Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una familia desmiente la acusación de pederastia contra Miguel Ángel Yunes

Sandra Ortega afirma que ella y su hija son víctimas de una "oscura, tenebrosa e inmoral" campaña de descrédito

Sandra Ortega habla en una conferencia de prensa en Xalapa.
Sandra Ortega habla en una conferencia de prensa en Xalapa.

La familia Garfias Ortega ha quedado en medio del fuego cruzado que intercambian los candidatos del PRI y el PAN en Veracruz. La guerra sucia que ha marcado la campaña en este Estado, que elegirá un nuevo gobernador el próximo 5 de junio, ha llevado a la familia a romper un silencio de años y desmentir una de las acusaciones más graves que han salido a la luz en la lucha por el poder. “Es una mentira afirmar que Miguel Ángel Yunes [candidato del PAN-PRD] haya abusado de mi hija”, señaló el jueves Sandra Ortega Rivas en una conferencia de prensa en Xalapa, la capital del Estado. “Somos víctimas de una oscura, tenebrosa e inmoral campaña de descrédito promovida por personas públicas”.

El nombre de Sofía, la hija de Sandra, volvió a hacerse público cuando Edith Encalada, víctima del pederasta Jean Succar Kuri dio una entrevista a SDP, un sitio web que suele publicar información pagada por partidos políticos. En la charla, Encalada afirmó que Miguel Ángel Yunes fue cómplice y amigo de Succar Kuri, condenado a 112 años de prisión en 2011. Escalada aseguró que hace 18 años Yunes llegó varias veces a las Villas Solymar, en Cancún, donde Escalada sufrió cuatro años de abusos sexuales. La entrevistada aseguró que el político tenía relaciones sexuales con Sandra Ortega y su hija Sofía, en ese entonces menor de edad. “¿Cómo sabes que Sofía era la pareja de Miguel Ángel Yunes?”, preguntó la entrevistadora a la víctima. “Jean Succar Kuri me lo dijo”, afirmó Escalada.

Estas afirmaciones, recogidas por EL PAÍS y otros medios, fueron explosivas y empañaron la contienda local, que enfrenta a dos primos hermanos: Miguel Ángel, de la alianza PAN-PRD y a Héctor Yunes, del PRI. Este jueves, la madre de Sofía desestimó la acusación. “Es falso que hubiéramos ido juntos a las villas en Cancún, esto jamás sucedió…Miguel Ángel Yunes siempre se comportó de manera caballerosa y educada y jamás nos faltó el respeto a mí o a mi hija”, dijo Sandra, que tuvo una relación sentimental con el hoy aspirante del PAN hace varios años. “Las declaraciones son parte de una gran infamia orquestada y obedecen a actos de campaña que se han caracterizado por un derroche enorme de odio y dinero”.

“El tufo priista de este montaje resulta inadmisible”, publicó en Twitter este miércoles Lydia Cacho, que reveló en 2005 la red de pederastia y las conexiones políticas que le brindaban protección en el libro Los demonios del edén. En el texto, la periodista, transcribe un testimonio de Emma, otra de las víctimas de Succar Kuri, que Encalada repite casi idénticamente en su entrevista digital. Cacho, lejos de defender a Yunes, reprobó el uso político de las víctimas. Del candidato dijo no tener “la menor duda” de que “ha cometido actos ilícitos que van del enriquecimiento inexplicable hasta el lavado de dinero”. “Es el peor candidato para Veracruz”, afirma.

La familia Garfias Ortega anunció que se quejará ante la Comisión de Derechos Humanos acusando al Gobierno de Javier Duarte y al PRI de Veracruz de propagar “falsedades” que afectan su honor y reputación. “Atacar la integridad de una mujer con una difamación es de cobardes. Y evidentemente eso son”, concluyó Sandra Ortega.