Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición consiguió más escaños gracias al sistema electoral chavista

La norma tiende a sobrerrepresentar a aquellas zonas de Venezuela que el Gobierno controlaba con comodidad

Elecciones en Venezuela: Lilian Tintori abraza a Jesús Torrealba, de la MUD
Lilian Tintori abraza a Jesús Torrealba, de la MUD. EFE

El chavismo ha recibido una dosis de su propia medicina. La oposición ha logrado la mayoría cualificada en el Parlamento porque la arquitectura de los comicios diseñada por el Consejo Nacional Electoral (CNE), proclive al oficialismo, tiende a sobrerrepresentar a aquellas zonas del país que el Gobierno controlaba con comodidad hasta el varapalo del domingo. Es el caso de los Estados de Amazonas (al sur, en la frontera con Colombia y Brasil), una zona selvática y de difícil tránsito, o de Delta Amacuro, en el extremo oriental, el asiento de la etnia warao. O también de las provincias de los llanos centrales del país: Guárico, Portuguesa, Cojedes, Barinas (Estado natal de Hugo Chávez, donde los adversarios del chavismo obtuvieron cinco de los seis escaños) y Apure, que contarán con parlamentarios opositores cuando parecía imposible.

La desproporción en la representación se ve cuando se compara la cantidad de votos sumados en todo el país por la MUD y el Gran Polo Patriótico, y los diputados obtenidos por ambos bloques. Según el CNE, la MUD ha obtenido 7.504.821 votos, que equivalen al 53,12% de papelestas escrutadas, lo que le supondrán 112 curules (escaños), es decir, el 67% de los puestos. Con 5.462.886 votos —el 44,11%— el chavismo lograría 55 diputados. La cifra representa un 33% del total de escaños. Es la situación inversa a la ocurrida en las elecciones legislativas de 2010.

Es la situación inversa a la ocurrida en las elecciones de la Asamblea Nacional de 2010. En aquel entonces, con el 48% de las papeletas el oficialismo consiguió 98 asientos en el Parlamento, es decir, el 59% de los escaños. La oposición, con un 47% de votos, se hizo con 67 asientos (41% de escaños).

El grueso de descontento con el Gobierno se concentra en los grandes centros poblados, mientras que, en la provincia, que depende casi en exclusiva de la inversión y el empleo del Estado, el apoyo es más fuerte. O lo era hasta hace tres días. El CNE decidió premiar con más diputados a aquellas zonas más fieles con la llamada revolución bolivariana.

Además, la autoridad electoral determinó hace algunos años que los 23 Estados de Venezuela debían tener al menos tres parlamentarios independientemente del número de habitantes. Así, la desproporción es notoria cuando se compara la población de Amazonas y Delta Amacuro con la Gran Caracas y el número de diputados que aportan. En Delta Amacuro se escoge a un diputado por cada 55.000 ciudadanos; en la capital venezolana se asigna uno por cada 272.800 habitantes.

Más información