Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La niña Grace, una pionera de la marihuana medicinal en México

La familia Elizalde ha batallado durante meses para que el Gobierno apruebe el uso de jarabes elaborados con cannabis

Reunión en México DF a favor del uso médico del cannabis.
Reunión en México DF a favor del uso médico del cannabis.

Para la familia Elizalde, las palabras del presidente, Enrique Peña Nieto, miman sus esperanzas de que el Gobierno mexicano permita de una vez –“acelere” – el uso de medicamentos elaborados con marihuana. “Nosotros creemos que sí va a servir”, ha dicho este martes vía telefónica Raúl Elizalde, desde su casa en Monterrey, al norte del país.

Raúl y su esposa, Mayela Benavides, son los precursores en México del uso terapéutico de la marihuana. A finales del año pasado, lograron que la justicia suspendiera la prohibición gubernamental de importar un jarabe de cannabis. Raúl y Mayela lo querían para su hija mayor, Grace, que hace unos años desarrolló el síndrome de Lennox-Gastout, un tipo de epilepsia especialmente agresiva. Grace, que tiene ocho años, llegó a sufrir 400 convulsiones al día.

Raúl ha dicho que gracias al jarabe, las crisis de Grace se han reducido en un 80%. “¡Y ganamos la suspensión definitiva ante el Cofepris!”, exclamaba victorioso. La Cofepris es la oficina del Gobierno federal que decide qué medicamentos pueden importarse y cuáles no. En el caso del jarabe que toma Grace, mantiene un veto casi total, a excepción del caso de la familia Elizalde, que ha batallado durante meses para que su niña pueda tomar el dichoso jarabe en paz. Los motivos que esgrime la entidad hasta ahora aluden a la carencia de estudios científicos que avalen los efectos del jarabe.

La pregunta es evidente: ¿qué más da que no haga efecto? Precisamente por eso, ¿acaso las farmacias mexicanas no venden productos homeopáticos a granel? ¿Por qué no pueden vender un jarabe elaborado a base de cáñamo? La respuesta es que la culpa la tiene el THC. El principal componente psicoactivo de la marihuana, el tetrahidrocannabinol, el que te hace volar. 

Aunque el componente principal del jarabe es CBD, un cannabinoide inofensivo, el THC está igualmente presente, aunque en un volumen ciertamente escaso. Para que cualquiera lo entienda, Raúl explica que un adulto debería ingerir varios frascos de jarabe para sentir algo. Grace toma algo más de un mililitro al día.

La familia Elizalde espera ahora la vuelta de Peña Nieto a México y las conclusiones de los debates sobre el uso y la regulación de la marihuana, que expertos y funcionarios han mantenido estos meses en México. Si todo va bien, las conclusiones se presentarán este jueves. Y si todo va muy bien, el congreso aprobará este mes o el que viene una normativa que permita a cientos de padres y madres importar el jarabe en México. “Esto”, dice Raúl, “tiene que pasar”.