, según informan la fiscalía de Veracruz.

 "Vemos que va avanzando, más lento de lo que quisiéramos, pero vamos consiguiendo cosas. A ver qué estrategia usan ahora estos individuos para desprestigiarnos, siempre hacen lo mismo. No quiero que le afecte esto más a mi hija" explicó e padre de Daphne Fernández, que ha encabezado la batalla judicial contra los jóvenes

Daphne, que salió del país cuando el caso alcanzó un gran nivel mediático en abril pasado, ha regresado a Veracruz con la intención de continuar con su vida. Tras la detención de Cruz, su padre insiste en que ella tiene miedo: "Sabemos que volverá a estar en el ojo del huracán y volverán las críticas en redes sociales", asegura Javier. Pero cuenta que está mucho más tranquila y que ha decidido continuar sus estudios fuera de México: "Ella está mejor, no necesariamente por estas noticias, pero ya no tiene ataques de ansiedad. Tiene miedo de que vuelvan a atacarla con declaraciones a los medios pero sabe que estamos preparados".

Los hechos ocurrieron el 2 de enero de 2015, cuando los amigos salían de una discoteca del Puerto de Veracruz. Se subieron a un Mercedes negro recién estrenado, propiedad del padre de Capitaine, y según la víctima, la obligaron a ir con ellos. En la parte de atrás del coche Cruz y Cotaita abusaron de ella, según el testimonio de la víctima. Y al llegar a la casa de Capitaine, éste la violó, según dijo Daphne. Esa noche todavía no eran Los Porkys.

Hasta que saltaron a la fama, Los Porkys, eran simplemente un grupo de hijos de acaudaladas familias de Veracruz que exhibían su poderío económico sin pudor por las zonas más exclusivas de el puerto como auténticos mirreyes. Fueron bautizados con este apodo por su parecido con aquellos Porkys de Xalapa que marcaron el imaginario colectivo de los veracruzanos en los años noventa y principios de los 2000. Todos juniors o mirreyes, de familias poderosas e influyentes de la región, hijos de empresarios y políticos, que fueron acusados de cometer un crimen pero exonerados después de las consecuencias penales. Aquellos mataron a un joven a golpes y, como los actuales, pese a estar implicados en el caso, lograron sortear la Justicia y cruzar las fronteras.

Las protestas por la impunidad de los ricos alcanzaron el debate internacional. Después de un año del momento de los hechos, Los Porkys ni siquiera tenían una orden de aprehensión. El caso alcanzó su punto de ebullición cuando se dio a conocer la noticia de que al menos dos de ellos habían huido del país por la puerta grande. Al estallar el escándalo, la Fiscalía emitió rápido las órdenes de detención y las fichas rojas de la Interpol a principios de abril.

Jorge Cotaita es el único de los tres que busca la Policía. Estuvo implicado en la muerte de Jonathan Peña Yáñez, un corredor de 35 años que falleció atropellado el 24 de abril de 2013. Su hermano Hugo Calderón Yáñez, contó en abril a este diario que después de insistir en que se investigara el caso recibió amenazas de muerte y tuvo que mudarse con su familia a otro municipio.

Javier Fernández celebra la detención de Cruz en España y recuerda unas declaraciones del fiscal de Veracruz: "Es más fácil seguir a un delincuente fuera de México que dentro del país". Y así ha sido.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50