Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nicaragua acatará fallo de la CIJ en disputa con Costa Rica

La Corte Internacional de Justicia ordena a Managua a indemnizar a su vecino por daños ambientales en su territorio

Los jueces a su llegada a la Corte Internacional de Justicia en La Haya.
Los jueces a su llegada a la Corte Internacional de Justicia en La Haya. AFP

El Gobierno de Nicaragua, liderado por el ex guerrillero sandinista Daniel Ortega, aseguró este miércoles que acatará un fallo emitido por la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en el que se reconoce la soberanía costarricense en un pantanoso territorio fronterizo, se determina que Managua violó la soberanía de su vecino con presencia militar y su derecho de navegación sobre el Río San Juan, eterno escenario de disputas diplomáticas entre ambas naciones. El fallo, que es vinculante e inapelable, establece que Nicaragua debe indemnizar a Costa Rica por el daño ambiental causado por trabajos de dragado que en la zona fronteriza dirige Edén Pastora, el mítico guerrillero sandinista conocido como“Comandante Cero”. Analistas en Managua consideraron la resolución de la corte con sede en La Haya como una “derrota” de la diplomacia nicaragüense y del Ejecutivo de Ortega.

El Gobierno de Nicaragua reconoce y acata la decisión del alto tribunal internacional, y comenta que encuentra en este fallo el sentido de equilibrio y balance que siempre ha caracterizado las decisiones de la Corte, dijo la primera dama de Nicaragua y vocera del gobierno, Rosario Murillo al leer en cadena de radio y televisión la respuesta oficial tras la emisión del fallo. El Gobierno de Nicaragua considera esta sentencia como un mandato para cerrar este capítulo, puesto que la Corte se ha pronunciado, y ha decidido, agregó.

La CIJ puso fin a cinco años de disputa entre ambos países, cuyas relaciones han sido tensas desde que el presidente Daniel Ortega regresó al poder en Nicaragua. La situación empeoró en 2010, cuando Costa Rica acusó a Nicaragua de daños ambientales por los trabajos de dragado liderados por Pastora y luego de invadir militarmente parte de su territorio.

El presidente Ortega nombró a Pastora como su hombre fuerte en la zona del Río San Juan, a cargo de una empresa costosa y complicada: la limpieza del río, cuya soberanía la CIJ ya había determinado como nicaragüense. La idea, según el Gobierno, era garantizar la navegación en zonas en las que actualmente es imposible hacerlo. Managua no ha dicho a cuánto asciende el costo de este proyecto ni ha presentado informes sobre sus avances.

Estamos empezando a hacerle cosquillas al río. Empecé con una draga y creían que iba a hacer maravillas, pero lo que podía hacer era soberanía, que es lo que me interesaba; pude alborotar a doña Laura Chinchilla (presidenta de Costa Rica), que me hizo el favor de catapultar la obra, y con el escándalo que armó, el presidente Daniel Ortega se vio obligado a darme seis dragas, dijo Pastora en 2012 en una entrevista con El País.

Expertos en derecho internacional criticaron la estrategia del gobierno y aseguraron que es una derrota diplomática y política del presidente Ortega. Esta es una derrota personal del comandante Daniel Ortega, dijo Manuel Díaz, exembajador de Nicaragua en San José y diputado ante el Parlamento Centroamericano. Este caso fue politizado y adquiriótintes personales y partidarios, como si era el Frente Sandinista (el partido de Ortega) el que estaba en pleito con Costa Rica, dijo. Nos mintieron, aseguró por su parte el excanciller Norman Caldera. Se nos mintió y se quiso mentir a los jueces de la Corte, se hizo creer que el caño que limpiaban con el dragado tenía profundidad para la navegación, sabiendo que no era cierto, explicó.

En su momento la disputa limítrofe catapultó la imagen del presidente Ortega en Nicaragua, así como la de entonces presidenta Laura Chinchilla, en Costa Rica. Ambas gobiernos mantuvieron relaciones muy tensas y utilizaron un discurso nacionalista para desviar la atención de problemas internos de sus gobiernos. El presidente Ortega incluso envió a miembros de la llamada Juventud Sandinista hasta la frontera para garantizar la soberanía de Nicaragua sobre el Río San Juan.

Nicaragua ha sido víctima del manejo soberbio y personalista de Ortega de un tema de interés nacional. Nunca debió mandar tropas a esa zona, ese fue un error político. Ortega actuó con soberbia y afectó a Nicaragua. Es una torpeza, aseguró el diputado opositor y ex vicecanciller Víctor Hugo Tinoco.

En su comunicado oficial el Gobierno de Nicaragua aseguró que tras el fallo debemos disponernos a restablecer los mecanismos de diálogo y convivencia para lograr una relación con Costa Rica basada en el respeto, la tranquilidad y la paz. Para el diputado opositor Tinoco —disidente del Frente Sandinista— la primera prueba de fuego de un posible acercamiento será encontrar una solución a los más de seis mil cubanos varados en Costa Rica y a los que Nicaragua les niega el paso por su territorio en su camino hacia Estados Unidos.